El síndrome de taiga por Cristina Rivera Garza crítica – una búsqueda de cuento de hadas | libros


laUn narrador sin nombre entra en un bosque (el título de la taiga subártica es la única pista geográfica que se nos da) para investigar un caso de desaparición. Su cliente le pide que encuentre a su esposa, que se fue con otro hombre, pero cuyos mensajes parecen indicar que quiere ser encontrada. La fotografía de la mujer, con un bosque al fondo, le recuerda al narrador la historia de Hansel y Gretel, y aunque está invitada a tratar esta investigación como una "historia de amor", esta son los cuentos de hadas que le interesan, ella sigue a la pareja. Contrata a un traductor para que la ayude y terminan comunicándose en "un idioma que no era estrictamente suyo ni mío, un tercer espacio, un segundo idioma en común". Una vez más, tenemos que imaginar el resto.

Cuando llegan a un pueblo donde los fugitivos han permanecido, los relatos de los testigos oculares parecen tan extraños que es tentador culpar a la barrera del idioma, pero lo que el narrador ve con sus propios ojos sigue siendo Más extraño. La historia que se desarrolla desafía la narrativa tradicional y, para alertarnos de su surrealidad, se usa un modo indirecto en todas partes. "Hicimos preguntas sobre ellos en todos los campings que pasamos en el bosque", comienza un párrafo típico: "Escribiría en el informe que ahora parecía más un diario que un tipo de texto previsto para recopilar y proporcionar información precisa. e información objetiva. Las traductoras Suzanne Jill Levine y Aviva Kana se adhieren a esta técnica, que tiene largos comentarios autorreferenciales puntuados por frases abortadas, que nos permite permanecer en guardia: "Cuando miré detrás de nosotros, el mundo parecía incomprensible y eterno. Tiempo ".

El viaje a través de la taiga, un lugar donde los niños salvajes deambulan y los madereros borrachos beben antorchas, también nos lleva a través de varias tradiciones literarias. Considerado uno de los más grandes autores mexicanos para escribir hoy, Rivera Garza mezcla el suspenso y la poesía aquí, creando una fábula de realismo realista-realista que es personal e inspirada por sus predecesores. Se nos dice que la historia de Hansel y Gretel, niños perdidos en un mundo cruel, fue aún más brutal en su versión oral original; Esto nos recuerda que gran parte de lo que percibimos como nuestro patrimonio cultural es en realidad un producto de nuestra imaginación colectiva. Es literatura que nos concierne a todos, lectores y escritores; Un proceso de narrativa constante, donde la originalidad no reside en la trama, sino en la forma en que los narradores de cuentos de todo el mundo la reinventan.

El síndrome de taiga de Cristina Rivera Garza, traducido por Suzanne Jill Levine y Aviva Kana, es publicado por And Other Stories (£ 10). Para pedir una copia, vaya a guardianbookshop.com o llame al 020-3176 3837. Pedidos gratuitos en línea en el Reino Unido desde £ 10. Pedidos telefónicos mínimos de £ 1.99.