Consejos, enlaces y sugerencias: ¿qué estás leyendo esta semana? El | Libros


Bienvenido al blog de esta semana. Aquí está nuestro resumen de sus comentarios y fotos de la semana pasada.

Para empezar, una elección popular de RickLondon, que disfrutó del debut de Candice Carty-Williams, Queenie:


La historia de la vida y desventuras de una joven negra en Londres. Es muy divertido pero con un verdadero patetismo. Podía leer más y más libros sobre el epónimo Queenie; Esperemos que esta no sea la última vez que la hayamos visto.

The Long Home de William Gay encuentra las marcas correctas para mrfloydthursby:


Una comunidad de hombres trabajadores y sus esposas en el bosque está dominada por la figura irredimible de Dallas Hardin, cuya aparición en el prólogo está presagiada por una bocanada de cordita. Hardin es otra de esa larga línea de figuras satánicas que arrastran azufre a su paso mientras recorren las páginas de la literatura estadounidense (desde el misterioso desconocido de Mark Twain y Mr. Scratch de Stephen Vincent Benét hasta el juez Holden de Cormac McCarthy y Randall Flagg de Stephen King) … La narración se desarrolla a través de una serie de eventos a veces cómicos, pero en su mayoría violentos, en un estilo de prosa que a veces tiene más efecto que afectar . Aún así, hay una poesía oscura en muchas descripciones de la luz cambiante en el paisaje, y el diálogo tiene un sabor a bourbon áspero. La mejor lectura para el sonido de los duelos de banjos.

Caminando a Samarcanda por Bernard Ollivier, traducido por Dan Golembeski, deleitó vistas relajadas:


A fines de la década de 1990, Bernard Ollivier, luego de unos sesenta años, se dirigió solo a la Ruta de la Seda. Caminar a Samarcanda, finalmente traducido, nos lleva a través de Irán y Turkmenistán, y Uzbekistán. Es un viaje sobre las personas que conoce en el camino, quienes lo alimentan y lo alojan, o solicitan su pasaporte, y más. Es una alegría viajar con él, la admiración crece a medida que avanzan los kilómetros.

Larts quedó fascinada con The Narrow Land de Christine Dwyer Hickey:


Inmediatamente me sentí atraído por el niño de habla alemana sin nombre que es arrojado (si esa es la palabra correcta) en un tren. Luego la pareja no identificada, artista y esposa, que apenas se hablan. Luego, las acciones y conversaciones particulares que sobrevienen. Es fascinante, cuidadosamente construido y especial hasta ahora.

"Lo más destacado de mi semana de lectura fue Ray de Barry Hannah", dice safereturndoubtful:


Es una pequeña novela maravillosa que desafía cualquier idea preconcebida que pueda tener sobre la idea misma de una "novela" y me recuerda más a una canción de protesta. Significará cosas diferentes para diferentes personas, pero para mí es el escenario de un profesional inteligente que enfrenta estrés mental después de la guerra; un médico, un padre, un alcohólico; tratando de equilibrar a los niños, amantes, pacientes y vecinos en el sudor del calor de Alabama al final de los años de Carter como presidente y, esa es la clave, mantenerse cuerdo. Las fantasías alucinantes de Ray de derribar aviones en Vietnam o matar yanquis en la Guerra Civil se mezclan en todo. Había leído la extraña reseña de esto anteriormente y dudaba que funcionara y fuera legible, especialmente en poco más de 100 páginas, pero la escritura a mano es tal que infundirá en ti, y la infección seguirá pronto … en el buen sentido.

El Priorato de Dorothy Whipple despertó sentimientos encontrados:


Estaba absorto en este libro con su ambiente de Downton Abbey y su trama clásica sin los clichés. Bien escrito, psicológicamente astuto y convincente, esta es una pequeña joya. Y sin embargo … La admiración que siento por la novela se ve atenuada por el odio que siento por los descendientes privilegiados y empoderados de esta clase y mi ira porque este derecho significa que piensan que el país sigue siendo debido y correcto, a pesar de que, como The Major, no hay calificaciones obvias para hacerlo, excepto por el accidente de su nacimiento.

Finalmente, Proust lee las historias recopiladas de Elizabeth Taylor:


Magnífico, brillantemente observado, sucinto. Casi allá arriba con William Trevor y John Updike, en la medida en que tales comparaciones sean legítimas.

Creo que esta es una comparación legítima. Incluso estoy pensando en cortar el "casi". ¿O eso estaría empujando demasiado?

Enlaces interesantes sobre libros y lectura.

Si está en Instagram, ahora puede compartir sus lecturas con nosotros, simplemente etiquete sus publicaciones con el hashtag #GuardianBooks, e incluiremos una selección en este blog. ¡Buena lectura!