La miseria de Andrzej Tichý: un tornado de voces y líneas de tiempo | Libros


yoEl modernismo ha expuesto la novela realista ordinaria como una especie de encubrimiento del desorden esencial de la conciencia humana, su aversión a los estándares literarios (saltos de capítulo, marcas de expresión, sintaxis ordenada y similares) han sido debatidos desde: incluso el presidente del jurado de Booker que otorgó el premio a Anna Burns Lechería Los lectores sugeridos pueden encontrar esto más fácil como un audiolibro.

Sospechamos que Andrzej Tichý no tiene un camión con este tipo de pensamiento. Dentro Miseria, su primer libro traducido del sueco, alguien le dijo a un artista: "Tienes talento, pero sabes, debes hacer algo más simple, para que el hombre de la calle pueda lo aprecio, me tienes, algo más recto, más claro. "Tenga en cuenta la respuesta:" Deja de hablar mierda, hermano, soy el jodido hombre de la calle ".

Un tornado borroso de voces y líneas de tiempo, esta breve novela se desarrolla a lo largo de ocho párrafos de oraciones continuas que giran en torno a los recuerdos de un violonchelista criado en un campo fuera de Malmö. Se dirige a la estación de tren para asistir a un concierto en Copenhague con dos compañeros músicos, discutiendo los entresijos de la composición microtonal, cuando conoce a un drogadicto sin hogar que pide dinero, un robo que invita a un un vertiginoso conjunto de recuerdos entrelazados de su propia juventud empobrecida, marcados por la violencia, el crimen y el consumo de drogas.

"Cada vez que pienso en un pensamiento, entran en juego otros miles de pensamientos y no puedo distinguirlos", dice el narrador. Tampoco siempre es fácil para nosotros, especialmente cuando, sin mucha advertencia, comienza a hablar consigo mismo con la voz de un amigo que murió en circunstancias que siguen picando.

Hay una cualidad de hundirse o nadar en todo esto, compensado por el vigor de las peleas, frenéticos y puntos negros que brotan del pasado del narrador mientras cuenta su vida antes de morir. entrar en la educación de adultos. Leímos cómo jugar fútbol americano con un amigo de la infancia encarcelado por agredir a alguien con un destornillador; sobre el "sabor de las máscaras de sudor reutilizadas" mientras se realizan turnos de 10 horas en un sitio de construcción; sobre amigos escuchando rap y jugando residente demoníaco mientras desarrolla teorías de conspiración sobre las compañías de ropa deportiva y los Illuminati.

Tichý habría cumplido 18 años a mediados de la década de 1990, y para los lectores británicos, Miseria puede recordar el Trainspottingauge de la ficción vernácula drogada de esa época, con una sensación de creciente nostalgia que atraviesa referencias a, por ejemplo, el bajo y bajo etiqueta Metalheadz o Radio 1 de Mary Anne Hobbs Breezeblock. Los pasajes más claros sobre la experiencia de la privación social podrían aterrizar más claramente en Suecia: como el narrador recuerda haber crecido en un suburbio multiétnico menospreciado como "un basurero humano", en palabras de 39; un titular recordado con amargura, esto es claramente parte del plan del libro para perturbar la percepción del país como una utopía liberal.

"Al final, no sabemos qué es verdad, qué es falso, dónde una cosa comienza y luego termina, o qué tiene que ver con la siguiente", dice alguien. a. Si bien esta no es una mala manera de resumir gran parte de Miseria, la novela se convierte en un final impresionante (y rascarse la cabeza) de una manera inesperada, con un desfase temporal que nos invita a reconsiderar todo lo que acabamos de leer como una expresión estilística radical de la culpa del sobreviviente.

Miseria por Andrzej Tichý (traducido por Nichola Smalley) es publicado por And Other Stories (£ 9.99). Para pedir una copia, visite guardianbookshop.com. Reino Unido gratis p & p más de £ 15