Bernardine Evaristo: Las olvidadas novelas negras británicas que todo el mundo debería leer | Libros


yoEn la cultura actual, es como si la historia literaria británica negra comenzara relativamente recientemente y se publicaran nuevos libros sin referencia o conocimiento de lo que sucedió antes. Este no es el caso de los escritores blancos. Los editores, críticos y lectores a menudo comprenderán dónde encajan los libros en su contexto literario y ecosistema cultural. Podemos rastrear el linaje literario del ganador Booker de Douglas Stuart Baño Shuggie volviendo a las obras de James Kelman e Irvine Welsh. Fantasmas de Dolly Alderton está en conversación con la serie Bridget Jones de Helen Fielding y todas las novelas que se han publicado a su paso, así como las novelas posmodernas de Ali Smith son descendientes de la obra modernista de Virginia Woolf. Y sabemos que las novelas históricas de hoy tienen un historial en sus contrapartes anteriores.

Nuestro aprecio por la literatura se profundiza cuando comprendemos los cimientos a partir de los cuales cada nueva generación crea literatura de nuevo, pero porque gran parte de la literatura negra británica no se ha enseñado en escuelas o universidades, ni se ha inmortalizado en televisión y películas, ni siquiera se ha revisado amplia o seriamente en los medios de comunicación y la academia, es como si cada libro nuevo se publicara en el vacío.

Lo que comenzó como una conversación con mi editor hace poco más de un año, y la idea de volver a publicar seis libros, se ha convertido en una serie llamada Black Britain: Writing Back, con el primer conjunto de títulos a punto de ser relanzado en el mundo. . Pasé la primera mitad del año pasado abriéndome camino a través de montones de novelas que se ajustan a los requisitos, ya sea agotadas o solo disponibles como impresión bajo demanda. Mi objetivo era encontrar libros que ilustraran una variedad de preocupaciones, géneros, estilos y voces. La ficción que parece viva y fresca se revela casi de inmediato a pesar de su antigüedad, y creo que las novelas que he elegido han resistido la prueba del tiempo, aunque están fuera de su tiempo.

CLR James
CLR James

Callejón mentolado (1936) de CLR James fue un gran descubrimiento y me sorprendió no haberla conocido antes. Este es mi orgullo de la serie porque James la escribió en 1928, hace casi 100 años, y ha sido un tesoro enterrado desde entonces, solo conocido por los aficionados a la literatura caribeña. Una apasionante novela de realismo social, está ambientada en una casa de huéspedes en Trinidad, entonces una colonia británica, aunque la historia no está escrita en relación con Gran Bretaña o el Imperio. A través del protagonista, Haynes, un joven de clase media, somos testigos de las travesuras de una casa bulliciosa donde los pequeños dramas hierven y explotan. Su vida, hasta ahora vacía, se llena de subterfugios y enredos que se arremolinan a su alrededor, ya que sigue siendo el centro de su hogar, tranquilo y observador. Leerlo es como escuchar la historia, un sentimiento íntimo y lejano. Ofrece al lector contemporáneo una visión de la sociedad de antaño y nos muestra que, aunque las circunstancias son diferentes, nuestras pasiones, preocupaciones y ambiciones fundamentales siguen siendo las mismas.

James es mejor conocido por sus libros de no ficción, especialmente su historia de la revolución haitiana, Los jacobinos negros: tocando la obertura y la revolución de Santo Domingo (1938) y Más allá de una frontera (1963) que mezcla memoria, comentario deportivo e historia social. Se mudó a Gran Bretaña en 1932, mucho antes de la migración masiva de la posguerra, y se convirtió en corresponsal de cricket del Manchester Guardian, lo que fue un logro increíble para un hombre negro en ese momento. Callejón mentolado fue su única novela.

SI Martin trae el pasado a nuestro presente con Incomparable World
SI Martin trae el pasado a nuestro presente con Mundo incomparable

Cuatro de los libros fueron publicados en la década de 1990 por escritores que conocía y admiraba en la escena literaria en ese momento, pero cuyo trabajo estuvo agotado durante mucho tiempo. En un evento en una biblioteca en Londres, conocí a SI Martin, que acababa de publicar su primera novela, Mundo incomparable (1996). Protagonizada por tres ex esclavos afroamericanos, la novela está inspirada en los miles de africanos esclavizados que, después de luchar junto a los británicos en la Revolución Americana, se les ofreció su libertad en Gran Bretaña y los territorios británicos, la mayoría de los cuales se encuentran en Londres. Su voz rica y sonora resonó en la habitación mientras leía las luchas y escapadas de estos hombres en un Londres multirracial, rebosante, maloliente, criminal y peligroso de finales del siglo XVIII, trayendo el pasado a nuestro presente.

En un momento en que la falta de enseñanza de la historia negra es una prioridad, esta novela histórica muestra a los lectores algunas de las deficiencias del canon y el programa.

Nicola williams
Nicola williams

La novela de Nicola Williams, Sin prejuicio (1997), un thriller legal enormemente impresionante, es tan relevante hoy como lo fue cuando fue lanzado. Dentro de sus páginas encontramos a Lee Mitchell, una joven de ascendencia caribeña de clase trabajadora, que triunfa contra viento y marea en un entorno laboral blanco y predominantemente masculino y burgués. Cuando la abogada negra de la vida real Alexandra Wilson apareció en los titulares el pasado septiembre porque la confundieron con un acusado tres veces en un día, demostró que los obstáculos que Williams escribió allí hace más de dos décadas siguen siendo los mismos. La propia Williams es abogada y actualmente es la Defensora del Pueblo de las quejas de las Fuerzas Armadas Británicas. Su novela nos deja entrever la tenacidad que habría sido necesaria para alcanzar este nivel de éxito.

La devolución de objetos africanos adquiridos mediante robos, guerras y explotación, y depositados en instituciones británicas, será objeto de acalorados debates hasta su devolución. Esta controvertida pregunta, que trata de la historia expedicionaria, misionera y colonial de Gran Bretaña, se refracta hábilmente a través de una apasionante historia en la historia de detectives de Mike Phillips. La cara bailando (1998). Toma como trama la re-el robo de una máscara antigua por un joven londinense idealista llamado Gus. Robada en Benin, la máscara está a punto de incluirse en una exposición británica "African Art on Tour". Phillips fue uno de los alumnos de la literatura negra británica en los años 90. Sus numerosos libros se publicaron entre 1982 y 2005, principalmente novelas policiales que investigaban importantes cuestiones políticas y sociales, así como documentos no ficticios. tal que Windrush: el irresistible ascenso de la Gran Bretaña multirracial (1999), en coautoría con este hermano, el locutor Trevor Phillips, y uno de los libros más antiguos y sustanciales para capturar a la generación Windrush y sus descendientes. Phillips forjó nuevos caminos ficticios y merece ser reconocido como pionero.

Desde mediados de la década de 1980 hasta mediados de la década de 2000, hubo una tendencia en las novelas de mujeres negras británicas a centrarse en cuentos sobre la mayoría de edad que tocaban la infancia difícil y los juicios de la primera infancia. Elegí Bernard y el mono de tela (1998) de Judith Bryan para la serie porque es una novela discretamente excepcional sobre estos temas, con un lento y atmosférico ascenso a revelaciones devastadoras. Se trata de un psicodrama familiar en el que una joven, Anita, regresa a la casa de su familia donde se entierran secretos, las tensiones son palpables y hay que tener en cuenta las traiciones. La novela es una rebelión contra el silencio y un testimonio de la supervivencia de las mujeres, y muestra el poder transformador de la literatura en su máxima expresión. No puedo esperar a que las mujeres en particular lean esta novela.

Jacqueline Roy
Jacqueline Roy

La gorda canta (2000) de Jacqueline Roy me pasó por completo cuando se publicó por primera vez. Dos mujeres, ambas diagnosticadas con una enfermedad mental, se encuentran en camas juntas en la sala de un hospital psiquiátrico y, a medida que su amistad crece, llegamos a comprender por qué fueron encarceladas. Es el género de la novela en el que el lector debe renunciar a la expectativa de una trama simple y sucumbir a la propulsión de su estructura narrativa experimental paralela y su escritura impresionista. Es una novela atrevida, no solo estilística sino temática, porque las discusiones sobre salud mental eran mucho más tabú hace 20 años. Una de las mujeres también es lesbiana, lo que perturba la heteronormatividad de la ficción británica negra. La propia Roy pasó un tiempo en una institución mental cuando era más joven, y este libro, emocionalmente intenso y valiente, parece escrito desde la experiencia.

A menudo he hablado de las generaciones perdidas de importantes escritores negros cuyos libros han desaparecido, pero nunca imaginé que tendría la oportunidad de resucitar a algunos de ellos. Estas novelas son mis elecciones personales, determinadas por mis valores literarios y por cómo percibo el significado creativo y cultural de la obra. Aparte de James, que murió en 1989, todos los escritores están vivos y bien y la mayoría está escribiendo o ha escrito nuevas novelas. La acogida que reciben nuestros libros hoy es muy diferente a la de ayer, aunque, como puedes ver, los temas son tan relevantes hoy como lo fueron entonces, aunque al final lo que más importa es la calidad de la escritura. Nuestros escritores se encuentran actualmente en la cresta de una ola y están ganando más popularidad que nunca. Black Britain: Writing Back tiene como objetivo llenar algunos de los vacíos en los cimientos de este emocionante momento cultural.

• Los primeros seis libros de la serie Black Britain: Writing Black se lanzarán el 4 de febrero..