La reseña de Les Merveilles de Elena Medel – un retrato poético de la feminidad española | Ficción en traducción

Hay dos historias en esta novela, pero cada una ha sido recortada y los dos conjuntos de fragmentos se han mezclado. Forman una imagen compuesta tan frustrante y tan llena de brillantes momentos de iluminación como esas vidrieras de iglesia donde los restauradores han vuelto a ensamblar los fragmentos dejados por los garrotes de los iconoclastas, formando un collage de piezas no relacionadas. Aquí, las manos de un santo extendidas en señal de bendición; allí la mueca burlona de un demonio con bozal; una dispersión de piezas de ropajes cuidadosamente ejecutadas; por todas partes destellos de cielo, tierra, colores brillantes.

La autora española Elena Medel es poeta y tiene una preferencia poética por el momento significativo sobre la narrativa sostenida. En su primera novela, nos ofrece viñetas de dos mujeres que se mudan a Madrid en busca de un nuevo comienzo. María es la abuela de Alicia, pero no se conocen. En el último tramo se encontrarán, sin saberlo, durante el paro de mujeres de 2018, para luego pasar de largo. Sus vidas se hacen eco: ambos abandonan la ambición, están exhaustos por trabajos de baja categoría, ambos están emocionalmente contentos con hombres mediocres, pero también son polos opuestos.

Suscríbase a nuestro boletín Inside Saturday para obtener una mirada exclusiva entre bastidores a la realización de las historias más importantes de la revista, además de una lista seleccionada de nuestros aspectos más destacados semanales.

María es «un corazón sencillo» – poco exigente, amable, paciente. Alicia es resentida, reservada, impulsada por el desprecio por los demás y por ella misma. La historia de María es una parábola feminista: una niña sin culpa, seducida y explotada, finalmente encuentra el respeto por sí misma en la mediana edad como cofundadora de un grupo de mujeres. La historia de Alicia es más oscura: una chica demasiado privilegiada recibe una recompensa horrible y se cierra emocionalmente, eligiendo un trabajo adormecedor sobre cualquier cosa que pueda despertar su mente inteligente y enojada, y rechazando el amor a favor de la promiscuidad sexual.

Sus historias entrelazadas se cuentan en una variedad de voces poco confiables y fuera de orden cronológico. Como adulta, se sabe que Alicia sueña todas las noches con un cuerpo colgado, que se balancea horriblemente, mucho antes de descubrir que su padre se ahorcó, e incluso mucho antes de enterarse de que la propia Alicia, recién salida de la escuela secundaria, fue colgada de una clavija de un viga del techo del gimnasio por niños que la odiaban por su arrogancia. El tiempo se pliega y se repliega sobre sí mismo. Vemos a ambas mujeres aguantar las debilidades de sus hombres antes de verlas conocer a esos hombres. Solo conocemos de forma oblicua, y en un orden confuso, la historia de vida de la mujer del medio, Carmen, que es hija de María y madre de Alicia, y que fue abandonada por ambas.

El efecto de esta fragmentación es convertir la vida de estas mujeres individuales en una imagen colectiva de la feminidad de la clase trabajadora española. Con ligeros toques, Medel transmite un cambio gradual pero enorme. El tío abuelo de Alicia recuerda cuando su barrio en Córdoba no tenía alcantarillado. Dos mujeres hablan sobre trabajos de limpieza de oficinas y votan por el comunismo mientras hacen fila para orinar en el baño de un bar. La expansión del sistema de transporte público de Madrid se siente profundamente, no desde la perspectiva de la planificación urbana, sino en el dolor de pies y espalda de las mujeres que viajan después de un turno de noche, en autobuses que las dejan lejos de casa, con una caminata aterradora aún por hacer. por calles mal iluminadas con demasiadas puertas oscuras.

El libro funciona mejor como una secuencia de cuentos. Los pasajes en los que Medel nos transporta rápidamente a través de los años se vuelven confusos, pero cuando disminuye la velocidad y afina su enfoque, brillan incidentes particulares. La anciana que cuida María quiere llevar un vestido especial para el día de su santo. Su relación se retrata con una delicada apreciación de su complejidad: el patetismo, el aburrimiento, la ternura y la exasperación. Finalmente abotonada con su vestido rojo, la anciana muere. El general Franco también está muerto y goza de buena salud. Todos fueron a verlo; eventualmente María encuentra otro sirviente para ayudarla. Las dos mujeres se identifican con los nombres y domicilios de sus patrones: “Soy hija de doña Sisi del 3er piso. Encargados de la gestión de la vida y la muerte, siguen siendo demasiado poco importantes, incluso para ellos mismos, como para merecer una presentación adecuada.

Este es un libro que escapa al resumen casual. Se trata de la pobreza, pero la naturaleza de Alicia está distorsionada por ser relativamente rica. Se trata de feminismo, pero los dos personajes más sagrados son hombres: el hermano de María, Chico, criando al bebé que ella no puede mantener, sacrificando sus propias esperanzas universitarias y una carrera como maestro; su amante Pedro, arruinando sus posibilidades con ella por ser tan consistentemente amable con sus indefensos padres ancianos y su hermano enfermo mental.

Como la sociedad que describe, la novela de Medel es dura. A veces es confuso. Se cae en generalizaciones sobre política sexual o capitalismo. Pero al igual que este vitral destrozado y rehecho, tiene una estructura audazmente ingeniosa y explosiones de belleza.

La colección de historias fabulosas de Lucy Hughes-Hallett es publicada por 4th Estate. The Wonders de Elena Medel, traducido por Lizzie Davis y Thomas Bunstead, es una publicación de Pushkin Press (£14,99). Para comprar una copia por £ 13.04, vaya a guardianbookshop.com

Deja un comentario