No ficción para ver en 2023 | Libros

El primer evento literario importante de 2023 sería la publicación de las memorias tan esperadas (OK, las opiniones pueden variar) del Príncipe Harry, Spare (Penguin, enero). Pero eso fue antes de cierto programa de Netflix de seis horas, después del cual parece muy poco probable que su esfuerzo literario contenga algo que aún no hayamos escuchado. Entonces, después de haber ahorrado solo el más breve de los pensamientos para su lívido editor, dirijamos nuestra atención a otras memorias por venir, en lo que promete ser un año excepcional para la autobiografía. En la parte superior de mi lista están Metamorphosis: A Life in Pieces de Robert Douglas-Fairhurst (Ciudad del Cabo, febrero), un relato brillante del mundo de un hombre inclinado tras un diagnóstico de esclerosis múltiple, y Good Girls: A Story and Study of Anorexia (4th Estate, abril) de Hadley Freeman, que hace lo que dice en la caja con todo el ingenio y la perspicacia habituales de su autor. Tengo muchas ganas de leer Two Sisters de Blake Morrison (Borough Press, febrero), un relato de las relaciones entre hermanos que se publicará 30 años después de su clásico ¿Y cuándo viste a tu padre por última vez?, mientras que los fans de otro poeta, Don Paterson, deberían buscar sus memorias, Toy Fights: A Boyhood (Faber, enero).

Varios libros de música excelentes se acercan a 2023. Disfruto de una primera prueba de Cuarteto: Cómo cuatro mujeres cambiaron el mundo musical (Faber, marzo), un relato de Leah Broad sobre las vidas y carreras pioneras de los músicos y compositores Ethel Smyth, Rebecca Clarke , Dorothy Howell y Doreen Carwithen; y, por supuesto, no veo la hora de ver Goodbye Russia: Rachmaninoff in Exile (Faber, junio) de nuestra propia Fiona Maddocks. Durante una larga carrera, Tony King fue reparador, confidente y musa de The Beatles, Elton John y Tom Jones, entre otros, y ahora ha escrito un libro sobre la gloria de todo: The Tastemaker: My Life With the Legends. y Geniuses of Rock (Faber, febrero). Arrangements in Blue de Amy Key (Cape, abril) no es estrictamente un libro de música, pero su autor, un poeta, utiliza el álbum Blue de Joni Mitchell como guía en un libro de memorias sobre el amor, la soledad y la vida inesperada. También nos divertiremos leyendo Masquerade, una nueva vida de Noel Coward de Oliver Soden (W&N, marzo), tan famoso por sus canciones como por sus obras de teatro.

Mi polémica del año es Hags: The Demonization of Middle-Aged Women de Victoria Smith.

Puede pensar que ya hay demasiada política en su vida en este momento. Pero permítanme susurrarlo de todos modos: parece probable que Johnson at 10: The Inside Story (Atlántico, abril), el nuevo libro de Anthony Seldon, coescrito con Raymond Newell, será apasionante, por no decir absolutamente horrible, leer . One Boy, Two Bills and a Fry-Up de Wes Streeting, el secretario de salud en la sombra (Hodder, August), es quizás mejor que las memorias políticas promedio, y espero con ansias This Is Not America: Why We Need a Different Conversation on Carrera de Tomiwa Owolade (Atlántico, junio). Ampliando el marco, William Dalrymple ya ha comparado A Stranger in Your Own City: Travels in the Middle East’s Long War (Hutchinson, marzo) del galardonado periodista Ghaith Abdul-Ahad con el clásico Dispatches de Michael Herr. Mi polémica del año es Hags: The Demonization of Middle-Aged Women (Fleet, marzo) de Victoria Smith, un libro que no podría ser más necesario (una espada y un escudo) en el clima actual.

¿Títulos que conectan con el arte y la imagen visual? En su último libro póstumo, Still Pictures: On Photography and Memory (Granta, febrero), la gran periodista Janet Malcolm repasa su propia vida a partir de 12 fotografías familiares: una lectura obligada para mí. También estoy deseando tener en mis manos copias de Ways of Life: Jim Ede and the Kettle’s Yard Artists de Laura Freeman (Cape, mayo) y Art Monsters: Unruly Bodies in Feminist Art de Lauren Elkin (Chatto & Windus, julio). ). La consoladora y hermosa All the Beauty in the World (Bodley Head, marzo) de Patrick Bringley, otrora custodio del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, es en parte memorial y en parte retrato, y ya ha sido descrita como «asombrosa» por New Alex Ross de Yorker.

Algunos libros no encajan, por supuesto, en categorías fáciles. Los fanáticos del crítico Ian Penman, o del cineasta alemán Rainer Werner Fassbinder (puede haber algunos que adoren a ambos), deberían reservar Miles de espejos (Fitzcarraldo, abril), el estudio deliberadamente fragmentario del primero sobre el segundo. Yo, por mi parte, soy fan de los muelles, los paseos y la melancolía en 360 grados, por lo que espero que The Seaside: England’s Love Affair de Madeleine Bunting (Granta, mayo) cumpla con su promesa del título, mientras que esa nostalgia de otro tipo también, espero, encuentre su camino en Killjoy (Picador, marzo) de Jo Cheetham, una historia divertida e inspiradora sobre la decisión que cambia la vida de un estudiante de posgrado de unirse a la campaña No More Page 3: un primer libro que no podría ser más en mi strasse si lo intentó.

Deja un comentario