Gurnaik Johal: “Me pregunto constantemente por la vida de los demás” | Libros

Gurnaik Johal nació en Northolt, West London en 1998, fue preseleccionado para el premio de cuentos cortos Guardian/Fourth Estate BAME en 2018 y se graduó de la Universidad de Manchester en 2019. Su primera colección de cuentos, We Move, publicada por Serpent’s Tail, mapea un área del oeste de Londres que explora varias generaciones de inmigrantes. La primera historia del libro, La llegada, ganó recientemente el galardón de relato corto Galley Beggar, mientras que Jon McGregor elogió a We Move por sus «excelentes historias, contadas con estilo y entusiasmo». Johal trabaja en publicaciones infantiles y vive en Londres con sus padres.

Felicitaciones por ganar el premio Galley Beggar.
Gracias. Es un gran honor. El final ha sido reescrito y editado tantas veces que perdí la noción de si funcionaba o no. Pendant si longtemps, j’ai été trop proche de mes histoires, obsédée par de petits détails, alors c’est agréable d’être éloignée d’eux de cette façon et de dire : « Vous savez quoi, c’est en fait une muy buena !

Cuéntanos más…
Es una historia de amor compacta, ambientada en los suburbios cerca del aeropuerto de Heathrow. Chetan y Aanshi permiten que una amiga use el espacio de estacionamiento en su casa cuando se va de vacaciones, pero la amiga nunca regresa y el auto termina estacionado allí. El automóvil actúa como un catalizador, lo que permite que Chetan y Aanshi se deslicen hacia una vida ligeramente diferente, proyectando su relación a largo plazo bajo una nueva luz. La historia comienza cuando el exnovio abandonado del amigo llega a su puerta exigiendo la devolución del auto. aunque es [the story] el primero de mi colección, fue uno de los últimos en ser completado. Salieron tres cuartos en una carrera frenética en pocas sesiones. Luego tomó alrededor de un año para llegar a un final que funcionó.

¿Qué te inspiró a escribir estas historias?
Cuando empecé a los 18, quería escribir una historia realmente feliz. We Move es el resultado de varios intentos fallidos. Todas estas primeras historias tuvieron lugar en el vecindario del oeste de Londres donde crecí, y de cada historia surgió otra: un personaje secundario en una historia puede ser el centro del escenario en otra. Pronto tuve un gran grupo de historias. Si bien no todos podían ser puramente felices, todos estaban llenos de momentos de alegría. De ahí viene el título de la colección. “Nos movemos” significa tener esperanza, sea cual sea tu situación. Los personajes aquí, todos los cuales provienen de familias inmigrantes, hacen precisamente eso. Hay una frase en el sijismo, «Chardi Kala», que creo que se relaciona con todo esto. Supongo que significa «mantener el optimismo, pase lo que pase». Hay muchos en el libro.

Todas las historias tienen lugar en Southall y sus alrededores…
Sí, Southall tiene una larga historia de activismo antirracista radical. Descubrí que se habían producido disturbios en las calles cercanas a la casa de mi Bibi Ji. [grandmother’s] presentar. Que los ladrillos arrojados a los cabezas rapadas nazis durante los disturbios de 1981 se habían caído de la pared al final de su calle, que el pub al lado del gurdwara de Bibi Ji se había incendiado. Las cosas han cambiado y las cosas no han cambiado. Treinta años después, escribí mi historia SYM sobre el Movimiento Juvenil de Southall, inspirada en la canción del mismo nombre de Kano. Ojalá pudiera decir que esto es pura ficción histórica. Las generaciones de mis abuelos y mis padres sufrieron y lucharon para que pudiéramos tener una vida más feliz y más fácil. Y así, mientras que historias como SYM están destinadas a ser duras, We Move en su conjunto es ruidoso, es alegre.

Las comunidades son difíciles de transmitir en narrativas únicas. ¿Cómo pueden encajar nuestras vidas desordenadas e interdependientes en un arco narrativo limpio?

¿De dónde viene el deseo de convertirse en escritor?
Cuando era niño, en las reuniones familiares, los ancianos hablaban punjabi, un idioma que nunca me enseñaron correctamente. Incapaz de entender, mi mente divagó; Creo que de ahí podría provenir mi imaginación hiperactiva. Constantemente me imagino la vida de otras personas: hoy en el autobús, estaba mirando el teléfono de la persona a mi lado, preguntándome qué tipo de día tendrían, cuántas personas estarían sentadas en mi asiento después de mí ese día. qué tipo de vida podrían llevar. Eso es lo que me encanta de vivir en una ciudad como Londres: esa sensación de tantas historias desarrollándose a tu alrededor al mismo tiempo. En cierto modo, siempre iba a imaginar la vida de otras personas, siempre tratando de crear. Quería ser artista en la escuela, pero no obtuve buenas calificaciones para la universidad que quería. Así que solicité un título en inglés con escritura creativa. Parte del proceso de solicitud fue escribir una historia corta. Esta es la primera ficción que escribo.

¿Qué es agradable en la forma del cuento?
No sé si hablamos lo suficiente de colecciones de cuentos. no creo [other] formulario puede crear [such] Un sentimiento de pertenencia. Aquí estoy pensando en colecciones como Building Stories de Chris Ware o Homesickness de Colin Barrett. Las comunidades son difíciles de transmitir en narrativas únicas: ¿cómo pueden encajar nuestras vidas desordenadas e interdependientes en un arco narrativo claro? Me gusta cómo las colecciones ofrecen más una especie de lienzo narrativo. Muchos lectores descartan rápidamente la noticia. Para mí obtienes más valor por dinero. Obtienes el peso emocional de una novela en una fracción del espacio. El estereotipo es que hay menos holgura en las historias; Estos son cortes de carne más magros.

¿Cuál es el primer libro que leíste y te gustó?
Cuando tenía 18 años y era muy influenciable, leí el cuento Extra de Yiyun Li, de su colección Mil años de buenas oraciones. El personaje de Granny Lin de esa historia se ha quedado conmigo desde entonces. La ficción corta engañosamente simple de Li te atormenta de la mejor manera. Ella es como un mago de la prestidigitación; no te darás cuenta de que el truco ya sucedió antes de que suceda.

¿Dónde escribes y cuál es tu rutina de escritura?
escribo sobre mi trabajo diario [as an assistant editor in children’s publishing]. Desde que terminé We Move, he tenido la suerte de estar a tiempo parcial, por lo que escribo todo el día los viernes, sábados y domingos. Durante el encierro, tuve una rutina loca, escribiendo directamente antes y después de mi 9-5, hasta la madrugada. Apagaba mi computadora portátil del trabajo, movía mi silla al otro lado de mi escritorio y abría mi propia computadora portátil. Ahora me toma un tiempo entrar en el ritmo de escritura. Tengo que salir a cafés sin wifi para no ver YouTube. Aunque termino desplazándome por Twitter en su lugar. Cuando estoy en casa, comencé a quemar incienso y a escribir hasta que se acabó el humo. Me vuelvo ritualista, desesperado.

¿Qué libros hay en tu mesita de noche?
En la pila de libros en mi piso están Milk Blood Heat de Dantiel W Moniz, Send Nudes de Saba Sams, In the Seeing Hands of Others de Nat Ogle, Out of the Sun de Esi Edugyan y China Room de Sunjeev Sahota. Todo brillante. La novela en la que estoy trabajando actualmente podría llamarse eco-ficción, y también he releído The Great Derangement de Amitav Ghosh y Postcolonial Love Poem de Natalie Diaz, los cuales me hicieron reconsiderar mi relación con la tierra.

¿Qué escritores admiras?
Soy fan de Ted Chiang. Sus historias de ciencia ficción son tan ingeniosas que ni siquiera puedo ponerme celoso de ellas. Sin embargo, estoy celoso de muchos otros escritores, en su mayoría de Irlanda e Irlanda del Norte. También es difícil no admirar a una escritora como Jhumpa Lahiri: se aburrió de dominar el idioma inglés y, en cambio, aprendió italiano y escribió en ese idioma.

We Move es una publicación de Serpent’s Tail (12,99 £). Para apoyar a Guardian y Observer, solicite su copia en guardianbookshop.com. Se pueden aplicar cargos de envío

Deja un comentario