Philip Pullman: ‘Tuve que crecer antes de poder enfrentarme a Middlemarch’ | Felipe Pullmann

Mi primer recuerdo de lectura.
Debo haber leído, probablemente mi madre, Just So Stories de Rudyard Kipling, y los ritmos de Kipling deben haber entrado en mi memoria, ya que recuerdo haber visto la historia Cómo el camello consiguió su joroba y ver que las palabras se corresponden gradualmente con los sonidos de Mi voz. mente. Tenía seis años y estaba a bordo de un barco para unirme a mi padre, un oficial de la RAF estacionado en lo que entonces era Rhodesia del Sur.

Mi libro favorito creciendo
Emil and the Three Twins de Erich Kästner, quien fue la continuación de su gran Emil and the Detectives. No fue hasta mucho después que entendí por qué este libro me había causado una impresión tan profunda: como la mía, la madre de Emil era viuda y él no quería que se volviera a casar. Entonces no tenía ni idea del paralelo.

El libro que me cambió de adolescente
The Outsider de Colin Wilson, por supuesto, lo que hizo que dejara de querer ser una estrella del pop y empezara a querer ser un intelectual. Debe haber tenido ese efecto en cientos de miles de nosotros. La mayoría se ha recuperado.

El escritor que me hizo cambiar de opinión
Frances Yates, cuyo Giordano Bruno y la Tradición Hermética leí después de mi final en Oxford, me hizo darme cuenta de que estaba equivocado y que debería haber estudiado filosofía oculta del Renacimiento. Pero fue demasiado tarde.

El libro que me hizo querer ser escritor
Una antología titulada The New American Poetry, 1945-1960, editada por Donald Allen. Lo encontré en la biblioteca de la escuela e incluía Howl de Allen Ginsberg. Todo el libro ardió en mi vida como un cometa.

El libro volví a
Middlemarch de George Eliot. No pude lidiar con eso como estudiante; No fue hasta que crecí, me casé, fui padre y traté de enseñarlo yo mismo, que me di cuenta de su majestuoso alcance y profundidad.

El libro que leí
No tanto un solo libro como toda la poesía que me sé de memoria, y toda la poesía que no me sé de memoria y quiero saber. La poesía lo es todo.

Los libros que nunca pude volver a leer
Cuarteto de Alejandría de Lawrence Durrell: Exactamente lo que necesita un adolescente sobrecalentado: lugares exóticos, sexo con adultos, cosas elegantes con palabras e imágenes, un escenario narrativo que involucre la teoría de la relatividad de Einstein, todo lo que me impresionó. Lo probé más tarde y encontré la mezcla demasiado rica, pero nunca menospreciaré lo que alguna vez amé, porque el amor era real.

El libro que descubrí más tarde en la vida.
The Master and His Emissary: ​​​​The Divided Brain and the Making of the Western World de Iain McGilchrist, publicado en 2009. En este libro y en su último libro, The Matter With Things, McGilchrist investiga la extraordinaria diferencia entre los modos característicos de percepción , cognición y respuesta de los dos hemisferios del cerebro. Es como encontrarse con un color completamente nuevo.

Libros que estoy leyendo actualmente
los diarios de Chips Channon; la serie Slow Horses de Mick Herron; Dr. Fausto de Thomas Mann; la traducción de Dick Davis del Shahnameh; la nueva colección de Don Paterson, The Arctic; Filosofía de la canción moderna de Bob Dylan; El búho de Minerva de Mary Midgley, etc, etc.

Descubra nuevos libros con nuestras reseñas de expertos, entrevistas con autores y los 10 mejores. Delicias literarias entregadas directamente a su hogar

Aviso de Privacidad: Los boletines pueden contener información sobre organizaciones benéficas, anuncios en línea y contenido financiado por terceros. Para obtener más información, consulte nuestra política de privacidad. Usamos Google reCaptcha para proteger nuestro sitio web y se aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.

mi cama de confort
Novelas policiacas. policías

Penguin publica The Collectors de Philip Pullman. Para comprar una copia, vaya a guardianbookshop.com

Deja un comentario