Harsh Times Review de Mario Vargas Llosa – Secretos de la CIA y mentiras asombrosas | Mario Vargas Llosa

Este es el tipo de novela que se burla de la escuela de lectura de 10 páginas, necesito que me agarren porque la vida es demasiado corta. Incluso aquellos de la persuasión de la confianza, la perseverancia y la perseverancia del artista deben prepararse para ser probados. Lo admito: estaba confundido, aturdido, perdido. Escribí los nombres de los personajes. Retrocedí. Crucé. Seguí. La forma de la narración no comenzó a mostrarse hasta alrededor de la página 90. Pero entonces … oh, qué educación tan atractiva resultó ser Harsh Times, y cómo llegué a esperar mi tiempo en su compañía.

Suscríbase a nuestro boletín informativo Inside Saturday para obtener una mirada exclusiva entre bastidores sobre la realización de los artículos más importantes de la revista, así como una lista seleccionada de nuestros aspectos más destacados semanales.

No debería haber dudado de un maestro. Mario Vargas Llosa, que ahora tiene 85 años, ha ganado numerosos premios literarios, desde el Nobel. Se postuló para la presidencia de Perú en 1990 y afirma ser el más grande escritor latinoamericano de su generación. Ha escrito una gran variedad de obras de teatro, novelas, mucho periodismo y no ficción. En muchos sentidos, encarna lo que debería ser un gran novelista: sin miedo a escribir novelas políticas panópticas sobre el destino de las naciones y el choque de ideologías políticas; intelectualmente capaz de abarcar tal ámbito; lo suficientemente hábil artísticamente como para imbuirlo de resonancia, pareja y drama; y todo ello sin perder la kinesis inmersiva de las historias individuales tomadas desde todos los puntos de la brújula del personaje humano.

Esto es exactamente lo que tenemos aquí en Harsh Times. Estamos en Guatemala en la década de 1950: en el corazón de la corrupción, la CIA y la conspiración internacional. Vargas Llosa se mantiene fiel a los hechos históricos, pero crea vívidamente la vida interior de sus personajes históricos e inventados, lo que permite que la novela especule sobre detalles y motivos. La historia rebota en el tiempo, pero el período en el que se centra es entre el golpe de Estado respaldado por la CIA en 1954 en el que el presidente Árbenz fue derrocado y el asesinato en 1957 de su sucesor Carlos Castillo Armas, también como parte de una intriga internacional.

La novela está llena de vida y la determinación de profundizar en la verdad subyacente de la humanidad.

Los traumas comienzan como resultado de una mentira histórica impresionante (la primera de muchas resonancias contemporáneas). Edward L Bernays es el Director de Relaciones Públicas de United Fruits. La compañía obtiene enormes ganancias vendiendo bananas guatemaltecas en todo el mundo y está vinculada financieramente con el secretario de Estado republicano de Estados Unidos, John Dulles, y su hermano, Allen, director de la CIA. Ellos «no habían inventado el plátano, por supuesto», señala Vargas Llosa con el humor irónico que impregna tanto su trabajo medio-tardío como el posterior, pero «nunca pagaron un centavo en impuestos» y trataron a sus trabajadores como poco más. que esclavos. Pero ahora hay una amenaza: el presidente Árbenz quiere aprobar la Ley de Reforma Agraria para cambiar gradualmente la vida económica y social de millones de personas.

Bernays se embarca en una misión de investigación e informa que «el peligro de que Guatemala se convierta en comunista … es remoto». Entonces, para proteger las ganancias de United Fruits, tienen que inventar algo: una «seria», una «amenaza inmediata». “¿Qué amenaza? Lo mismo, dice Bernays, a quien les acabo de decir que Guatemala no representa: el caballo de Troya soviético deslizándose por la puerta trasera de Estados Unidos. Sí, volvemos a ese viejo favorito político: fingir que hay un problema y luego presentarlo como una solución para que pueda tomar el poder.

La bestia, una vez nacida, se desploma debidamente en Belén y el golpe contra Árbenz triunfa. ¿Cómo, se pregunta el presidente mientras se rinde, era posible que estuvieran “inventando algo tan fantástico como el comunismo en Guatemala? Era una mentira de principio a fin, una caricatura indecente de reformas, cuyo propósito era evitar que la pobreza, la injusticia y las desigualdades sociales empujaran a los guatemaltecos hacia el comunismo. Así Guatemala se convierte en un «país frenético» plagado de una antipatía ruinosa y absolutamente innecesaria hacia algo que nunca ha amenazado, y pronto «retrocede hacia el tribalismo y el absurdo». Además cambia.

La Terminal Market, Ciudad de GuatemalaMercado La Terminal, Ciudad de Guatemala Foto: Rodrigo Abd / AP

Una parte sustancial del don de Vargas Llosa siempre ha sido iluminar la vida interior de los personajes, independientemente de su posición moral, algo que solo los grandes escritores pueden hacer. Todos en este libro están sumidos en las consecuentes decisiones de vida o muerte. Tememos por Marta Borrero, la amante de Armas, cuando huye aterrorizada de Guatemala en la parte trasera de un auto conducido por el monstruo Gacel. Se anima cuando le clava los dientes en el oído al degenerado Héctor Trujillo. De una forma u otra, nos preocupamos por el coronel Enrique, el innoble jefe de seguridad de Armas, que se arrastra de regreso de la degradación del trapo de cinco años a cárceles infestadas de diversas formas salvajes de «pervertidos».

Johnny Abbes García, por su parte, el oficial de inteligencia dominicano responsable de tanto derramamiento de sangre latinoamericano, se representa aquí magistralmente en la ficción con «un andar extraordinariamente desarticulado … como si se desmoronara a cada paso». Los fanáticos de Vargas Llosa lo conocerán por su aparición en La fiesta de la Cabra, pero lo conocemos en este libro horas antes de su asesinato en Armas, brindando casualmente con los métodos de tortura chinos con ron en un burdel diurno. «¿Quieres saber algo?» EL pregunta. “Cuando tuve que hacer que un chico hablara, usando la fuerza, me gusta cantar. O recitar poesía… no estoy acostumbrado a hacer ese tipo de cosas. Canta, recita… Solo cuando tengo que herir a alguien y hacer que hable.

En la segunda lectura, cuando sabes quién es quién, Harsh Times realmente tiene sentido y, de hecho, comienza a tener un sentido artístico. El hachís y el cambio está pensado para hacerte sentir la desorientación, la claustrofobia, la paranoia de los años 50. Por supuesto, esta novela no es la mejor de Vargas Llosa. (aunque no puedo pensar en muchos autores rivales en sus 80 que podrían hacerlo mejor). Pero está lleno de su profunda sensibilidad humana; rebosa vida y la determinación de profundizar en la verdad subyacente de la humanidad. Potencia. Política. Credos y dogmas. Muerte insensata y fortuita. Amor desesperado y ocasional. La crueldad perpetua que recicla la codicia. El legado intergeneracional de la estupidez. La forma en que los humanos terminan continuamente manejando las cosas en su propio detrimento. Nuestro propio detrimento.

La última novela de Edward Docx, Let Go My Hand, es publicada por Picador. Harsh Times de Mario Vargas Llosa, traducido por Adrian Nathan West, es publicado por Faber (£ 20). Para apoyar a Guardian y Observer, solicite su copia en guardianbookshop.com. Pueden aplicarse cargos por envío.