"A veces el mundo se vuelve salvaje" – 11 odas a Europa | libros


referéndum por Hugh Dunkerley

De la colección Kin, Cinnamon Press, 2018.

La tarde de la votación
el trueno explotó en toda la ciudad
su eco se hunde.

Dormí mal, desperté
por relámpagos lívidos,
latidos de sueños y premoniciones.

Ya no creemos en los presagios
pero tal vez, solo una vez,
la mentira era tan grande

sacudió a los viejos dioses de su sueño.

Dos recolectores de col



Fotografía: Gregory Bull / AP

Un poema para tus inmigrantes.
por Sea Sharp

De Black Cotton, publicado en Sussex por Waterloo Press, 2019 (seathepoet.com)

solo para tomar
Sus trabajos

justo aquí para RECLAMAR
Sus ventajas

justo aquí para VIOLAR
Tus mujeres

solo aquí por ENFERMERA
Tu pueblo

justo aquí para levantar
Tus hijos

justo aquí para cosechar
Tu comida

solo aquí para REEMPLAZAR
Vuestros vecinos

solo aquí para TOLERER
Tu odio

justo aquí por RUINA
Tu idioma

solo aquí para sangrar
en tus calles

Vista inferior del avión de negocios volando en el cielo azul.



Fotografía: sharply_done / Getty Images / iStockphoto

Ex ministros por Carol Ann Duffy

De la colección de sinceridad más nueva de Carol Ann Duffy, Picador Poetry, 2018

Se elevan por encima de nosotros, los ex ministros,
en jets privados, ala izquierda, ala derecha, baja caída
en Beijing, Kuwait, Congo, Kazajstán;
sus ofertas y contratos en las viejas cajas rojas,
por razones sentimentales

Más allá de nuestras costas,
flotan en superyates, Nostrovia!,
invitados de los dioses mortales; la luna agita un bitcoin.
No somos nada para ellos ahora; Lemmings
a través de los acantilados blancos de Dover.

Y cuando están aquí, son invisibles;
con conductor en autos ennegrecidos en bares
en el cielo, lejos, fragmentos brillantes
Mira hacia abajo
sobre nuestra lucrativa democracia.

Aunque compraron la misma cara,
para que se conozcan

El personal de emergencia del hospital empuja al paciente en una camilla.



Fotografía: Biblioteca fotográfica científica / Getty Images

350 millones de libras esterlinas por semana
por Andrew McMillan

Los siguientes dos poemas de Andrew McMillan fueron escritos para The Guardian

Abra el obturador de la habitación para que pueda entrar más luz – Goethe

es una noche inusualmente ocupada
para ambulancias, así que reviso
que siempre estás lúcido y que nos dicen
llame a un taxi para A & E

que está inusualmente ocupado
por una noche de semana a las 19h
y entonces esperamos horas
en brillo inusual

desde la sala de clasificación y luego hacia abajo
esperar de nuevo mientras tu cuerpo intenta
aceptar lo que hay allí
y deciden que es mejor enviarte a casa

hasta que comience el vómito
pero las habitaciones del hospital están llenas
cuerpo inusualmente abrumado
muriendo y no muriendo hoy

entonces te llevamos a una habitación
donde un anciano llora mientras duerme
y se abre una cortina entre ustedes
Duermo en el piso como un perro

junto a tu cama a las 5 am
ven a llevarte a una habitación y bueno
aún no es el horario de visita
inusualmente, me permiten quedarme

por un momento sale un mensaje de mi casa
que en la noche nuestra nueva sobrina ha llegado
en el mundo gran parte de la vida que viene
todos los días muy brillante demasiado claro te dejo dormir

abre las puertas por Andrew McMillan

"Las inundaciones tienen el potencial de causar la muerte, el desplazamiento y el daño al medio ambiente, socavar gravemente el desarrollo económico y socavar las actividades económicas de la Comunidad Europea": Directiva 2007/60 / CE del Parlamento Europeo

a veces el mundo se deshace de
nos da lluvia por un mes en una hora
fractura por estrés de casas construidas debajo de la presa
debe ser evacuado la estructura debe ser
vaciado a un nivel estable la gente trabaja toda la noche

con bombas y cuerdas con precisión
cirujanos toda la noche cae la lluvia
en ráfagas cortas como una tos incesante la presa
bucles constantemente al borde del fracaso
algunas personas todavía rechazan el retiro

dentro de sus salones mojados aqui esta la cosa
el presentador de las noticias locales
aqui esta la cosa
Me quedo ahi J & # 39; espera
para las nubes o esta presa o yo mismo
pausa

* El presidente Erdogan reiteró su amenaza de que Turquía "abra las puertas (inundación)" para la migración a la Unión Europea.

Viajeros en una estación.



Fotografía: Victoria Jones / PA

Brexit por Vidyan Ravinthiran

Los dos poemas de La flor con millones de pétalos de Vidyan Ravinthiran para estar aquí, Bloodaxe Books, 2019

En la estación de Durham, nos miramos cara a cara,
adivina cómo votaron todos. Más tarde
ves un hombre blanco cuadrado hasta un marrón, ve
arriba y pregunte debería haberlo mencionado?
Me parece que mis amigos de Facebook en el sur están locos
encontrarse, de una vez, una minoría
en su propio país Su esnobismo convencional
con respecto a donde vivo son de una pieza
con ismos que negarían. Trabajas para la universidad
junto a mujeres que no han ido a la universidad,
de Pity Me and Killhope
y vete. Todo nuestro discurso ahora tiene esta forma:
a la hora del almuerzo, un colega me cuenta sobre su madre
quien siempre ordena comida que ella no puede soportar.

Faraj por Vidyan Ravinthiran

Cómo pronunciar le nom – le trochee
o iamb – del hombre más genial que he conocido;
¿Quién vestía, en el calor tunecino, un brillante traje de oro pálido?
El traductor se sienta entre Faraj y yo.
en el hermoso balcón, donde las moscas eran menos numerosas.
Sonrisas perplejas, gestos, reconocimiento. Faraj
era libio Gobierno de la milicia; fuego de cohete
secuestrado su vuelo a Trípoli. Pero estuve ahi
al inglés sus poemas de pasión irónica y amor
en el que nada de eso ha aparecido. No pude evitar
pero presta a cada amante perfumado y esquivo
su dolorida figura … Atención, después de una explicación,
puso en árabe mi pequeño poema sobre la gente pequeña: la represión
y miedo en el país de Nigel Farage.

Un tren Thello, que viaja entre Francia e Italia.



Fotografía: Miguel Medina / AFP / Getty Images

La frontera por John Hewitt

Los dos poemas de John Hewitt: Poemas seleccionados (eds. Michael Longley y Frank Ormsby), Blackstaff Press, 2007

En la frontera, el largo tren se detiene:
pequeños hombres de uniforme corren por el pasillo,
pasaporte para el pulgar o retiro para consulta;
Los funcionarios de aduanas temen las bolsas y nos dejan cerrarlas.

Nos mudamos aquí en otra lealtad,
esperar nuevos sellos postales, nuevos precios, manifiestos,
y prepararse para el cambio. Pero el paisaje no cambia;
Ya habíamos entrado en estas montañas hace una hora.

A la gente de Dresde
por John Hewitt

Tu famosa ciudad estaba parada, desgarrada por el tiempo
un pabellón de porcelana de ensueño,
donde los bailarines enmascarados caminaron en un majestuoso mimo
con gracia, no puede alcanzar más edad.
Luego, hacia el desastre, todo parecía rápidamente atraído,
tu cruel tormenta de fuego alimentando los temores de los hombres,
todas las explosiones destrozadas, todos estos bailarines se fueron,
en la oscura Europa de mis años intermedios.

Pero ahora que la oscuridad se está rompiendo, y me levanté,
respaldado por miles en su plaza Altmarkt,
para dar mi silencioso juramento de hermandad,
y únete a mi oración solitaria a tu vasta oración
que por la voluntad común de los hombres comunes
ninguna guerra oscurecerá el día.

Vuelta a casa por Elaine Feinstein

De la colección de Elaine Feinstein The Clinic, Memory, Carcanet Press, 2017

La luz es sombría hoy, pero la gente está
animado en la calle lluviosa debajo de mi ventana,

picadura en víveres chipriotas para berenjenas,
comprar sus cuerdas de ajo y cebolla;

pueden elegir entre las muchas semillas en
pan: centeno, sésamo, comino.

Al otro lado de la calle, las ventanas de la farmacia.
son latón alfabetizado como una tienda victoriana.

En la cafetería con su pesado verde y dorado.
cerámica, sirven sopa de frijoles con salchichas

y los acentos de la vieja Viena se mezclan
con California En el campo

cada uno de nosotros sería encontrado particular.
Huiríamos En Englands Lane

(por carretera para taxis y lúpulo desde Camden)
Esta música de la ciudad y algunos amigos me mantienen cuerdo.

Personal de la Agencia de Fronteras del Reino Unido en el puerto de ferry de Calais, Francia.



Fotografía: Gareth Fuller / PA

salmo por Wisława Szymborska

De la vista con un grano de arena, Poemas seleccionados, Faber, 1996, traducido por Stanisław Barańczak y Clare Cavanagh

¡Oh, las fronteras que huyen de los estados creados por el hombre!
¿Cuántas nubes flotan ante ellos impunemente?
cuánta arena del desierto se mueve de una tierra a otra;
¿Cuántas piedras de montaña caen en suelo extranjero?
en saltos provocativos!

¿Debo mencionar cada pájaro que vuela a través de las fronteras?
o se cae en el obstáculo en la frontera?
Un humilde mirlo, pero su cola reside en el extranjero
mientras su pico se queda en casa. ¡Si eso no fuera suficiente, no dejará de balancearse!

Entre innumerables insectos, solo distinguiré la hormiga
entre las botas izquierda y derecha del guardia fronterizo,
ignorando alegremente las preguntas "¿dónde?" y "¿A dónde ir?"

Ah, para registrar en detalle, de un vistazo, el caos
que prevalece en todos los continentes!
No es un privet en la orilla lejana
pasar su hoja número cien mil a través del río?
Y quién, excepto el pulpo, con brazos largos e insolentes,
perturbar los límites sagrados de las aguas territoriales?

¿Y cómo podemos hablar sobre el orden global?
cuando la ubicación de las estrellas
nos hace dudar de lo que brilla para quién?

¡Sin mencionar la reprensible deriva de la niebla!
Y el polvo que sopla en las estepas
¡como si no hubieran sido particionados!
O voces fuertes en las olas,
¡Esta molienda de conspiración, estos murmullos indescifrables!

Solo el humano puede ser realmente extraño.
El resto está compuesto de vegetación mixta, lunares subversivos y viento.