El mundo escrito y el mundo no escrito por Italo Calvino Reseña – Una caja de delicias | Italo Calvino

¿Puede quedar mucho material en los cajones del escritorio de Italo Calvino? Desde la muerte del modesto erudito italiano en 1985, han aparecido nada menos que seis colecciones de su no ficción en inglés, agrupadas en autobiografía (The Road to San Giovanni, Hermit in Paris) o crítica literaria (Six Memos for the Next Milenio, ¿Por qué leer los clásicos?).

Entonces, con esta séptima colección, El mundo escrito y el mundo no escrito, que cubre una dispersión de los escritos literarios de Calvino de 1952 a 1985 y traducidos por Ann Goldstein, uno podría esperar migajas de la imagen. Claro, hay algunas cosas aquí, por ejemplo, una página con el nombre de un personaje, pero la sorpresa es que tenemos tanta sustancia.

El mayor valor está en la primera sección, Leer, Escribir, Traducir. Calvino nos suaviza con una apertura lúdica sobre las ambiciones de la lectura navideña («El Buen Lector ha decidido que este verano realmente, por fin, leerá a este autor»), y se deleita con los placeres de una buena feria del libro, «este firmamento infinito». de tapas de colores, esta nube de polvo de caracteres tipográficos”.

También tenemos información sobre sus escritores favoritos, un grupo confiable pero predecible que incluye a Stendhal, Chéjov y Pushkin, pero pocas mujeres, además de Jane Austen (no, espera: «Nunca la he leído pero me alegro de que exista» ) y Katherine Mansfield.

Su amor por la literatura fantástica tiene su propia sección, y las reseñas de libros de ciencia son siempre estimulantes.

Pero a un lector tan perspicaz como Calvino no le resulta fácil estar de acuerdo con las lecturas de otros sobre su propia obra. Escribió a un crítico que elogió su libro T Zero: «Me alegra que encuentre [it] ‘amigable’; pero cuanto más detestable es un libro… tanto más cuenta; cuanto más difícil es de tragar, más cuenta.

Sin embargo, esta línea es difícil de conciliar con su declaración en otra parte de que «entretener a los lectores, o al menos no aburrirlos, es mi primer y vinculante deber social» y, de hecho, con la experiencia de leer la ficción de Calvino, que es siempre tan acogedor como riguroso. Este equilibrio, pensamientos retorcidos entregados con un toque ligero, es evidente en todo su trabajo maduro, desde Invisible Cities hasta Mr Palomar.

Calvino expresa de otra manera esta tensión entre apaciguar y desafiar al lector, diciendo que sin vanguardia la literatura muere, pero que una «vanguardia perpetua» es «igualmente aburrida». Thomas Mann, argumenta, es de hecho un autor del siglo XIX, mientras que William Faulkner muestra el camino: “O escribes así, o la ficción está condenada a convertirse en un arte menor. Mientras tanto, Lolita es un gran libro porque «es tantas cosas a la vez, porque puede desviar nuestra atención en infinitas direcciones al mismo tiempo», una excelente descripción de la propia ficción de Calvino.

La obra de Calvino fue ampliamente traducida y trabajar en sus traducciones fue “la forma real de leerte a ti mismo, de entender lo que escribiste y por qué”. Admite ser «un verdugo de traductores» (coincidiendo con los relatos de su antiguo colaborador William Weaver sobre la terquedad de Calvino al pensar que sabía inglés lo suficientemente bien como para elegir él mismo la palabra correcta).

No todo aquí es esencial: algunas piezas se tambalean cuando se descontextualizan, como una carta que responde a un ensayo que no vemos, cuyas referencias a los hegelianos lukácsianos y al bergsonismo requerirían su propia extensión en notas a pie de página para que el lector general las comprenda.

Descubra nuevos libros con nuestras reseñas de expertos, entrevistas con autores y los 10 mejores. Delicias literarias entregadas directamente a su hogar

Aviso de Privacidad: Los boletines pueden contener información sobre organizaciones benéficas, anuncios en línea y contenido financiado por terceros. Para obtener más información, consulte nuestra política de privacidad. Usamos Google reCaptcha para proteger nuestro sitio web y se aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.

Pero las delicias no faltan. El amor de Calvino por la literatura fantástica tiene su propia sección, y las reseñas de libros de ciencia que componen la última parte siempre invitan a la reflexión. Estos elementos son aspectos de la curiosidad de Calvino por las formas de ver las cosas. En el ensayo del título, reflexiona sobre su incomodidad en el mundo «real» fuera de los libros y se pregunta: «¿Por qué quieres aventurarte en este vasto mundo que no puedes controlar?» La respuesta, por supuesto, fue ponerlo en la página, para ayudar al resto de nosotros, lectores indefensos, a verlo y entenderlo también.

El mundo escrito y no escrito de Italo Calvino, traducido por Ann Goldstein, es publicado por Penguin (£ 10,99). Para apoyar a libromundo y The Observer, solicite su copia en guardianbookshop.com. Se pueden aplicar cargos de envío.

Deja un comentario