Craig Brown: "Los diarios de Auberon Waugh. ¡Qué mal gusto! ¿Quién podría resistir? | Libros

[ad_1]

El libro que estoy leyendo actualmente
Los recuerdos gráficos de sus padres de la dibujante de Nueva York Roz Chast ¿No podemos hablar de algo mejor? Se trata de muerte y demencia, culpa e irritación, y es desgarrador y muy, muy divertido al mismo tiempo.

El libro que cambio mi vida
Cuando tenía alrededor de 10 años, un maestro nos leyó El narrador de Saki, sobre una niña que se porta tan bien que recibe tres medallas: por obediencia, buen comportamiento y puntualidad. Unos días después, ella se esconde de un lobo cuando el lobo escucha las medallas chocar entre sí y la devora. Fue mi primer encuentro con el humor negro y me alegró mucho que se permitiera este tipo de escritura.

El libro que desearía haber escrito:
La educación de Hyman Kaplan de Leo Rosten: un pequeño milagro del juego de palabras y la fonética.

El libro que tuvo la mayor influencia en mi escritura:
Diarios de Auberon Waugh. ¡Qué irresponsabilidad! ¡Qué vergüenza! ¡Qué mal gusto! ¿Quién podría resistir?

El libro que creo que es el más sobrevalorado / subestimado
Quien toca la campana por Ernest Hemingway. Cuando su héroe finalmente llega a la seducción, Hemingway observa: “Y toda su vida recordaría la curva de su garganta con su cabeza hacia atrás en las raíces de brezo y sus labios moviéndose poco a poco y desde ellas. sí mismos. Yo descanso mi caso. Desconocido: La esposa de tu vecino por Gay Talese, un estudio práctico de la vida sexual de los estadounidenses en la década de 1970.

El libro que cambió tu mente
La búsqueda de Corvo por AJA Symons me abrió la mente a los trucos y dispositivos infrautilizados disponibles para los escritores de no ficción.

El ultimo libro que me hizo llorar
Casa de cristal por Hadley Freeman. Hay un momento en que uno de los miembros de la familia, Rose, se da cuenta de que está a punto de ser detenida por la policía fronteriza francesa y rápidamente garabatea una postal a su hermana Sara en Estados Unidos. “Vienen por mí. te quiero. Adiós ". Luego se la entrega a otro pasajero." La mataron en Auschwitz ", escribe Freeman." Cuando Sara finalmente recibió esta postal después de la guerra, años después de que Rose la envió, gritó y se derrumbó en el pasillo, observada por su pequeño hijo Ronald, mi padre.

Me di por vencido en confusión después de 400 páginas de Ilusiones perdidas de Balzac y sentí un profundo alivio.

El último libro que me hizo reír
Siempre me sumerjo en Henry Root's Mundo del conocimiento, una enciclopedia de bacalao en la que el pensamiento perezoso y la opinión recibida se satirizan a escala mundial. Muchas entradas tienen la misma definición: así, desde cada capital europea, se nos dice que "no se pierda la visita a su mercado de verduras de renombre internacional", los actores más famosos son sólo "cuatro pies diez" y cada libra La cocina es elogiada por ser "tan intensamente personal".

El libro que no pude terminar
Recientemente, Ilusiones perdidas por Balzac. Durante el centenar de páginas, pensé que este era uno de los libros más divertidos que he leído. Pero luego el personaje principal se fue a París y estaba rodeado de muchos otros personajes, por lo que era difícil recordar quién era quién. Para mí, la superpoblación es el beso de la muerte para muchas novelas clásicas. Me di por vencido confundido después de 400 páginas y sentí un profundo alivio.

El libro que me avergüenza no leer
Me volvería loco si alguna vez me permitiera avergonzarme de los libros no leídos.

El libro que te doy de regalo
El glorioso de Mark Cocker Aves y personas, si me siento generoso, ya que cuesta £ 40. De lo contrario, Italo Calvino Sr. Palomar, una serie de meditaciones afiladas sobre la forma en que vemos el mundo.

El libro que más me gustaría recordar
La mayoría de mis libros han sido parodias, y la parodia inevitablemente se desvanece a medida que sus objetivos se desvanecen, por lo que tiene una vida útil relativamente corta. Incluso la broma más simple sobre Piers Morgan, digamos, o Sir Roy Strong requerirá innumerables notas explicativas al pie de página en unos pocos años. Pero 50 años después de su ruptura, los Beatles siguen siendo muy conocidos, así que supongo que mi reciente libro no satírico Uno dos tres cuatro: Los Beatles en el tiempo tiene una oportunidad.

Mi primer recuerdo de la lectura
Recuerdo haber leído hasta el último detalle sobre el Gran Robo del Tren en 1963, cuando tenía solo seis años, y más tarde ese mismo año el asesinato de JFK. Poco después, me gradué de Tintin y Agatha Christie.

Mi consuelo leer
Edwina currie Periódicos. Supongo que la sensación de comodidad debe provenir de sentir que al menos no soy ella. O John Major, para el caso.

One Two Three Four: The Beatles in Time de Craig Brown ganó el premio Baillie Gifford de este año.

[ad_2]