Kate Clanchy ‘parts company’ con el editor después de una fila de discriminación | Libros

Kate Clanchy y su editor Pan Macmillan ya no trabajarán juntos, y la distribución de todos sus títulos cesará, luego de las críticas generalizadas el verano pasado de su libro Some Kids I Taught and What They Taught Me.

Los lectores recurrieron a Goodreads y Twitter para señalar tropos raciales y descripciones capaces en el libro premiado de Orwell sobre la experiencia de Clanchy como maestra. Por ejemplo, un niño fue descrito como «tan pequeño y cuadrado y afgano con su nariz grande y bigote prematuro», mientras que dos estudiantes con autismo fueron llamados «compañía discordante».

Tras las quejas, Clanchy emitió una disculpa en agosto y anunció que su editor le había dado la oportunidad de reescribir partes del libro.

Sin embargo, en una declaración conjunta de Clanchy y Pan Macmillan publicada en Bookseller el jueves, se reveló que los planes para la versión revisada, que debía publicarse en el otoño de 2021, ahora se han descartado.

«De mutuo acuerdo, Pan Macmillan y Kate Clanchy han decidido separarse», decía el comunicado.

«Pan Macmillan no lanzará nuevos títulos o ediciones actualizadas de Kate Clanchy, y cancelará los derechos y cesará la distribución de Some Kids I Taught y What They Taught Me y sus otros trabajos».

«Pan Macmillan desea a Kate Clanchy todo lo mejor para el futuro».

Esto significa que Friend: Poems by Young People, una antología del trabajo de los estudiantes de Clanchy, ya no será publicada por Pan Macmillan en marzo como estaba previsto.

Los debates sobre el trabajo de Clanchy y cuestiones más amplias sobre la sensibilidad en la industria editorial se reavivaron en diciembre cuando Clanchy escribió un artículo para la revista Prospect titulado «Ostracized, Disinvited, Cancelled: What It’s About» is only to be canceled. Esto siguió a un artículo de Telegraph sobre la «crisis» de la ficción literaria, en el que el editor de Pan Macmillan, Philip Gwyn Jones, expresó su «pesar» por la forma en que él y sus colegas habían manejado las críticas iniciales del libro de Clanchy. “No hemos sido lo suficientemente claros en nuestro apoyo al autor y sus derechos”, dijo al periódico, y luego se disculpó por los comentarios en Twitter.

Después de que surgieran las primeras quejas sobre Some Children I Taught y What They Taught Me en agosto, escritores como Philip Pullman y Amanda Craig salieron en defensa de Clanchy, mientras que tres de los críticos del libro, Chimene Suleyman, Monisha Rajesh y Sunny Singh, fueron víctimas de abusos racistas. usuarios de redes sociales. Esto condujo a una carta abierta en su nombre, que fue firmada por más de 1000 personas.

Los eventos provocaron una invitación abierta firmada por los autores Nikesh Shukla y Yara Rodrigues Fowler, entre otros, quienes propusieron la formación de un grupo que «cambiaría la industria editorial del Reino Unido para mejor».

“Los escritores y trabajadores frustrados por la injusticia en la publicación deberían unirse a un sindicato y organizarse”, dijo Rodrigues Fowler a libromundo. “Es la única manera de cambiar la industria. La historia nos muestra que pedir cortésmente a las corporaciones con fines de lucro que cambien nunca funciona, pero construir poder colectivo sí.

Deja un comentario