Martin Amis: «El estilo no es algo que apliques después» | Martín Amis

Martin Amis, de setenta y uno años, es autor de quince novelas, 2 compilaciones de cuentos y 7 libros de no ficción, incluyendo una memoria, Experience. Su último libro de bolsillo, Inside Story, es una «autobiografía falsa», de manera vaga centrada en el tema del narrador con una escolta llamada Phoebe Phelps. El New York Times lo llamó «un compuesto atractivo y también inestable de realidad y ficción … que incluye ciertos mejores escritos de Friends hasta la data». Me charló por teléfono desde su casa en Brooklyn, donde vive desde dos mil once con su esposa, la escritora Isabel Fonseca.

¿Por qué diseñaste Dentro de la historia como una novela más que como una secuela directa de Experiencia?
Es un libro muy solipsista: para que sea interesante de redactar, precisaba darle un tanto de juego a la imaginación. Phoebe Phelps es una suerte de antología de mujeres que he conocido, mas está cien% maquillada.

La historia se ocupa de una carta, mandada el doce de septiembre de dos mil uno, en la que Phoebe afirma que tu padre no es Kingsley Amis. mas Philip Larkin …
Tuve que inventar una crisis de identidad, jamás tuve una, y pensé que había de ser sísmica, como lo fue el once de septiembre. Si tienes mi edad, tuviste la Guerra Fría, mas nada que esté implicado personalmente, como el once de septiembre implicó a todos personalmente, en el sentido sicológico, en el sentido sensible. Sentí que descubrir que alguien más era tu padre coincidiría aproximadamente con esos sentimientos de tener que dudar de todo lo que habías asumido ya antes.

A medida que avejenta, recurre a la ficción histórica

Me preguntaba si escogió esta data de comienzo muy concreta para su crisis falsa de dudas debido a la naturaleza de su contestación al once de septiembre, que dio forma a su imagen pública en esa temporada, en especial tras su entrevista de dos mil seis con Ginny Dougary. [in which Amis said “there is a definite urge… to see Muslims suffer until they get their house in order”]…
Bueno, hubo una racha desapacible [at that time], y efectivamente lamenté haber dicho lo que dije; Ya a media tarde de ese día, dejé de pensar en lo que afirmaba. Obviamente, el castigo colectivo está descartado por definición: era el género de cosas que uno afirmaba al final de una larga entrevista sin tener tiempo para aclararse. Pero jamás ha sido una enorme convulsión en mi vida. Una amenaza de muerte y mucha charla. No fue verdaderamente una cancelación.

Dentro de la historia mienta que trabaja en una ficción corta sobre la raza en los Estados Unidos. ¿Qué te atrajo de este tema?
Fui a la escuela en Estados Unidos cuando tenía 9 años con un pequeño negro, Marty, que tenía mi edad. Le afirmé, deseas venir a tomar el té, y afirmó, no, no le agrado a tu mamá, por el hecho de que soy negro. Suficiente para cobijar el tema en mi psique, y ahora que vivo en Estados Unidos … a menos que vivas acá, no tienes idea de lo presente que está este sentimiento. [expressed by Marty] es para los negros de este país. Casi he completado 2 historias bastante largas, una sobre linchamientos y la otra sobre esclavitud inmediatamente antes de la Guerra Civil.

¿Planeas alguna historia sobre el presente?

No creo que lo haría. A la medida que avejenta, recurre a la ficción histórica, a la medida que se vuelve más inestable al intentar apresar el estado anímico actual. No me atrevería a decir de qué manera se van a sentir los negros en dos mil veintiuno. Me agrada que la realidad histórica esté sellada herméticamente, si bien, como afirmó Faulkner, el pasado jamás ha muerto, jamás ha muerto. ”Ni siquiera sucedió.

Una mención sorprendente de «las primeras obras de Elena Ferrante» es una de las Dentro de la historiaHay ciertas referencias a prosistas vivos. ¿Lees ficción moderna?
Leí a mis amigos, Zadie [Smith] y Nick Laird y Will Self y otros, mas no estoy atento a zutano de semejante, la nueva novela fenomenal del genio de veinticinco años, por el hecho de que es solo una forma antieconómica de dividir el tiempo de la lectura: Su cosas, no cierto en Will y Zadie, no han resistido la prueba del tiempo de la forma en que lo han hecho los chicos y chicas mayores. Podría continuar formando una parte del canon; podría desaparecer por completo. No deseo correr este peligro.

Todavía piensas que
JM Coetzee «no tiene talento», como afirmaste en 2010?
Nunca me animó lo que escribió: su prosa me semeja impresionantemente inerte. Si escribe «las gallinas vendrían a posarse en la casa» [a phrase that appears in Coetzee’s 1990 novel Age of Iron], está sencillamente fallecido. El estilo no es algo que se aplique más tarde; está arraigado en tu percepción, y los escritores sin esa lozanía de voz no me atraen. ¿Qué procuramos en un escritor de este modo? ¿Sus creencias? ¿Sus teorías? Fue Clive James quien afirmó que la originalidad es talento, ¿qué podría ser menos original que «las gallinas vendrían a dormir a casa»? Cae frente al primer obstáculo, en lo que a mí respecta.

¿De qué forma hallaste los últimos dieciocho meses?
No puedes ir a parte alguna, mas no fue tan bastante difícil para mí ni para mi esposa como lo fue para mis hijos, los más pequeños que se terminan de graduar de la universidad. Fue durísimo para ellos. Me falta la voluntad de acabar cualquier cosa; esa vieja apetito de hacerlo no semeja estar ahí. Probablemente no tenga nada que ver con la pandemia, es solo la edad. Solía ​​ser más veloz, prosa. Ahora es una batalla. No se trata de crear adverbios atractivos, se trata más de suprimir toda la fealdad que pueda hallar.

¿Qué has leído recientemente?
Solía ​​ver no ficción tal y como si viera westerns o bien desgarros del corpiño, no es mi género de cosas, mas la historia es mi pasión ahora. He leído mucho a Niall Ferguson: le agrada asombrar a los pensadores, mas es un pensador muy organizado.

¿Cuáles fueron sus experiencias de lectura formativa?
Tuve un impacto de reconocimiento cuando leí mi primera novela de Nabokov, mi primera novela de Saul Bellow, mas asimismo mi padre. He releído la mayor parte de ellos a lo largo de los últimos un par de años. Hay ciertos lugares sorprendentemente horribles en los que cede al prejuicio, que es el clisé de las emociones, mas en cuanto al resto es estupendamente espiritual. Algunas novelas que no hallé particularmente buenas, La gente que vive en la colina, El hombre verde, son excelentes. Recuerdo los placeres de la ficción en ocasiones, mas deseo más conocimiento; Siento que me quedo sin tiempo para la ficción.

Inside Story de Martin Amis es una publicación de Vintage (£ nueve con noventa y nueve). Para respaldar a Guardian y Observer, pida su copia en guardianbookshop.com. Pueden aplicarse cargos de envío

Deja un comentario