La revisión de los coleccionistas de libros de Daraya por Delphine Minoui – Una biblioteca secreta de la guerra | Libros de historia

[ad_1]

IComienza con una foto publicada en la cuenta de Facebook 'Humanos de Siria' en 2015: una imagen de dos hombres jóvenes (uno con una sudadera con capucha y el otro con una gorra de béisbol) de pie en una habitación sin ventanas rodeados de montones de libros. El título dice: "Biblioteca secreta de Daraya". Cuando la conoce, la periodista radicada en Estambul Delphine Minoui se queda paralizada al ver este "frágil paréntesis en medio de la guerra". ¿Quiénes eran estos jóvenes? ¿Qué estaban buscando?

En 2012, Daraya, a ocho kilómetros de Damasco, comenzó a ser sitiada por las fuerzas del gobierno sirio. Durante los siguientes cuatro años infernales, 40 jóvenes revolucionarios sirios se embarcaron en un proyecto extraordinario, salvando todos los libros que pudieron encontrar en las ruinas bombardeadas de su ciudad.

Hay algo atractivo en la idea del conocimiento como baluarte contra la fuerza bruta, y es una idea que inmediatamente resuena en Minoui. "La biblioteca es su fortaleza oculta de bombas", escribe. "Los libros son su arma de educación masiva".

Minoui localiza a Ahmad Muaddamani, el fotógrafo detrás de la imagen de Facebook y uno de los fundadores de la biblioteca. Daraya todavía está bajo asedio, por lo que sus entrevistas se están llevando a cabo en línea; Algunas de las descripciones más llamativas de Minoui presentan su conexión a Internet entrecortada. "Su imagen se estira y se deforma como un retrato de Picasso", escribe sobre su primera llamada de Skype. Más tarde, "Siempre que se pierde la conexión debido a la fuerza de una nueva explosión, su voz brota y salta, cubriendo mi oficina en Estambul con pequeñas palabras inconexas".

La biblioteca es su fortaleza escondida de las bombas. Los libros son sus armas de educación masiva.

Delphine Minoui

Minoui, que es francesa e iraní, ha ganado premios por sus reportajes sobre el Medio Oriente, pero por esta historia no puede viajar a Siria. "¿Cómo puedes describir algo que no puedes ver, que no has experimentado?" Ella se pregunta. Ella compensa la falta de acceso al campo con mucha atención y empatía.

Y con el tiempo, la guerra comienza a sentirse no tan lejana. En noviembre de 2015, Minoui se encontró llamando desesperadamente a sus amigos y familiares en París después de enterarse ataques contra la sala de conciertos Bataclan y el Stade de France. Ella se estremece al descubrir que "la violencia ha llegado a mi ciudad natal", el "refugio invencible, donde recargaré mis baterías entre misiones difíciles que cubren guerras, revoluciones y crisis políticas". De repente, las líneas se vuelven borrosas. Luego, una mañana en Estambul, cuando Minoui y su hija Samarra, de cuatro años, se dirigían a su sesión semanal de narración de cuentos en el Institut français, un atacante suicida provoca una explosión en las afueras de la entrada del instituto. Minoui arrastra a Samarra al interior, buscando refugio entre los libros. La simetría es extraña.

En el transcurso de varios meses de conversaciones con Muaddamani y sus amigos, se confirma la intuición inicial de Minoui, que los libros les ofrecen una forma vital de escape espiritual. Antes de la revolución, Muaddamani estudió ingeniería, le encantaba jugar al fútbol y tenía poco tiempo para leer. La guerra cambió todo eso. "Los libros son nuestra forma de recuperar el tiempo perdido, de eliminar la ignorancia", dice el codirector de la biblioteca, Abu el-Ezz. Cuando Minoui le pregunta a otro joven con el que está hablando, un rebelde armado, por qué recurrió a los libros, él le dice: "Fue entonces cuando me di cuenta de que la guerra podría durar años. Es franco: "La lectura nos recuerda que somos humanos".

Delphine Minoui ha ganado premios por sus reportajes sobre Oriente Medio.
Delphine Minoui ha ganado premios por sus reportajes sobre Oriente Medio. Fotografía: Joel Saget / AFP / Getty Images

Daraya nunca tuvo una biblioteca pública bajo Bashar al-Assad, por lo que la recuperación de la literatura también fue un acto político y cívico. Después de que se descubriera el primer escondite de libros entre los escombros de una casa despejada, decenas de voluntarios se movilizaron para recuperar más títulos. En pocas semanas, la biblioteca tenía 15.000 volúmenes. Los bibliotecarios siempre se han cuidado de escribir el nombre del propietario original de cada libro en su primera página; no descartan la posibilidad de que alguien vuelva a reclamarlos algún día.

Los títulos más populares van desde libros de autoayuda de Tony Robbins y Stephen Covey hasta clásicos árabes como Kitāb al-’Ibar (El libro de lecciones) del historiador tunecino del siglo XIV Ibn Khaldun, o los versos románticos del poeta sirio Nizar Qabbani. La biblioteca también se convierte en un lugar de reunión: para lecciones de inglés, para conferencias y debates sobre democracia y revolución y, a veces, para bailes y proyecciones de películas. Es una barricada vital para estos jóvenes revolucionarios, pero no impenetrable. Cuando el asedio se intensifica, el búnker del libro finalmente es atacado. El wifi se está volviendo una rareza, las largas llamadas de Minoui se reducen a mensajes temporales de WhatsApp, y comienza a detectar la derrota y la depresión en los hombres jóvenes.

Las cosas llegaron a un punto crítico en el verano de 2016, cuando el régimen de Assad intensificó su ataque. Un coleccionista de libros muere y, después de que helicópteros del régimen arrojaran napalm sobre Daraya en agosto, los demás huyeron. Esta no es la historia que estos hombres imaginaron, ni la que Minoui pretendía contar. "¿Por qué escribir? ¿Con qué fin? ", Pregunta." Si tan solo pudiera anticipar lo que sucederá a continuación, con la esperanza de que sea menos trágico, y después de un evento feliz poner el último período ". No todas las historias tienen un final feliz, pero necesitamos uno, de todos modos.

Los coleccionistas de libros de Daraya de Delphine Minoui, traducido por Lara Vergnaud, es publicado por Picador (PVP £ 16,99). Para solicitar una copia, vaya a guardianbookshop.com. Pueden aplicarse cargos por envío.

[ad_2]