La mejor ficción traducida reciente: resumen de reseñas | Ficción en traducción

The Penguin Book of French Short Stories (vol 1) Editado por Patrick McGuinness Penguin Classics

El libro pingüino de cuentos franceses (tomos 1 y 2), editado por Patricio McGuinness (Penguin Classics, £ 30 cada uno)
Es difícil imaginar una mejor introducción a la literatura francesa que este glorioso tomo de ficción breve en dos volúmenes, que reúne a 84 autores en casi 900 páginas, que van desde el siglo XV (Philippe de Laon, Marguerite de Navarre) hasta anteayer. (Marie NDiaye, Virginie Despentes). Hay muchos viejos favoritos: la corrupta historia de amor de Vivant Denon No Tomorrow, A Simple Heart de Flaubert, el aterrador The Horla de Maupassant, obras maestras sobresalientes. Los aspectos más destacados entre las historias modernas incluyen la historia ballardiana de Charles Danzig de un hombre moribundo que sale a la carretera («La carretera es correcta. Me ayudará a ser más perfecto»). Hay una agradable alegría en todo momento, como en la exquisita El viaje de invierno de Georges Perec, o en la cínica Muerte por publicidad de Émile Zola, donde un hombre que cree todo lo que lee, incluidos los críticos de libros, decide comprar «solo los libros descritos como ‘obras maestras excepcionales'». ‘, reduciendo así sus compras a unos veinte libros por semana».

Idol, Burning de Rin Usami, traducido por Asa Yoneda Canongate

Ídolo en llamas de Rin UsamiTraducido por asa yoneda (canongate, £ 14.99)
Esta historia corta sobre el fandom tóxico ganó el prestigioso Premio Akutagawa de Japón para Escritores Futuros en 2020. (Su autor de 21 años de edad ganó 1 millón de yenes – £ 6,000 – y un reloj de bolsillo). Akari lo cuenta, un súper fanático del cantante de boyband Masaki Ueno, su oshi o ídolo. Ella escribe en un blog al respecto y se esfuerza por hacerse notar en su chat en vivo: la relación irremediablemente unilateral es «más que un núcleo: era mi columna vertebral», y se lleva la peor parte de otros problemas. Pero más tentador es el retrato de su héroe, visto solo en fragmentos: una estrella desde la infancia, ha sido noticia por golpear a un seguidor, luchando con el peso de millones de esperanzas proyectadas sobre él. Usami retrata con tanto éxito las consecuencias de la pura obsesión que cuando Ueno declara su deseo de volver a ser un ciudadano privado y Akari dice «Sabía que ese era el final», nos debatimos entre la tristeza y el alivio.

Mr Ma and Son de Lao She, traducido por William Dolby Penguin Modern Classics

Mr Ma and Son de Lao She, traducido por William Dolby (Pingüino Clásicos modernos, £ 9.99)
“Son terribles, los ingleses, pero a la vez, ¡tan admirables! Esta es la conclusión de Ma Wei, quien llegó a Londres en la década de 1920 con su padre para administrar una tienda de antigüedades cerca de la Catedral de St. Paul. En esta divertida y encantadora tragicomedia, el prejuicio de los londinenses contra los «astutos demonios extranjeros» se trata con ligereza satírica. Su casera renuente, la Sra. Wedderburn, lee las Confesiones de los comedores de opio inglés de De Quincey para «tener un tema de conversación adecuado listo», y borda un carácter chino en el sombrero de su hija que dice que significa «hermosa pero en realidad dice» gordo bastardo «. La novela, publicada por primera vez en 1929, hierve de actividad, desde una pelea con el hijo de un vicario en un restaurante chino hasta un acercamiento inesperado entre el Este y el Oeste («Miró al Sr. Ma… y lo besó de lleno en los labios») bajo la influencia del espíritu navideño.

Un silencio compartido por Lalla Romano, traducido por Brian Robert Moore Pushkin

Un silencio compartido por Lalla RomanoTraducido por brian robert moore (Pushkin, £ 10.99)
Cuando un libro es elogiado por tres de los más grandes escritores italianos del siglo XX, Giorgio Bassani, Italo Calvino y Natalia Ginzburg, prestas atención. La novela de Lalla Romano, publicada por primera vez en 1957 y nunca traducida al inglés, cuenta la historia de dos parejas que comparten una casa rural durante la Segunda Guerra Mundial. Uno, Paolo, es un guerrillero oculto y sufre una misteriosa enfermedad. “Mi talento no es específicamente narrativo”, escribe Romano en un epílogo, y es cierto que no hay mucha acción –Paolo se aventura afuera, una vaca pare, cae el invierno y se intensifica el silencio de la nieve. Pero fuera de la casa, la guerra -«que sucede como ninguna otra»- continúa de fondo, ya través de breves escenas y diálogos dispersos, Romano logra crear una atmósfera de estasis, de anticipación y culpa. Los personajes saben que no están haciendo lo suficiente para ayudar, pero no pueden alejarse de su santuario.

Deja un comentario