Las cinco heridas de Kirstin Valdez Quade revisión: una familia con cruces que soportar | ficción

The Five Wounds nació en 2009, como una historia en el New Yorker. A medida que se acerca la Pascua, en un pueblo de Nuevo México, Amadeo, un alcohólico sin trabajo de 33 abriles que vive con su superiora, se prepara para ser Jesús en una pasatiempo ritual de la crucifixión. Lleva la cruz y tiene las manos clavadas frente a la multitud que lo observa, incluida su hija Santo, de 15 abriles, que está encinta de ocho meses.

Su editor le preguntó si había considerado convertir la historia en una novelística; pensó que había terminado, pero se encontró volviendo a la misma dinámica habitual una y otra vez. Así es como Las cinco heridas regresa como una novelística completa sobre tres generaciones que luchan por la redención que Amadeo indagación y pierde dramáticamente en la cruz. Quade retoma su historia con la reacción frustrada de Angel en presencia de la exhibición de su padre: lo que positivamente necesita es un padre que positivamente pueda ayudarla, no gestos vacíos. ¿Cómo sostendrá al bebé con los agujeros en las manos?

Las Penas Village puede ser ficticio, pero los problemas que están experimentando sus familias latinas son demasiado reales

En verdad, todavía puedes notar las costuras entre la historia diferente y el resto del volumen. Pero una vez que estás interiormente, positivamente estás metido, ya que Quade está apretando los tornillos (¿martillando los clavos?) En todos sus personajes en apuros. El pueblo de Las Peñas puede ser ficticio, pero los problemas que enfrentan sus familias latinx son muy reales: Vidas se están rompiendo, lenta o repentinamente, por el desempleo, el alcaldada, la conducción bajo los artículos del pimple y la suma a las drogas (hay una crisis de heroína en la comunidad, como si el pimple no fuera suficiente: “es un genocidio y lo estamos haciendo nosotros mismos”).

Los intentos de Amadeo de convertirse en un mejor padre e hijo son a menudo atroces: sus planes de enriquecerse reparando parabrisas rotos con un kit que compró luego de ver un infomercial le dan un optimismo insufrible e infeliz de un personaje de Arthur Miller. Mimado por Yolanda, su sufrida superiora, nunca aprendió a hacerse cargo de su vida.

Pero cada gestación de esta familia tiene su propia cruz que cargar, por así decirlo. Yolanda descubre que tiene un tumor cerebral, que mantiene en secreto, con una error de confianza en la capacidad de su familia para sobrellevarlo que crece de guisa tan constante como el crecimiento canceroso. Angel es el corazón cálido del volumen: una creación incontenible, intensamente enfocada en dejar la escuela, congratular una vida mejor a su hijo y rebosante de coito, pero que todavía vibra con todas las incertidumbres habituales de la adolescencia. Asiste a una clase para adolescentes en demora, donde se enamora de su maestra (blanca, clase media), Brianna, y de una compañera problemática y carismática indicación Lizette. Se producen enfrentamientos, desdibujados por la relación de Brianna con Amadeo, un molinete inesperado de los acontecimientos para el que Quade encuentra un ímpetu elegante y persuasivo.

De hecho, con su historia viene una válido sensación de horrible inevitabilidad: cada mala osadía se ha investigado y se ha hecho muy existente. Estás totalmente en estos personajes y en su mundo, soñando con una vida mejor, como ellos. Después de un manifestación moroso, The Five Wounds se transforma en una historia inmersiva y propulsora que toma en cuenta con sensatez el efectivo costo de la redención.

Las cinco heridas de Kirstin Valdez Quade es una publicación de Serpent’s Tail (£ 16,99). Para apoyar a Guardian y Observer, solicite su copia en guardianbookshop.com. Pueden aplicarse cargos de remisión

Deja un comentario