Cuatro Nobel y más: Fitzcarraldo, el pequeño editor que pudo | Libros

Pasaron varias horas después del anuncio del Premio Nobel de Literatura para que alguien tuviera en sus manos a la ganadora Annie Ernaux. El escritor francés de 82 años, de largas espigas, estaba inmerso en su trabajo, evitando que su teléfono sonara para concentrarse. Cuando una periodista sueca finalmente se puso en contacto, preguntó: “¿Está seguro?

La directora de publicidad de Fitzcarraldo Publishing, Clare Bogen, se despertó con una avalancha de corazones, aplausos y otros emocionantes emojis. El resultado no fue claro hasta que un mensaje de texto: «¡Annie!»

El triunfo de Ernaux marca el segundo Premio Nobel de la editorial independiente con sede en Londres en cuatro años, luego de que la escritora polaca Olga Tokarczuk lo ganara en 2019. Como Fitzcarraldo también publica Elfriede Jelinek y Svetlana Alexievich, estos son cuatro autores ganadores del Premio Nobel que son publicados por este pequeño press, con su equipo de seis empleados a tiempo completo que “hacen un poco de todo” desde una oficina del sureste de Londres que alguna vez fue un almacén y un club nocturno.

“Estoy continuamente sorprendida por la riqueza de las publicaciones de Fitzcarraldo”, dice Alison Strayer, escritora canadiense y una de las traductoras de Ernaux. “Leer obras traducidas es una invitación a la aventura ya un aprendizaje más amplio de mi profesión y mi pasión. El dinamismo de Fitzcarraldo se alimenta de la energía, la imaginación y la intuición con las que busca.

Selecciones nítidas... las portadas muy instagrameables diseñadas por Ray O'Meara.Selecciones nítidas… las portadas muy instagrameables diseñadas por Ray O’Meara. Fotografía: Ediciones Fitzcarraldo

Bogen recuerda que cuando conoció a Jacques Testard, el editor de Fitzcarraldo, acerca de un trabajo en la prensa, él le entregó una copia de Happening de Ernaux. «Lo leí de una vez, en un baño que se había enfriado hace mucho tiempo».

Testard leyó The Years en francés a principios de 2018 y poco después adquirió los derechos en el Reino Unido. «Me quedé impresionado», dice. “Había un cuerpo de trabajo tan rico que necesitaba ser publicado en el Reino Unido. Trabajamos rápido. Había mucho para ponerse al día. »

Es una destreza que se ha convertido en un poder para los editores de nicho jóvenes y ágiles en medio de un paisaje de conglomerados literarios. “Pequeñas editoriales brillantes como Fitzcarraldo Editions hacen una gran contribución a la cultura literaria y dan voz a autores que de otro modo no serían escuchados en el Reino Unido”, dice Bridget Shine, directora ejecutiva de Independent Publishers Guild. «Los independientes toman riesgos en sus encargos que la mayoría de las principales editoriales no tomarían y siempre superan con creces su peso en premios literarios como el Nobel y Booker».

Otros elogios también llegaron para los redactores de prensa campeones. Diego García, publicado por Fitzcarraldo, de Natasha Soobramanien y Luke Williams, es la primera novela de dos autores preseleccionada para el Premio Goldsmith, mientras que Temporada de huracanes de la escritora mexicana Fernanda Melchor fue preseleccionada para el Premio Internacional Booker 2020 y preseleccionada para el Libro Nacional de EE. UU. Otorgar.

Fitzcarraldo continúa haciéndose un nombre por sus selecciones de vanguardia de obras en idiomas extranjeros que traspasan los límites. «El hecho de que estemos interesados ​​en la literatura traducida no debería ser notable, pero en este panorama editorial, lo es», dice Testard. “Elegimos autores de clase mundial sin editores del Reino Unido o incluso de los Estados Unidos. Muchos de nosotros somos binacionales, es algo natural. El mundo editorial inglés tiene este gran punto ciego.

El gerente de publicación de prensa, Joely Day, cree que los libros de Fitzcarraldo «se sienten contemporáneos, especialmente en estos tiempos aún turbulentos».

«Los libros tratan sobre política, género, clase, fronteras, temas que el mundo está enfrentando», agrega. “Tenemos un enfoque editorial con visión de futuro.

Las portadas, diseñadas por Ray O’Meara, son elegantes y chic, con un uniforme azul para la ficción y blanco para la no ficción. Ahora son un dispositivo de cuadrícula de Instagram omnipresente. Donde la estética y las tendencias compiten por la atención de los lectores, Fitzcarraldo es estoico.

“Las mantas se están democratizando”, dice Bogen. “Una de nuestras escritoras, Christina Hesselholdt, dijo: ‘Si mi libro es como el de Olga Tokarczuk, es un gran ecualizador’. La gente está dispuesta a correr ese riesgo con nosotros y experimentar los libros de diferentes maneras. »

La próxima primavera, la prensa lanzará una serie de clásicos, entre ellos Una muerte muy fácil de Simone De Beavoir y una epopeya brasileña de 1928 de Mário de Andrade. Su primer libro en chino, Owlish de Dorothy Tse, traducido por la laureada PEN/Heim Natascha Bruce, se publicará el próximo año.

El equipo de Fitzcarraldo sigue siendo ambicioso tras su Premio Nobel. «Se debe en gran medida a la suerte y las circunstancias», dice Testard. “Pero estamos comprometidos con las relaciones a largo plazo con los autores. Libra a libra, ladrillo a ladrillo, estamos en este viaje con ellos.

Deja un comentario