El horario de verano británico comienza con las críticas de Ysenda Maxtone Graham: cómo eran las vacaciones escolares de verano | Libros


yon 1966, John Mullan rogó a sus padres que se fueran de vacaciones al extranjero después de que un amigo de la escuela fue con su familia a Mallorca para el verano: "Mi madre Sacudió la cabeza y dijo: "Cariño, ir al extranjero es vulgar". fue a Shingly Suffolk. Tres años después, Harry Ritchie de Kirkcaldy viajó a Mallorca para sus primeras vacaciones en el extranjero. Fue una revelación: "Poder quitarse la ropa para unas vacaciones, en lugar de ponerse más: fue maravilloso en sí mismo".

Mientras investigaba su deliciosa historia oral de las vacaciones escolares de verano, Ysenda Maxtone Graham descubrió que muchas personas no se iban al extranjero hasta que eran adultos. De hecho, las "vacaciones de tipo de partida" a lugares distantes son solo una parte de la historia que cuenta Maxtone Graham. Los veranos eran, dijo, "más una cuestión de estasis que de viaje".

Y el "calibre de los veranos infantiles" tenía menos que ver con la riqueza de sus padres que si "se abrieran o cerraran las puertas". Abrir puertas significaba libertad.

El padre del carbón de Dennis Skinner fue despedido después de la huelga general y no volvió a trabajar durante una década. "Nunca tuvimos dinero por un día", dice, y solo vio el mar cuando tenía 16 años. Pero era una casa abierta en Clay Cross, Derbyshire. Recuerda correr por la puerta trasera hasta la parte superior del montón de escorias, a unos 300 pies, y regresar desde la edad de nueve años: "Me imaginaba como un corredor de fondo".

En todo el país, manadas de niños deambulaban libremente, salían de la casa por diversión: "A partir de los cuatro años, era normal salir todo el día para mezclarse con el mundo." Muchos entrevistados le dijeron: "Mis padres no tenían idea de dónde estaba … nos volvimos locos". Por supuesto, había peligros con esta libertad. Libby Purves creció en Walberswick, Suffolk, en la década de 1950: "Había señales de giro apropiadas en ese momento, con impermeables".

Estos interludios de verano de libertad eterna han sido profundamente preciosos. Miranda France pasó días caminando por la granja familiar en la década de 1970: "La soledad fue una buena preparación para saber cómo sumergirse". Maxtone Graham describe su libro como "no ficción Cinco famosos" Pero también es una historia nostálgica maravillosamente sugerente y descarada de cómo se formaron nuestras mentes de la infancia: "Es realmente un libro sobre cómo descubrimos quiénes éramos. "

El horario de verano británico comienza es publicado por Little, Brown (PVP £ 18.99). Para pedir una copia, visite guardianbookshop.com. Se pueden aplicar cargos de envío.