Aivali: Una historia de griegos y turcos en 1922 por la revista Soloup: una novela gráfica conmovedora | libros


TLa distancia entre los puertos de Mytilene, en la isla griega de Lesbos, y Ayvalık, una ciudad turca conocida como Aivali en griego, es de 47,5 km por mar. Entre 1922 y 2019 Millones de personas han pasado por aguas impredecibles, muchas de ellas huyendo de guerras en todo el mundo.

Aivali: Una historia de griegos y turcos en 1922, una novela gráfica publicada en griego en 2014 y recientemente traducida al inglés por Tom Papademetriou, es la historia de los 1,6 millones de refugiados que hicieron el viaje solo este año. cuando los gobiernos griego y turco aceptaron un intercambio masivo de personas al final de la guerra griego-turca. Los cristianos ortodoxos griegos de Asia Menor y otras regiones turcas se vieron obligados a mudarse a Grecia, mientras que los ciudadanos musulmanes griegos se vieron obligados a ingresar a Turquía. Ambas partes han sufrido, y ese es el mensaje más fuerte de esta conmovedora historia, que reconoce todos los lados de la tragedia.

Una difusión de Aivali: una historia de griegos y turcos en 1922 por Soloup



"Es el mensaje más fuerte de esta novela gráfica conmovedora que reconoce todos los aspectos de la tragedia". Fotografía: Somerset Hall Press

Aivali comienza y termina con la historia de Antonis, que lleva el nombre del creador de la novela gráfica (Soloup es su seudónimo), que tomó el ferry de Mytilini a Aivali en 2014 para comprender mejor cuál es su la familia se fue cuando huyeron de Turquía en 1922. Pero lo esencial de la historia se desarrolla en el pasado, basado en las historias reales de tres refugiados: Fotis Kontoglou y Elias Venezis, que fueron desplazados de Turquía en Grecia, y Ahmet Yorulmaz, un musulmán que fue enviado a Turquía. Sus palabras son viscerales y resuenan con el dolor y la estigmatización del desplazamiento forzado.

Las líneas de lápiz en blanco y negro de Soloup son simples y frágiles, pero la historia detrás de ellas es todo lo contrario. Un caricaturista político de renombre en la prensa griega, adapta su estilo de caricatura para armonizar con la gravedad solemne de la historia. Incluso cuando se desvía de su estilo habitual para adoptar líneas más profundas y detalladas, más cercanas a un tallado en madera que a una ilustración cómica, como homenaje a Fotis, un notable tallador en madera de su tiempo, esto nunca interrumpe el flujo de la narración.

Los acontecimientos actuales se ciernen sobre el libro y Soloup se conecta con la última crisis de refugiados en Grecia. Cuando cuenta la verdadera historia de un soldado turco que salva a una chica griega de ser asesinada por su camarada en 1922, es fácil ver el mismo espíritu en la gente de hoy, como con Maritsa Mavrapidi, una abuela griega en Mytilene y una ex refugiada de 1922 que ocupó notoriamente a los niños refugiados sirios a su llegada en barco en 2016. Los griegos y los turcos tuvieron que ser cambiados como fichas en una baraja de cartas; Casi un siglo después, Aivali muestra cómo este trauma ha pasado de generación en generación en Grecia y Turquía, al tiempo que destaca el sufrimiento de las personas desplazadas que huyen de la violencia en el mundo de hoy. – Incluidos los 50,000 refugiados actualmente dispersos en el continente y las islas griegas.

El arte y las palabras de Soloup ofrecen una visión de la fuerza del espíritu humano, mostrando cómo las personas a ambos lados de estas aguas han sido perseguidas, pero también han encontrado el poder de perdonarse a sí mismas y s & rsquo; # 39; ayudarse mutuamente. No hay empatía hueca aquí. Soloup muestra cuán problemático es cuando los seres humanos son tratados como estadísticas. Aivali no duda en mostrar la complejidad de la vida humana, en ambos lados, y la lucha continua para algunos, siempre buscando un hogar lejos del hogar.

Aivali: Una historia de griegos y turcos en 1922 por Soloup, traducida por Tom Papademetriou, es publicada por Somerset Hall Press.