Love Me Tender de Constance Debré reseña – sexo que borra el yo | Ficción

«Mi madre falleció hoy. O tal vez ayer”: el famoso comienzo irónico de El extraño de Albert Camus. Love Me Tender arranca en un tono igualmente desprovisto de afecto, con una declaración aún más impactante: «No No veo por qué el amor entre una madre y su hijo debe ser diferente de otros tipos de amor. Por qué no se debe permitir que dejemos de amarnos. Un hijo puede perder el interés en su madre, pero que una madre rompa las relaciones. con su hijo es un sacrilegio.

Excepto que Constance (Love Me Tender es una autoficción) no abandonó a su hijo, Paul, deliberadamente. Su relación es una víctima de su sexualidad. En su vida anterior, fue esposa y madre parisina, abogada, buena chica. Cuando ella dejó su matrimonio de 20 años, se estableció la custodia compartida de buen carácter. Soltera, Constance pasó por una serie de cambios. Se cortó el pelo, se puso ropa de niño, se hizo un tatuaje de «hijo de puta» en el estómago. Pasaba sus días escribiendo una novela y sus noches persiguiendo chicas. Pero ella seguía siendo una madre amorosa. Al menos lo era hasta que le dijo a su ex esposo, Laurent, que era lesbiana y él respondió tomando la custodia de su hijo de ocho años.

Paul te odia, dice mintiendo. Las visitas se detienen. Pasan las semanas, un muro de silencio en Berlín. Después de seis meses, Constance pide el divorcio y la custodia compartida, solo para recibir una declaración que la acusa de incesto y pedofilia. Incluye pasajes de novelas de la estantería de Constance, de escritores de vanguardia como el Marqués de Sade, Jean Genet y Georges Bataille. El abogado lee pasajes de estas ficciones como si se aplicaran directamente a la vida de Constance. En respuesta, el juez otorga a Laurent la custodia exclusiva mientras que Constance recibe visitas supervisadas por expertos. Una hora cada 15 días. Próxima audiencia, dos años.

Como hija de una madre lesbiana, leí el relato tenso y sencillo de Constance de esos dos años suspendidos como una historia de terror, una pérdida de pesadilla de autonomía y control, una ruina deliberada del amor debido a los prejuicios y la maldad. Al mismo tiempo, hay un placer innegable en la forma en que reacciona, su poderosa descarga de sentimientos, su sensación de traer un rifle automático de vuelta a su pasado. Desmantela los vestigios de «su vida heterosexual», reduciendo sus días a un ciclo espartano y disciplinado de natación, escritura, bares y chicas, a la espera de que las cosas cambien. «De ahora en adelante», escribió, «soy un vaquero solitario».

Debré es una de las voces más compulsivas que he leído en años

Es una ocupación deliberada de lo masculino. Estética ruda, sin sentimientos aquí. Constance es una forajida con chaqueta de cuero que roba comida de los supermercados Franprix. Tira sus libros y su ropa, abandona su apartamento, abandona toda parafernalia de comodidad o feminidad. Los elementos crudos de sus días se describen en listas implacables: el contenido de un subarriendo, el cuerpo de un amante, los encuentros vacilantes y humillantes con Paul.

Debré favorece las oraciones largas y extensas, a veces de una página o más, separadas por comas en fragmentos declarativos, declaraciones de hechos planos e indiscutibles. Control total, con el caos total detrás de ti. «El mundo se convierte en un esqueleto sin carne». Es una de las voces más compulsivas que he leído en años.

El sexo es una forma de borrar el yo. “Chicas, chicas, más chicas. Subo la dosis para sentir el mismo efecto… Como un presidiario que cuenta los días, los tacho, hago listas, dibujo una cuenta atrás en la pared. Entre sus virtudes, Love Me Tender es una gran novela crucero, un relato forense de la adicción al sexo y las heridas que en ella pueden acechar, que al mismo tiempo se niega a negar los placeres que se obtienen al separar lo erótico de lo romántico.

Es también una visión de la vida queer que nada tiene que ver con la identidad, el matrimonio o los nuevos ritos homonormativos. Es raro en la vieja escuela transgresora de No Future de Lee Edelman; queer como un rechazo de la conformidad y la seguridad, que revela a “la familia” como un dispositivo para acumular y transferir privilegios entre generaciones. Constance se niega a ceder, incluso mientras lucha por tener acceso a su hijo. «Así que sí, caminar sobre los tejados sin una red de seguridad es como me gusta». Ella elige la libertad. Y qué precio paga por ello.

El último libro de Olivia Laing, Everybody, es publicado por Picador (£20)

Love Me Tender de Constance Debré (traducido por Holly James) es una publicación de Tuskar Rock (£ 12,99). Para apoyar a libromundo y The Observer, solicite su copia en guardianbookshop.com. Se pueden aplicar cargos de envío

Deja un comentario