Maryse Condé: "Un autor inglés puede llegar al corazón de un niño caribeño" | Libros


Maryse Condé nació en Guadalupe en 1937, recibió su maestría y doctorado en literatura comparada en la Universidad Paris-Sorbonne y siguió una brillante carrera académica, convirtiéndose en profesora emérita de francés en la Universidad de Columbia en Nueva York También ha vivido en Guinea, Ghana y Malí, donde encontró inspiración para su éxito de ventas mundial. Segu. Condé recibió el Nuevo Premio de la Academia 2018 (el "Nobel alternativo"), mientras que su trabajo fue aclamado por Henry Louis Gates, Junot Dyoaz y Russell Banks, entre otros. Su última novela La maravillosa y trágica vida de Ivan e Ivana, explora temas como el racismo, el terrorismo y la desigualdad económica. Ella vive en el sur de Francia con su esposo y traductor, Richard Philcox.

¿Cuál fue la inspiración para tu última novela?
Cuando era niño, era más fácil entender el mundo. Ahora que soy viejo, no lo entiendo en absoluto, así que quería escribir sobre esta dificultad. Cuando eres un escritor antiguo, tiendes a pensar en ti mismo todo el día: tus padres, tu infancia. Decidí contar una historia sobre el mundo hoy, no ayer, a través de dos gemelos jóvenes, Ivan e Ivana. Otra inspiración fue el asesinato de Clarissa Jean-Philippe, una joven policía de Martinica, asesinada por Amedy Coulibaly, un terrorista en Malí, durante el ataque de Charlie Hebdo en París. Estaba molesto porque un hombre negro podía matar a una mujer negra y, por lo tanto, la teoría de la negligencia de Césaire, que afirmaba que todos los negros son hermanos y hermanas, ya no tenía sentido.

Usted dijo: "No podría escribir nada sin que tenga algún significado político". ¿Cómo te sientes en el momento político actual, con las manifestaciones mundiales contra el racismo? ¿Crees que vendrá el cambio?
Sí, espero que llegue el cambio. Creo que las cosas mejorarán, pero llevará tiempo. Algunas personas en Francia se quejan de la violencia de las manifestaciones de Black Lives Matter. Ocurren no solo en Estados Unidos, sino en todo el mundo. En Francia, la esclavitud tardó mucho tiempo en ser reconocida como un crimen de lesa humanidad. En el siglo XVIII, algunos científicos aún apoyaban la esclavitud y afirmaban que los negros eran inferiores y más cercanos a los animales y aún luchamos contra este malentendido. No es facil. Nosotros venceremos. Pero llevará mucho tiempo. Soy optimista a pesar de todo.

Cuéntame sobre tu activismo temprano …
Fui educado por padres que creían en Francia y estaban convencidos de que Francia era el mejor lugar del mundo. Mi padre solía decirnos:Oh, Francia es un país hermoso." Pero ahora entiendo algo que no querían enfrentar: nunca hablamos de esclavitud o colonialismo. Decidí que iba a aprender sobre temas que estaban ocultos para mí. Es muy difícil tener tu propia opinión y tu libre pensamiento cuando eres muy joven. Tienes que ser mayor, lo suficientemente fuerte y más maduro para creer que puedes cambiar el mundo.

Dijiste que no has publicado tu primera novela, Hémémakhonon, hasta que tenga casi 40 años porque "no confió (en usted) y no se atrevió a presentar (su) escritura al mundo exterior".
Cuando era niño, mis padres me mimaron mucho. Estaba ajeno al mundo exterior. Estaba convencido de que era una de las chicas más bellas del mundo y, sin duda, una de las más inteligentes, pero cuando vine a estudiar a Francia, descubrí que prejuicios de las personas. La gente pensaba que era inferior solo porque era negro. Tenía que demostrarles que tenía talento y mostrarles a todos que el color de mi piel no importaba; lo que importa es en su cerebro y en su corazón.

¿Hubo un punto de inflexión? punto en su desarrollo?
Cuando era estudiante en el Lycée Fénélon de París, me hice amiga de una de las chicas. Su padre, Jean Bruhat, era profesor de historia comunista en la Sorbona y me enseñó a confiar en mí. Me enseñó a mirar el mundo a través de los ojos de un colonizado y cómo Francia había creado Guadalupe en beneficio de la esclavitud y cómo se había erradicado a la población nativa amerindia.

¿Qué tipo de lector eras de niño?
Tenía 10 o 12 años cuando leí Las Cumbres Borrascosas. Un amigo de mi madre que sabía que me encantaba leer me dio el libro. Nunca había oído hablar de Emily Brontë. Era la primera vez en mi vida que un libro estaba cerca de mi corazón: mostraba el poder de la literatura de que puedes ser un autor inglés pero tocar el corazón de un niño caribeño. Hay un lugar muy desolado en Guadalupe con las ruinas de un ingenio azucarero y una casa de plantación que parece Las Cumbres Borrascosas y los páramos de Yorkshire. Cuando fui a decirle a la amiga de mi madre cuánto amaba el libro y quería ser escritora, ella respondió que la gente como nosotros no escribía. ¿Son estos negros, mujeres o personas de pequeñas islas? Eso nunca lo sabré.

¿Qué escritores te inspiraron?
Amo mucho a Marguerite Duras y amo a Simone de Beauvoir, Jean-Paul Sartre, Michel Foucault, Violette Leduc y Louis Aragon.

¿Qué libros hay en tu mesita de noche?
Ahora escucho audiolibros y recientemente disfruté de autores como Édouard Louis, Leïla Slimani y Alice Zeniter.

¿Cuál es tu rutina de escritura?
Ahora estoy dictando a un amigo mío porque mi vista es muy mala. Preparo todo en mi cabeza y dicto. Cuando mi amigo vuelve a leer los capítulos por mí, puedo corregir las partes que no me gustan. Escribir me llega como una fuerza que no puedo resistir.

La maravillosa y trágica vida de Ivan e Ivana por Maryse Condé (traducido por Richard Philcox) es publicado por World Editions (£ 12.99). Para pedir una copia, visite guardianbookshop.com. P&P gratis en el Reino Unido por más de £ 15