Crítica de The People Immortal de Vasily Grossman – Propaganda de guerra soviética con rostro humano | Ficción

Algunos autores tienen una vida después de la muerte muy activa, aunque los resultados cuando la herencia literaria del escritor mete la mano en la olla de sus etiquetadas como «otras obras» pueden ser muy variados. El escritor soviético Vasily Grossman ya tenía varios de sus libros disponibles en inglés cuando murió en 1964, pero el renovado interés en su obra maestra Life and Fate durante la última década significa que se redescubre su otro trabajo. Estos libros no son del mismo calibre que Life and Fate: incluso cuando se publicó por primera vez en inglés, la primera novela de Grossman, Stalingrad, fue llamada un «perro realista socialista» y un «brontosaurio castrado ficticio».

Ahora se nos vuelve a presentar la novela de Grossman de 1942 The People Immortal en una nueva traducción ampliada de Robert y Elizabeth Chandler. Desde 1941, Grossman fue reportero del periódico militar Red Star, y esta novela se basa en sus experiencias y contactos allí. La historia se basa en un relato que un oficial soviético le dio a Grossman sobre cómo lideró una unidad del Ejército Rojo fuera del cerco alemán después de la invasión nazi de la Unión Soviética en 1941.

El ímpetu narrativo proviene de los intentos rusos de retirarse con seguridad (la victoria consiste simplemente en salir con vida del cerco alemán) y la historia se cuenta en gran medida desde la perspectiva de los militares. Entre otros, conocemos a Bogariov, exprofesor ahora encargado de dirigir esta “importante misión”; Ivanovitch, experto en estrategia militar impaciente con los que no lo son; el tranquilo y tranquilizador oficial superior Cherednichenko; y en los rangos inferiores, los soldados Ignatiev, Sedov y Rodimtsev.

Como era de esperar, hay muchos escritos de acción animados, como un relato virtuoso de la «muerte de una ciudad» por el bombardeo alemán: «Hubo algo indescriptiblemente doloroso en esos segundos, cuando muchas toneladas de muertos habían sido liberados de los aviones y habían sido destruidos». aún no ha tocado el suelo. Pero Grossman humaniza su historia con toques cómicos ocasionales: los altos mandos del ejército discuten sobre la madurez de las manzanas que les dan de comer, mientras que su cocinero se queja de «todo ese puto bombardeo en picado». ¿Cómo puedo dar forma a mis albóndigas correctamente? Los civiles soviéticos también están allí: el corazón del pueblo está representado por el hijo pequeño de Cherednichenko, Lionya, y su abuela María, cuyos esfuerzos por huir de su apartamento añaden dramatismo humano y subrayan el tema de la importancia de una patria segura.

Grossman no era del todo el caniche de Stalin. Esta nueva traducción recupera muchos de sus versos que las autoridades soviéticas habían suprimido

La propaganda de The People Immortal dice que el libro está «lejos de ser una mera propaganda para levantar la moral». Bueno, no tan lejos, de hecho, está bastante cerca. El renacimiento de Grossman en Occidente es inusual ya que, como señala Robert Chandler en un epílogo, tendemos a preferir a los escritores rusos disidentes y Grossman no era eso. De hecho, estaba, «si no en lo más alto del establecimiento literario soviético, [then] no muy abajo”.

Como resultado, el libro contiene muchos diálogos que son alternativamente propulsores («Derrotar a Lenin es derrotar las leyes naturales de nuestra vida») y antialemanes («¡Estoy constantemente asombrado por la monstruosa esterilidad del fascismo!»). además de relleno sentimental («Nunca pensé que podría haber tantas lágrimas acumuladas en mi corazón»). A veces Grossman ni siquiera se molesta en poner la propaganda en boca de los personajes, sino que la entrega directamente: «Llegará el día […] cuando el sol brilla con disgusto en la cara de zorro de Hitler. Incluso el título tiene una connotación evangélica.

Pero Grossman no era del todo el caniche de Stalin. Esta nueva traducción restaura muchas de sus líneas que las autoridades soviéticas eliminaron de The People Immortal. La mayoría de los cortes tienen sentido, como una sección en la que los comandantes del ejército soviético tienen una discusión derrotista sobre la pérdida de confianza entre sus tropas, pero es sorprendente que algunas de las líneas que se le permitieron mantener a Grossman, como un largo intercambio en el que Bogariov critica la mala organización. y las malas tácticas de las fuerzas soviéticas.

El conocimiento de estos cambios proviene de las anotaciones ejemplares de los Chandler al libro: todas las reediciones deben recibir el mismo amor. (La novela en sí tiene 224 páginas: las notas, las fuentes y los comentarios agregan otras 118). De hecho, eso podría adaptarse a un libro que a veces, dependiendo de su apetito por las discusiones sobre tácticas militares y animar a las chicas soviéticas, es más interesante de leer. leer que leer.

The People Immortal de Vasily Grossman (traducido por Robert y Elizabeth Chandler) es una publicación de MacLehose Press (£25). Para apoyar a libromundo y The Observer, solicite su copia en guardianbookshop.com. Se pueden aplicar cargos de envío

Deja un comentario