Lo que puede ver desde aquí por Mariana Leky revisión: un tónico en estos tiempos difíciles | Ficción en traducción

El okapi vive en la República Democrática del Congo, su cuerpo rojizo brillante se eleva desde las patas de cebra. Es una presencia poco probable en el oeste de Alemania, pero no es por eso que Selma se confunde cuando ve uno, vagando tranquilamente por los bosques de Westerwald en sus sueños. Selma tiene miedo porque cada vez que sueña con un okapi, cierto muere.

Los rumores y las supersticiones suenan menos a florituras que a verdades en medio de los bosques y prados de Westerwald.

What You Can See from Here se ha convertido en un engendro desde su publicación en 2017, vendiendo más de 600.000 copias solo en Alemania. Esta traducción revela un vademécum cálido y cotilla que, a pesar del extraño visitante insólito, tiene un enfoque muy restringido, sus luceros fijos en una pequeña comunidad en un pueblo sin nombre, su drama salpicado de nigromancia realista.

En su corazón está Luisa, la cariñosa nieta de Selma. La matriz de Luisa está envuelta en su floristería y tiene un romance con la heladería, y su padre está obsesionado con su psicoanalista. Entonces Luisa se apoya en otros: la devota Selma, la ingeniosa óptica, y su amigo Martín, que sueña con ser levantador de mancuerna.

La visión de Selma y sus sombrías secuelas destroza a Luisa, pero la vida continúa. Se enamora de un extraño, encuentra un trabajo y adquiere un galgo repugnante y aparentemente sin perduración. Su padre fue a Nueva Zelanda, Islandia y Perú, pidiendo a las amas de casa que «dejaran entrar a más clan». El mundo, por supuesto, llega a la pueblo de todos modos: hay pequeños robos y negocios fallidos, confesiones de acto sexual y actos de boicot.

La extrañeza rara vez está allá. La cuñada de Selma, Elsbeth, está afligida por duendes parlanchines y afirma tener remedios para los dolores de muelas, las verrugas y la crimen. Incluso los personajes más pragmáticos escuchan voces y dan fe a las profecías. Hay indicios de realismo mágico, así como una buena dosis de los hermanos Grimm, y la prosa clara y directa de Leky otorga el mismo peso a lo corriente y lo increíble. El resultado es que los eventos mundanos (el despeñadero de las patatas fritas y los licores de chocolate, un sobre tan delgado que su portador puede percibir la carta debajo) adquieren una pátina de mito, mientras que los rumores y las supersticiones parecen menos adornos. Solo verdades que florecieron en medio de los bosques y prados del Westerwald.

Algunos de los actores de Leky dan sentido a este rico y muchas veces cruel mundo a través de aforismos, budismo o psicoanálisis; otros están de mal humor. Es una mezcla que evita que What You Can See from Here se sienta demasiado folclórico, a pesar de su excentricidad. En cambio, Leky sigue a su comunidad con amoroso desapego, a medida que la perduración endurece su espalda y embota sus manos, y una nueva concepción madura. A diferencia del voluble padre de Luisa, la gratificante novelística de Leky sigue buscando en un solo ocasión y descubre la angustia, el humor y la camaradería, un tónico lúcido en tiempos difíciles.

What You Can See from Here de Mariana Leky, traducido por Tess Lewis, es publicado por Bloomsbury (£ 8,99). Para apoyar al Guardian y al Observer, solicite su copia en guardianbookshop.com. Pueden aplicarse cargos por emisión.

Deja un comentario