Irvine Welsh: «Todo se puso tan ruidoso» | Irvine galés

Irvine Welsh, de 63 años, creció en Muirhouse, al norte de Edimburgo, y vive en Oxfordshire, habiendo pasado la mayor parte de la década de 2010 en Chicago y Miami. The Long Knives, su novela número 13, es una secuela de Crime de 2008, que se lanzó el año pasado como una serie BritBox de seis partes protagonizada por Dougray Scott como DI Ray Lennox. En el nuevo libro, Lennox tiene la tarea de resolver el asesinato de un parlamentario Tory encontrado castrado en un almacén en Leith. Welsh habló cuando la filmación estaba a punto de comenzar en su adaptación televisiva; otros asuntos de actualidad incluyeron el próximo debut de Trainspotting como un musical del West End, dos documentales separados sobre su vida («como autobuses, ya sabes»), un sello discográfico recién lanzado y casarse por tercera vez.

¿Siempre has planeado escribir una continuación de Delito?
Hacer el programa de televisión [of the first novel] picó mi curiosidad. Estábamos contando la historia de la familia de Lennox y lo que le pasó cuando era niño, y como todo iba bien y había posibilidad de otra temporada, escribí sobre lo que pasaría si encontraba a los tipos que abusaron de él. Pero la novela que escribí entonces se publicará el próximo año, porque parecía dejar espacio para otro libro en el medio para expandir el drama familiar y realmente establecer la recompensa. Pensé que si podía llegar a tiempo, la segunda temporada del programa podría basarse en The Long Knives y lo es. Entonces, como no he publicado un libro desde 2017, ahora están llegando en masa porque no he hecho nada durante el encierro aparte de escribir.

¿Qué te trajo a la historia transgénero de la novela?
Simplemente pensé que eran aguas tan interesantes para explorar. Todos nos hacemos preguntas fundamentales sobre la identidad ahora que las cosas que solían definirnos se desvanecen. Es complejo, es una cosa de imágenes en movimiento. No sabes qué distracción es taparnos la garganta políticamente: si las mujeres trans participan en atletismo, o si están prohibidos, eso no cambiará el hecho de que mucha gente se va a morir porque todo el mundo se jode. con sus facturas de calefacción durante el invierno. Obviamente son aguas difíciles para meterse porque todo se ha vuelto muy ruidoso. Teníamos un asesor trans en el libro y lo temía. Pensé que iba a ser otra capa de censura. Pero fue increíblemente instructivo. He aprendido mucho.

Me gusta desafiarme, aburrirme, fastidiarme e irritarme cuando escribo

¿Ha cambiado algo en el libro?
Algunas cosas han cambiado. Hay algunas cosas en las que me equivoqué; Me alegra que me corrijan. Otras cosas [other responses] fueron bastante positivos. Fue bueno haber entendido la motivación de lo que estaba haciendo.

¿Qué te atrae del abuso sexual como tema en tu trabajo?
Me gusta desafiarme, molestarme, molestarme e irritarme cuando escribo. Esa es realmente la motivación: forzarme a mirar cosas que no se ven en la ficción, o que se ven de una manera muy mundana desde la posición divina del autor, en lugar del punto de vista de las personas realmente involucradas. , que a menudo se reducen a simplones bárbaros sin raíces en su comportamiento.

Sin embargo, como la mayoría de sus novelas recientes, los cuchillos largos es una especie de comedia.
Tiendo a usar el humor para hacer que el lector se detenga. Si está obligando a las personas a ver material potencialmente intolerable, debe darles espacio para reiniciar; puede mostrar tanta oscuridad como sea posible siempre que busque a tientas el interruptor de la luz.

La trama no siempre ha impulsado tu ficción como lo hace ahora.
No, he aprendido a hacer esto con los años. No sabía cómo escribir una novela cuando escribí Trainspotting. Tenía estas historias sueltas que parecían dirigirse a alguna parte; el principio era demasiado acerca de cómo se engancharon, así que lo corté y fui directamente a su mundo y terminé con un final de atraco que pensé que era dramático. Luego fui a The Acid House, más historias. Marabou Stork Nightmares fue mi primer intento de una novela convencional, pero resultó ser bastante experimental. Solo estaba jugando con esos primeros libros. Probablemente fueron los mejores, porque luego aprendes a escribir y terminas escribiendo como todos los demás. [laughs].

La historia dice que Avistamiento de trenes Booker iba a ser preseleccionado en 1993 hasta que dos jueces amenazaron con renunciar. ¿Alguna vez has pensado en lo que podría haber sido?
Probablemente lo que pudo haber sido es que pudo haber sido una mierda. No puedo pensar en un escritor británico de clase trabajadora que haya ganado el Premio Booker. no ha funcionado [James] Kelman mucho bien.

¿Qué has leído recientemente?
Lo último de la serie The Secret DJ, que me gusta mucho. Empecé a pinchar compulsivamente de nuevo este año y estos son solo DJs hablando de cómo entraron en el negocio. Acabo de terminar Mrs Caliban de Rachel Ingalls, que me encantó, es algo rara y genial. La otra cosa que me gusta son Poèmes et autres verses de Stéphane Mallarmé. [in an Oxford World’s Classics translation by EH and AM Blackmore]. No puedo leer francés y me encanta cómo hay francés al otro lado del inglés.

¿Qué novelas te han inspirado?
La trilogía Sword of Honor de Evelyn Waugh me influenció mucho; a pesar de que los personajes tenían un trasfondo completamente diferente al mío, encontré que la psicología del schadenfreude masculino y la competitividad estaban muy bien observadas. Un impulso de fondo [to wanting to write] proviene de los grandes libros escoceses que hicieron que todos dijeran, ¡guau!, eso es increíble: Laidlaw de William McIlvanney, The Busconductor Hines de Kelman, Lanark de Alasdair Gray, The Trick Is to Keep Breathing de Janice Galloway. Pero muchas de mis cosas provienen de escuchar a la gente gritándose unos a otros en las colas, en los pubs, en los autobuses; No conduzco, así que el transporte público es un lugar realmente fabuloso para recoger referencias. Cuando tomaba el metro elevado para ir a los juegos de béisbol en Chicago, escuchabas a la gente rapear entre ellos y yo lo traducía al escocés, pensando, bueno, así es como hablaría la gente si fuera a Tynecastle o Easter Road o lo que sea. .

¿Alguna vez has tenido la tentación de escribir una autobiografía?
Tengo dos equipos de documentales siguiéndome a todas partes, así que lo último que necesito es una autobiografía. Hasta cierto punto, tienes que ser egoísta para ser artista, pero no estoy realmente interesado en mirarme a mí mismo desde afuera. Mi esposa dice: “Eres raro; eres un extraterrestre, básicamente» y realmente no quiero mostrarle al mundo mi maldita rareza, ¿sabes? Sin embargo, estas cosas te sorprenden. Por ejemplo, siempre pensarías que Trainspotting sería una novela muy autobiográfica y algo así como The Sex Lives of Siamese Twins, con estas dos narradoras estadounidenses mucho más jóvenes, sería diferente. Luego, cuando mi ex esposa lo leyó, dijo: «Estos personajes se parecen más a ti que cualquier otro personaje que hayas escrito en tu vida». No te das cuenta de que cuando escribes, siempre te ves raro.

Deja un comentario