In the Eye of the Wild por la reseña de Nastassja Martin – la vida después de ser ‘besada’ por un oso | Autobiografía y memoria

Con su segundo libro, la antropóloga francesa Nastassja Martin busca contarnos qué sucede cuando una fuerza imparable se encuentra con un objeto estacionario. En agosto de 2015, mientras vivía entre la gente de Even de la península de Kamchatka en Rusia, ella, el objeto inmóvil: una mujer obstinada y combativa, se encontró con la fuerza imparable de un gran oso pardo.

Para empezar, su historia es simple y hermosamente aterradora. Ella habla de «el beso del oso en mi cara, sus dientes cerrándome, mi mandíbula quebrada, mi cráneo roto», pero, empalado por un piolet bien colocado, cambia de opinión, se aleja y lo deja «características subsumido bajo los hoyos abiertos de mi cara, cubierto con tejido interno «. Y así, este libro corto pero suave se convierte en un guiso de recuerdos, dramas, antropología y metafísica, o cómo el objeto inmóvil se movió y cambió.

Lo que surge repetidamente es lo contrario de Martin, su negativa a adaptarse

Este cambio es algo literal: no solo el legado físico del ataque del oso después de la milagrosa supervivencia de Martin, sino su sentimiento de que ella es lo que los lugareños llaman medka, es decir, «marcada por el oso» de tal manera que está medio humano, mitad oso. Pero cuanto más leemos, más podemos ver que Martin siempre ha tenido algo salvaje en la mente.

La llevan al hospital; las escenas que siguen son a veces divertidas – las autoridades rusas quieren saber si ella es «un agente secreto altamente calificado enviado por Francia (o, peor aún, por los Estados Unidos)» – y a veces horripilantes: una placa de la mandíbula de reemplazo conduce resistente a los antibióticos infección. No es una paciente modelo: aún no completamente recuperada, regresa a Kamchatka, el origen de su sufrimiento. Cita a Pascal Quignard: “Liberarse no de la existencia del pasado sino de sus ataduras: es la tarea extraña y triste de cumplir.

Nastassja MartínNastassja Martin: ‘no busques la simpatía del lector’. Fotografías: philippe bretelle y gallimard

Esta vez, está menos para estudiar a los demás que para aprender de sí misma, y ​​lo que surge en varias ocasiones es el enfado de Martin, su negativa a adaptarse: “Nunca intenté calmar mi vida, y mucho menos mis encuentros con los demás. . “Al regresar a la península, donde su estatus de medka la ve rechazada por algunos, quiere ‘dejar de pensar’, pero ese no es su camino. Y así obtenemos una exploración fascinante y ambiciosa del animismo, la frontera entre lo humano y lo animal. y cómo ve su encuentro con el oso como la manifestación de un colapso: «Estoy al revés».

El libro representa tanto un colapso como una reconstrucción. El lenguaje, en la elegante traducción de Sophie R. Lewis, es a menudo seductor («El agua sube, los muelles se inundan, debemos levantar el ancla y las escotillas; tenemos todo lo que necesitamos para enfrentar el océano; adiós, nos llevamos al mar «), aunque a veces tensa por un efecto epigramático:» La vida nos empuja fuera del útero, pero los osos regresan al subsuelo para soñar. Martin, sin embargo, no busca la simpatía del lector; solo quiere que compartamos sus intentos de averiguar qué le sucedió. ¿Qué más se le puede pedir a un libro?

In the Eye of the Wild de Nastassja Martin, traducido por Sophie R Lewis, es publicado por New York Review Books (£ 11.99)

Deja un comentario