Presentamos a nuestros 10 novelistas principiantes principales de 2021 | ficción

[ad_1]

yoEs un momento difícil para ser un novelista novato, con tantos canales habituales para promover nuevos escritos en suspenso o reducido. los ObservadorLa selección de este año de las primeras novelas se publicará en un país cuyas librerías están cerradas y cuyas fiestas literarias se han pospuesto o virtualizado. Por eso es especialmente importante celebrar estos libros para asegurarse de que obtengan el perfil y el aplauso que merecen.

Este es el octavo año que el Nueva reseña El equipo ha leído docenas de novelas tempranas, buscando libros que se destaquen entre la multitud, escritores que hablen con una voz poderosa y fresca. Nuestro historial es bastante bueno. El año pasado fuimos los primeros en defender el título de Douglas Stuart Baño Shuggie, que ha ganado numerosos premios, incluido el Booker. Stuart dice ahora: "La publicación de tu primera novela te llena de emoción y angustia. Vivimos en un mundo ruidoso y puede ser difícil para los nuevos escritores hablar por encima del ruido. Ser reconocido como uno de los Del observador los mejores comienzos lo cambiaron todo. Las luminarias seleccionadas anteriormente también incluyen a Sally Rooney, Jessie Burton, Gail Honeyman, Oyinkan Braithwaite y Sara Collins.

La selección de debuts de este año (escritores británicos e irlandeses) es una mezcla particularmente rica e interesante. Tenemos novelas que tratan de la vida británica contemporánea, con temas de raza e identidad prominentes. Hay libros que buscan explorar historias ocultas y relatos controvertidos. Esta es una lista de varios poetas que han recurrido a la novela como una forma de explorar ideas en una forma más amplia. Varios de los autores reflexionan de forma específica u oblicua sobre la pandemia del coronavirus, mientras que otros exploran cuestiones de prejuicio sistémico y justicia social. Hay una serie de libros breves e intensos que se pueden leer de una sola vez, mientras que otros intentan remodelar la forma de la novela en sí. Como siempre, estamos asombrados y emocionados con la variedad y la ambición de los escritores de esta lista. Esperamos seguir sus carreras en los próximos años y décadas.


"Gran parte de la escritura del libro contó conmigo"

Caleb Azumah Nelson

La amplia (Viking, 4 de febrero)

Caleb Azumah Nelson
Fotografía: Suki Dhanda / The Observer

El debut de Caleb Azumah Nelson es una tierna y conmovedora historia de amor, bellamente contada. La amplia explora la seguridad que ofrece el amor, pero también sus límites cuando se combina con la vulnerabilidad provocada por la violencia, el miedo y la pérdida. Su joven pareja anónima son artistas negros – él fotógrafo, ella bailarina – y el libro celebra ostensiblemente los logros negros (Yaa Gyasi lo llamó "una canción de amor al arte y a los negros pensantes"). Músicos como Kendrick Lamar, Frank Ocean y Solange se codean con James Baldwin, Zadie Smith, Teju Cole y muchos otros: pintores, cineastas, fotógrafos. El libro también es una especie de celebración del sureste de Londres, donde Azumah Nelson creció y aún vive con sus padres, quienes llegaron a Londres desde Ghana cuando era adolescente.

Azumah Nelson también es fotógrafo; il a hérité d'un appareil photo 35 mm d'un oncle, a appris par lui-même à l'utiliser et a travaillé pendant un certain temps sur une série de portraits de «noirs dans leurs moments de todos los días". Pero su escritura lo mantendrá ocupado. El año pasado, su historia, Pray, fue preseleccionada para el Premio Nacional de Noticias de la BBC y La amplia fue objeto de una subasta de nueve vías antes de su publicación.

¿Cómo surgió el libro?
Trabajaba a tiempo parcial, en la Apple Store. Era un comercio minorista, aunque muchas horas, y escribía antes o después del trabajo (que podía ser a las 5 a. M. O a las 11 p. M., Según el turno en el que trabajaba). Dejé mi trabajo en julio de 2019 para concentrarme en escribir la novela durante unos meses. ¡Fue un buen momento para jugar conmigo mismo!

¿Qué tan autobiográfico es?
No lo es, pero es muy personal … la mayoría de eventos me han pasado y los sentimientos que estos eventos despertaron (en el libro) son sentimientos que conozco bien.

Un problema el libro pregunta qué significa ser identificado de manera única por el mundo como una persona negra.
Hay mucha angustia en este libro, y gran parte de ella se debe a la pérdida de uno mismo. No te ven de la forma que quieres y eso es una pérdida. Dejas tu casa, entras en un espacio y entiendes que no se respetará toda tu identidad.

¿El acoso policial del que habla es parte de su propia vida?
Este último año ha sido el año en el que menos me han arrestado y registrado (debido al cierre). Pero en años anteriores, solía ser dos veces al mes.

¿Como estas?
Tanta escritura La amplia Contaba conmigo mismo, comprendiendo en un nivel bajo que este tipo de acoso no está justificado; no es mi culpa. Creo que eso realmente puede pesar sobre ti, y el protagonista, como yo, no siempre está dispuesto a ofrecer una sensación de vulnerabilidad por temor a que no lo traten muy bien. Creo que este libro pregunta qué significaría para alguien ser totalmente vulnerable con otra persona y dónde habría seguridad y libertad en esa acción.

El libro contiene muchas referencias a canciones y compositores …
Yo siempre escucho música. Está influyendo mucho en mi escritura. Toqué el violín durante mucho tiempo y tenía una familia a mi alrededor que siempre escuchaba música y tocaba CD y mixtapes. Hip-hop y jazz, R&B. Recuerdo escuchar a Kendrick Lamar por primera vez cuando tenía 16 años y fue verdaderamente transformador. Alguien que toma los matices de la vida cotidiana, las experiencias cotidianas y les pone música de una manera que entendí de inmediato.

También eres un gran fan de Zadie Smith …
Sí, la cito en el libro y NO tuvo una gran influencia en mí.

Nombra un primer álbum favorito …
Recientemente disfruté de la novela de Bryan Washington, monumento, en los momentos más tranquilos del amor.
Entrevista de Ursula Kenny


"Lo más importante es cualquiera que pueda decirle que no debe tirarse a la basura"

Megan Nolan

Actos de desesperación (Jonathan Cape, 4 de marzo)

Megan Nolan en Burgess Park, Londres.
Fotografía: Sophia Evans / The Observer

La primera novela de Megan Nolan comenzó como una narrativa de no ficción, explorando las relaciones destructivas y desesperadas que tuvo en su adolescencia y veinte años. "Estaba tratando de entenderme a mí misma y por qué hacía estas cosas, cuando sabía que era tan degradante comportarme de esta manera", dice. “Había renunciado a muchas cosas para ser el tipo de persona con la que a estos hombres les gustaría estar.

La escritora irlandesa creció en Waterford y se mudó a Dublín y luego a Londres en 2015, donde comenzó a trabajar como periodista independiente; ahora el de 30 años tiene un Nuevo estadista columna y contribuye a la New York Times. Pero fue mientras leía en Goldsmiths cuando su escritura llamó la atención de una agente, Harriet Moore, quien la animó a comenzar a desarrollar ideas para una.

Cuando Nolan comenzó a trabajar seriamente en ello en 2016, rápidamente se dio cuenta de que las pruebas no lo iban a cortar. Añadió unas 15.000 palabras y empezó de nuevo, adoptando la ficción como una forma de contar un relato "realmente oscuro e interesante" de una relación tóxica de principio a fin. Actos de desesperación describe la obsesión de un narrador anónimo con un hombre frío y hermoso llamado Ciaran con enfoque forense y honestidad mordaz. Esto le valió un contrato de dos libras en Jonathan Cape.

Nolan reconoce que "¿Cuán autobiográfico es el libro?" La pregunta es bastante justa en su caso: “La narradora tiene mucho de mí en ella. Los eventos son ficticios, no vas a encontrar un novio que se parezca a Ciaran, pero todos los sentimientos son reales: los impulsos, las ideas reflexivas, eso es sobre mí. "

Mirar hacia atrás fue doloroso, y Nolan admite que pasó mucho tiempo llorando mientras lo escribía. Y sus condiciones de trabajo también parecen bastante intensas: escribe en la oscuridad, con ruido blanco tocando, muy alto. “Sobrecarga sensorial completa o privación. Me resulta muy difícil escribir, así que solo necesito estar completamente concentrado.

¿Qué te hizo querer ser escritor?
Mi padre (Jim Nolan) es escritor de teatro. Creo que ese fue el comienzo: he visto historias que se desarrollan con bastante regularidad.

¿El mejor comienzo que has leído?
Suicidios vírgenes de Jeffrey Eugenides es mi primera novela favorita, y muy influyente en mí en cuanto a dibujar toda esta devoción y obsesión.

¿Dónde escribe y cuál es su horario de trabajo?
Soy una persona terriblemente improductiva, no tengo horario. Cuando estaba escribiendo Actos de desesperación Estaba alquilando situaciones de subarrendamiento a corto plazo, mucho cuidado de gatos, y estuve en Grecia cuatro años seguidos y trabajé mucho allí. Pero en estos días, ¡es solo la mesa de mi cocina! Cuando comenzó Covid tuve que dejar mi estilo de vida nómada.

¿Cuáles son las mejores y las peores cosas de ser escritor?
Me gusta mucho no tener que ir a una oficina. Soy bastante extrovertido en mi vida personal, pero me resulta paralizante (en términos de ansiedad social) estar en una oficina. No me gusta la necesidad de tener que ser una figura pública, lo que no suena convincente ya que uso mucho las redes sociales. Pero eso es algo bastante estresante de mantener.

¿Qué consejo le daría a los aspirantes a escritores?
Si tienes la suerte de tener a alguien en tu vida que lea tu trabajo, aprovéchalo lo antes posible. Realmente lo que ha obstaculizado mi escritura durante años es la idea de que todo lo que escribí estaba más allá de la redención. Cualquiera que pueda garantizarle al menos que no debe tirarse a la basura, esto es lo más importante.
Entrevista de Holly Williams


"Me pareció tan divertido escribir ficción"

Melodía Razak

Mariposa nocturna (Orión, 24 de junio)

La autora Melody Razak fotografiada en Tbilisi, Georgia para el Observer New Review por Anka Gujabidze, enero de 2021
Fotografía: Anka Gujabidze / The Observer

Melody Razak nació y se crió en el oeste de Londres. Sus inicios poderosos y desgarradores, Mariposa nocturna, cuenta la historia de una familia brahmán liberal que vivía en Delhi en la década de 1940, durante la independencia de la India y luego la partición. El foco principal e inquebrantable del libro son las integrantes femeninas de la casa: Ma, sus hijas Alma y Roop, entre otras, todas dibujadas con tal habilidad y amor que se quedan contigo mucho tiempo después de la última frase.

Razak comenzó a escribir el libro después de graduarse con una Maestría en Escritura Creativa de Birkbeck y publicó varios cuentos. Hasta hace poco trabajaba como chef de repostería en el restaurante Honey and Co y antes dirigía un café en Brighton. La cocina ha jugado un papel importante en su vida y en Mariposa nocturna Las descripciones detalladas de la preparación y el servicio de los alimentos son un hilo constante y curativo.

¿Por qué escribiste en la partitura?
Tenía muchos temas pero no sabía cómo estructurarlos en una narrativa. Un día estaba escuchando un programa de Radio 4 llamado Partición de voz y había personas de 80 años que habían experimentado la partitura en la India cuando eran niños, hablaron de sus experiencias y el programa me pareció muy conmovedor. Se quedó conmigo. Entonces recuerdo haber leído La mitad de un sol amarillo (por Chimamanda Ngozi Adichie) y ver cómo lo político y lo íntimo pueden jugar juntos, y pensé que me gustaría escribir de esa manera: hacer que la gente sea políticamente consciente, pero de una manera que reaccione con sus emociones. También quería escribir sobre la India: tengo una conexión emocional muy fuerte con el país y he pasado mucho tiempo viajando allí.

¿Estarán siempre las mujeres de la familia en el centro de las preocupaciones?
Una vez que comencé a investigar el libro, todo lo que leí me horrorizó mucho: las cosas horribles que habían sucedido, especialmente a las mujeres. He leído mucho sobre mujeres que han desafiado mi imaginación, pero nada se ha escrito desde su perspectiva.

¿Tus padres se parecen a Ma y (padre) Bappu en el libro?
Sí, mi madre es como Ma, pero con un toque de Daddee Ma (la abuela) también en el sentido de que se crió en Irán, por lo que tenía creencias religiosas muy fuertes. Llegó a Inglaterra a la edad de 18 años y tuvo dos hijas en Inglaterra, mi hermana y yo, por lo que tuvo que adaptarse a una (nueva) forma de pensar para recibirnos. Mi padre es paquistaní y no lo conozco muy bien porque hemos perdido el contacto. Mis padres se han separado. Sé que eran muy religiosos y sé que me impactó cuando era más joven. Eran estrictamente musulmanes. Mi madre ya no es estricta, es más espiritual y evolucionada.

¿Siempre has querido ser escritor?
Intenté (escribir una novela) cuando tenía veintitantos años y no conocía la forma ni la estructura. Estaba derrochando en la página y me di por vencido a mitad de camino para concentrarme en mi cocina. Cuando comencé la maestría, originalmente quería escribir un libro de cocina. Pero después del primer trimestre, cuando teníamos que hacer noticias, me resultaba muy agradable escribir ficción. Me sentí cargada y muy viva, y no podía dejar de pensar en qué escribir a continuación.

¿Qué has leído recientemente?
Actualmente estoy en Tbilisi, Georgia, escribiendo mi segunda novela. Me tomé un descanso de Navidad y leí el cuarteto napolitano de Elena Ferrante y fue una alegría absoluta. Literalmente, no podía leer lo suficientemente rápido. No pude dormir porque estaba pensando en los personajes. Estaba tan inmerso, una sensación maravillosa. Algunos ensayos de Sinéad Gleeson extraídos de su libro Constelaciones que me dejó alucinado. Tan bellamente escrito, tan conmovedor, justo el tipo de escritura al que aspiro.

¿Qué es lo más importante que has aprendido como escritor?
Necesita ser insensible y aceptar cualquier crítica que se le presente, pensar en ello y tal vez incluso utilizarla para mejorar lo que está haciendo.
Entrevista de Ursula Kenny


"En lugar de centrarme en el abuso, quería que se tratara de las consecuencias"

Abigail decano

Chica A (HarperCollins, ahora disponible)

Abigail Dean, Londres, 22 de enero
Fotografía: Andy Hall / The Observer

Fue la perspectiva de su 30 cumpleaños lo que llevó a Abigail Dean a escribir su primera novela, Chica A. Cuando era niña, "constantemente" escribía historias y soñaba con convertirse en novelista. "Crecí en una pequeña aldea en Peak District como hija única, así que pasaba mucho tiempo sola", dice. Irónicamente, ganar un lugar en una de las universidades más prestigiosas del Reino Unido la desanimó de perseguir su ambición. “Encontré el programa de Escritura Creativa en Cambridge bastante intimidante y no pensé que estuviera a la altura. Entonces, mis ideas sobre ser escritora simplemente cayeron sobre mí ”, dice.

Una década más tarde, se encontró casada, viviendo en Dulwich y trabajando en un gran bufete de abogados de Londres. "Pero una vida en salas de juntas, oficinas y terminales de aeropuertos ya no me hacía feliz", dice. Un año sabático de tres meses le dio "otra oportunidad" de convertirse en escritor.

La novela resultante está narrada por Lex, con el título "Girl A", que es una exitosa abogada residente en Nueva York. De niña, vivió en el norte de Inglaterra, prisionera con seis hermanos en una casa que la prensa describiría más tarde como la "Casa de los Horrores". La fuga de Lex llevó al suicidio de su padre y al encarcelamiento de su madre por los horribles crímenes que la pareja cometió contra sus hijos. Ahora su madre ha fallecido y los hermanos deben volver a conectarse y acercarse de alguna manera a su pasado compartido. Es una lectura apasionante e inquietante que parece un gran éxito de ventas. Dean ya está trabajando en su segunda novela, sobre un tiroteo en una escuela.

¿De dónde surgió la idea de la novela?
Siempre me ha fascinado la idea de las relaciones entre hermanos y la dinámica y química de las grandes familias, probablemente debido a su ausencia en mi propia vida. Y uno de mis otros grandes intereses siempre ha sido el crimen real. Consumo podcasts y programas de Netflix sobre esto. Basé la novela en casos como Fred y Rosemary West y el caso de los Turpin, quienes encarcelaron y torturaron a sus 13 hijos en California hasta que uno de ellos se derrumbó. # 39; escapa en 2018.

¿Tuviste alguna aprensión sobre tu tema?
Tuve cuidado de no incluir escenas explícitas del trauma y el abuso, porque en lugar de centrar la novela en ese tipo de detalles, realmente quería que estuviera en las secuelas. Y creo que ayuda Chica A sea ​​una novela de esperanza en lugar de horror.

Si vendieras tu libro en una frase, ¿qué dirías?
Yo diría que este es un libro sobre la fuerza y ​​la resiliencia frente a la desesperación.

¿Dónde escribe y cuál es su horario de trabajo?
No tengo un horario muy ordenado. Para ser honesto, escribo tanto como puedo. Escribo mucho por las tardes y los fines de semana, adaptándolo a mi trabajo (como abogado en Google). Hoy fui al dentista y estaba escribiendo en la sección Notas de mi teléfono en el autobús.

Que libros son en tu mesita de noche?
Acabo de terminar Pregunta de nuevo, si de Mary Beth Keane, que me encantó. Es la historia de dos familias en el norte del estado de Nueva York y un acto de violencia que repercute en sus vidas y persigue a los personajes. Amo una saga familiar estadounidense. También acabo de empezar a leer Buki Papillon Una maravilla ordinaria, proveniente de Dialogue Books en la primavera, que sé que me encantará.

¿Cuál es tu primera novela favorita?
Amo a Gillian Flynn Objetos afilados. Esta es una novela fantástica. La familia del centro está tan fabulosamente atraída.

¿Qué consejo le daría a los aspirantes a escritores?
Definitivamente diría que solo escribe y reserva el tiempo para escribir. Tenía ideas mucho más importantes sobre la escritura. Imaginé que necesitaba mucho tiempo para sentarme y esperar a que llegara la musa. Pero eso es solo una vez que tenga las palabras en la página con las que puede comenzar a trabajar y personalizarlas.
Entrevista a Lisa O & # 39; Kelly


"Adéntrate en todo lo que parezca crudo y un poco tosco, pero fiel a ti"

Ailsa McFarlane

Carretera azul (Harvill Secker, 18 de mayo)

Ailsa Mcfarlane en Llyn Padarn, Llanberis, Snowdonia, 23 de enero
Fotografía: Stephen Burke / The Observer

Ailsa McFarlane nació en Seattle y se crió en Snowdonia. Estudió para convertirse en veterinaria antes de abandonar los estudios para viajar por Estados Unidos. Carretera azul fue escrita cuando tenía poco más de veinte años (ahora tiene 23) y es una hermosa y soleada historia sobre una joven llamada Anne Marie y su relación con su carismático exmarido, Cal. Anne Marie vive una existencia precaria en la ciudad ficticia de San Padua, bebiendo demasiado y contemplando los traspiés de su joven vida. Entonces Cal vuelve a aparecer después de dos años de ausencia inexplicable. Después de un encuentro horrible con un personaje del pasado de Cal, la pareja emprende el vuelo. Es un romance enamorado de la idea de Estados Unidos, contemporáneo en sus preocupaciones y profundamente nostálgico, lleno de cenas de Edward Hopper y jeans descoloridos.

¿Puedes vender el libro en una frase?
Esta es una novela sobre extraños, amor y soledad, y el deseo de pertenecer.

¿Cuán consciente eras de escribir en una tradición, la novela de viajes por carretera, y es útil o no?
Para mí era importante escribir algo que estuviera en conversación con estas influencias preexistentes; pero estamos en un momento en que la gente encuentra sus propias voces, así que era cuestión de meterse entre los dos. Lo que realmente me interesa es tomar cosas que informaron mis raíces y subvertirlas y usar el género, aquí el formato de novela de carretera, para jugar, para poner allí mi propio toque. También me gusta una sensación ligeramente cruda, irregular y peculiar.

San Padua es una ciudad ficticia, ¿por qué decidió no usar una ubicación específica?
De hecho, creo que fue muy importante escribir sobre un lugar que no existe. Estos dos personajes tienen la sensación de que están buscando una versión de la casa que no existe y se están moviendo a través de una versión de Estados Unidos. Quería darle al paisaje un giro casi mitológico y casi tener el mundo inventado por Anne Marie, mi narradora.

Es un libro construido alrededor de una compleja relación central entre Anne Marie y Cal …
En cuanto a su dinámica, quería escribir sobre personas que se aferran más a las ideas que han construido entre sí que a la realidad de la vida; otros: ideas de hogar y un sentido de pertenencia a algún lugar. Creo que mis propios saltos de un lugar a otro en los últimos años han ayudado a informar esto, y pude aprender de esa experiencia.

¿Cuál es tu primera novela favorita?
Carson McCullers El corazón es un cazador solitario, que salió en 1940. Encuentro en la limpieza, la riqueza, la humanidad de su estilo algo que me gusta mucho. Y amo la tierra que tiene.

Que libros son en tu mesita de noche?
Leo Un hombre soltero por Christopher Isherwood. Empecé el otro día y creo que es increíble. El cinismo mordaz de su estilo, pero unido a tal alma. De nuevo tiene esta limpieza que realmente aprecio.

¿Qué consejo le daría a un escritor que recién comienza?
Viniendo de un lugar que acabo de escribir por mi cuenta, en secreto, supongo, creo que profundizar en cualquier cosa que te parezca grosera y un poco áspera, pero que aún te parezca fiel. Vea cómo puede tomar de dónde viene y desafiarlo, derrocarlo, jugar con ideas sobre sus orígenes.
Entrevista de Alex Preston


"Las novelas pueden tratar temas complejos de una manera que puede rechazar argumentos simples"

Se quema

La linterna de papel (Orión, 1 de julio)

Will Burns fotografiado en Wendover Woods en Buckinghamshire
Fotografía: Antonio Olmos / The Observer

Will Burns es un poeta cuya primera colección, La música country, fue lanzado por Offord Road Books en 2019. También grabó el álbum Chalk Hill Azul con la música Hannah Peel, en la que sus poemas se basaron en su música. Burns vive en el campo de Buckinghamshire, a pocas casas de donde sus padres dirigen el pub del pueblo.

La linterna de papel toma su nombre del pub (ficticio) en el que el narrador anónimo del libro vive con sus padres, y desde donde camina por la campiña de Buckinghamshire durante el primer cierre patronal de 2020. Es una novela que equilibra memorias y ficción, jugando con elementos de la vida del autor y buscando medir el país en tiempos de crisis. Los paseos del narrador lo llevan por el espacio y el tiempo, desde la vecina finca de Chequers hasta raves ilícitas, acompañadas de referencias a multitud de compañeros de viaje literarios.

Es un libro que habla con fuerza sobre lo que significa ser inglés y el impacto del coronavirus en nuestra psique nacional.

¿Cómo fue saber que su libro iba a ser publicado?
Fue muy emocionante. La escritura fue rápida, al igual que el resto del proceso, lo que resultó en una experiencia realmente vertiginosa.

¿Siempre has querido ser escritor?
No, he tenido períodos de deseo de ser todo tipo de otras cosas: un músico, durante mucho tiempo y ridículamente, supongo. Pero la escritura estaba ahí cuando era niño y probablemente siempre ha estado oculta.

¿Qué tipo de lector eras de niño?
He leído mucho, pero probablemente no de una manera temprana o salvaje. Siempre me han gustado las historias, y mi hermano y yo compartimos una habitación mientras crecíamos y escuchábamos audiolibros y adaptaciones de radio en la cama, hasta que tuvimos nuestras propias habitaciones a los 16 o 17 años.

¿Cómo venderías el libro en una frase?
No sé si podría venderlo en una frase. Podría describirlo, pero probablemente no se vendería tan bien. Ojalá se convierta en una conversación divertida, enojada, melancólica, melancólica en un bar, aunque hay que reconocer que tal vez algo unilateral …

¿Por qué decidió escribir una novela sobre este momento presente en lugar de, digamos, una colección de poemas o canciones?
Las diferentes formas de arte tienen sus fortalezas y debilidades en cómo pueden presentar las complejidades, o la falta de ellas, de estas ideas. Las novelas tratan problemas complejos durante largos períodos de tiempo de tal manera que rechazan argumentos simples. La naturaleza del pensamiento humano es discutir a ambos lados hasta llegar a su posición natural. La novela puede hacer esto de una manera que no se puede ver en ningún otro lugar.

¿Cuál es el mejor comienzo que has leído?
Recientemente me encantó Estanque por Claire-Louise Bennett. Tenía un control increíble con una voz asombrosa.

¿Cuál es el mejor consejo de escritura que has recibido?
Je pense que cette citation de Dolly Parton est une bonne façon de penser à beaucoup de choses: "Je ne m'abaisserais jamais trop bas pour être à la mode."
Interview par Alex Preston


'Mon conseil? Développez une philosophie qui vous aide à gérer le rejet »

JR Thorp

Learwife (Canongate, 4 novembre)

L'auteur JR Thorp photographié à Cork, en Irlande pour l'Observer New Review par Tristan Hutchinson, janvier 2021
Photographie: Tristan Hutchinson / The Observer

JR – Jennifer – Thorp est née en Australie et vit maintenant à Cork. Elle a remporté le London Short Story Award en 2011 et a écrit le livret pour Chère Marie Stopes, un opéra moderne acclamé.

Learwife raconte l’histoire de l’épouse du roi de Shakespeare après la mort de son mari. Longtemps exilée dans un couvent, où elle est obligée de vivre une existence isolée et circonscrite, la reine sans nom réfléchit aux revers de sa vie, aux trahisons et aux promesses non tenues, complotant sa vengeance. Puis une maladie mystérieuse commence à infecter les religieuses.

C’est un roman qui rejoint des personnalités telles que Pat Barker, Natalie Haynes et Margaret Atwood pour tenter de dénicher des histoires féminines cachées laissées inexplorées par l’histoire littéraire. Son histoire de peste et d'isolement a également une pertinence contemporaine puissante. Écrit dans une prose lumineuse et lyrique, c’est un livre qui défie toute description facile, n’étant ni roman historique ni fantaisie, mais extrayant les meilleurs morceaux de chaque genre.

Comment le livre est-il né?
En fait, le très gros catalyseur pour cela a été la lecture de la biographie d’Aleanor d’Aquitaine par Alison Weir. J'ai pensé: Ah! Il y a ici un plan pour quelque chose de vraiment intéressant. Exilé dans une abbaye, marié à deux rois très différents, où puis-je emmener ça? Cela semble être un modèle intéressant pour ce qui aurait pu arriver à cette femme.

Nous vivons un moment où il y a un réel intérêt pour les récits féminins supprimés. Étiez-vous conscient de faire partie d'un mouvement?
Je pense que c’était quelque chose dont j’étais conscient car, en grandissant, j’étais obsédé par Margaret Atwood La Penelopiad et Large mer des Sargasses, qui, je suppose, sont les précurseurs de ce mouvement. Cette idée de la folle dans le grenier, demandant pourquoi elle n’y est pas. Ce livre m'a pris depuis 2015 à écrire, et beaucoup de livres dont vous parlez sont sortis entre-temps – Le silence des filles et Un millier de navires – mais je les ai regardés et j'ai pensé: Oh bien. Je ne frappe pas tout seul. Je fais partie d'une communauté qui pense de la même manière à propos de ces choses.

Le livre est vraiment une saga familiale…
En fait, la première fois que j'ai vraiment pensé que c'était quand j'ai lu une histoire d'Agatha Christie intitulée Le doigt mobile. Une grande partie de cette histoire concerne un traumatisme héréditaire et des personnes négligées par leurs parents. Mais l’une des femmes, qui a une relation très étrange avec ses parents, dit comme une sorte de désinvolture: «Je me suis toujours demandé pourquoi Regan et Goneril étaient comme ça. Comment leur père s'est-il comporté pour les amener ainsi? Maintenant, j'ai dû lire ça quand j'avais environ 12 ans, mais ça m'est resté dans la tête; et donc chaque fois que je suis revenu à l'histoire, je me suis dit: c'est la ligne directe. Pourquoi cette cellule familiale est-elle telle qu'elle est?

Quels conseils donneriez-vous à quelqu'un qui débute en tant qu'écrivain?
Développez une philosophie qui vous aide à gérer le rejet. Beaucoup de gens se lancent dans l'écriture et pensent: je serai l'exception, je serai celui qui obtiendra l'accord à six chiffres directement de mon cours d'écriture créative. Ce n’est pas comme ça que ça se passe. Ou très rarement. Même les personnes qui obtiennent les grands prix brillants ont été rejetées tout au long de leur chemin vers le succès. Vous serez rejeté et vous devez trouver un moyen de vous sentir à l'aise avec cela, un moyen qui n'affecte pas votre estime de soi et votre capacité à faire de l'art.

Que lis-tu actuellement?
Tara June Winch Le rendement, qui vient de remporter le prix Miles Franklin. Le problème, c'est qu'il évoque si brillamment le paysage australien qu'il me donne vraiment le mal du pays, donc je ne peux le lire que petit à petit. Je pense que, comme beaucoup de gens, le verrouillage a vraiment changé ma façon de lire, alors j'ai lu des choses comme celle de Ross Gay Le livre des délices. Juste quelque chose de joyeux sur chaque page.
Interview par Alex Preston


«J'ai commencé à écrire à l'adolescence, principalement de la poésie fastidieuse»

Rebecca Watson

Petite égratignure (Faber, maintenant disponible)

Rebecca Watson à Victoria Park, Londres, pour une nouvelle revue, 21 janvier
Photographie: Sophia Evans / The Observer

Les débuts de Rebecca Watson, Petite égratignure, a été inspiré par un incident embarrassant dans les bureaux du Financial Times, où elle travaille comme rédactrice artistique adjointe. «Un collègue masculin plus âgé est passé et m'a demandé quel livre je lisais récemment et mon esprit est devenu vide. Je pouvais entendre la climatisation vrombir, je pouvais voir les miettes sur la table, mais je ne pouvais pas penser à un seul livre », dit-elle. «Quand il a haussé les sourcils et est parti, je me suis assis et j'ai pensé, que venait-il de se passer? Comment écririez-vous cette expérience de vie exacte, avec toutes ses pensées et sentiments contradictoires, en temps réel, au présent? »

Le résultat est un roman audacieusement expérimental sur le courant de la conscience qui se déroule en une seule journée, à partir du moment où la narratrice se réveille, la gueule de bois, en retard au travail, en passant par son trajet vers le centre de Londres, sa journée au bureau, suivie d'un boire avec son petit ami, jusqu'au moment où elle se couche le soir. Rien d'important ne se passe, à part une version fictive de cette rencontre délicate liée au livre. Pourtant, le récit fragmenté et staccato de Watson, 25 ans, de ce qui se passe dans l'esprit du narrateur, qui essaie de ne pas penser à un événement récent choquant, est incontestable et aussi, parfois, extrêmement drôle.

Si vous deviez vendre le livre en une phrase, que diriez-vous?
Habiter l'esprit d'une jeune femme dont la navigation sur un traumatisme récent fait de passer un jour à la fois une performance comique et une quasi-impossibilité.

Qu'est-ce qui vous a donné envie d'être écrivain?
C’est quelque chose qui m’a attiré à un jeune âge. J'ai grandi dans les South Downs dans une grande famille très enthousiaste avec trois frères. Ma façon de me désengager poliment et d'avoir des moments pour moi était la lecture. Les livres sont devenus mon truc, une façon d'affirmer ma propre indépendance et mon espace. J'ai commencé à écrire à l'adolescence, principalement de la poésie fastidieuse. Ensuite, après avoir obtenu mon diplôme, j'ai écrit quelque chose de plus long, qui est encore quelque part dans un tiroir. Après cela est venu Petite égratignure.

Où écrivez-vous et quel est votre horaire de travail?
Quand j'écrivais Petite égratignure J'étais à plein temps au FT, so it was written at any moment I could find, crammed into lunch breaks and on the train to work. Now I am part-time, I have a far neater and easier way of writing, which is all day Thursdays and Fridays. I give myself a fake working day where I work the exact same hours that I work at the FT, 10am to 6pm, writing my second book.

What is the best debut book you have read?
Eimear McBride’s A Girl Is a Half Formed Thing is surely up there. It’s so charged and so aware of itself, and has a real authority. Debuts often have a real energy, but there is such a clarity of vision in that book, which I think is amazing.

What books are on your bedside table?
Lost Cat by Mary Gaitskill. It’s only about 70 pages, but it looks at different forms of love, finding meaning in life and the narratives that we make about our relationships with people and animals. It’s brilliant. Also, The Muslim Problem by Tawseef Kahn, which is coming out in March. It’s brilliantly argued, very open and empathetic. Giving Up the Ghost by Hilary Mantel is there too, because I read it recently and it is lucid and brilliant.

What single piece of advice would you offer to aspiring writers?
To not romanticise the process. I think an easy way of getting caught up in self-doubt is seeing writing as this great mysterious thing that only certain people are born to do. Not everyone is a writer, but I think allowing yourself permission to write is really key. It was really important for me early on, because I am definitely an insecure person.
Interview by Lisa O’Kelly


‘It’s about how the things black women face can have an impact on life expectancy’

Natasha Brown

Assembly (Hamish Hamilton, 3 June)

Natasha Brown photographed in Mile End, East London.
Photograph: Antonio Olmos/The Observer

For Natasha Brown, 2020 was quite a year. The 31-year-old, who lives in London, had a place on the London Writers Awards, an annual development programme. Her resulting manuscript was finished by July, and picked up by an agent and bought by a publisher for a six-figure sum by October. “It felt like a whirlwind,” Brown smiles.

Assembly is short – her first draft was only 15,000 words, and confused some agents she sent it to – but diamond-sharp. And it couldn’t have felt more timely and urgent. It follows an unnamed black British woman, who’s been promoted in her finance job, as she prepares for a party thrown by her white, wealthy boyfriend’s family. The prejudice and assumptions she faces as she tries to navigate these worlds make her question the value of the success she’s been chasing. Written in a distilled, minimalist prose, Assembly is illuminating on everything from micro aggressions in the workplace, to the reality of living in the “hostile environment”, to the legacy of British colonialism.

“I knew it couldn’t be too long,” Brown says, “because a character like that is fun for a while… but I don’t think anybody wants to spend too long with her. I see it as almost one half of a conversation; people are going to read it and bring the other half.”

Brown herself works in financial services, and I wondered what that has been like, as a black woman. “In general, moving through the world as a black woman can be quite difficult – I’m not sure the particular industry makes that much difference. The book is a lot about that, and how the things black women face can have an impact on your life expectancy.”

We discuss the Black Lives Matter movement, and she’s warily hopeful. “I think we’ll know in five or 10 years what the impact of the summer really was. But I hope we’re moving towards progress. My narrator takes a dimmer view than I do.”

Brown is optimistic, too, about changes in the publishing industry, but points out that what we need now is more diversity within the diversity. “It’s not just a box tick: within that box, there’s actually a broad spectrum of folks.”

If you had to sell the book in a sentence, what would you say?
It’s set in the late 2010s, it spans just a couple of days, and it’s about a black British woman who, on the cusp of success in her life, stops and re-evaluates everything.

What made you want to be a writer?
It’s not a good sign that that question stumps me! Perhaps it’s less that I wanted to be a writer and more that I really felt compelled to tell this story.

What is your work schedule?
I aim to write 200 words a day, which sounds like a low bar but is a struggle sometimes. My writing hour is 6-7am (before work), and then editing is a weekend affair.

What single piece of advice would you offer to aspiring writers?
For me, the most useful thing was just to actually write. I can get in my own way, so I can’t even write a whole sentence. By getting into a routine, it made it a lot easier to say: I just have to get the words out; making them good is a problem for further down the line…

What is the best debut book you have read?
Lorrie Moore’s Self-Help. I picked a copy up somewhere when I was about 16, and it’s been with me since – reread many times!

What books are on your bedside table?
The Divide by Jason Hickel, nonfiction about how global inequalities developed. I think it’s important to understand how foreign policy works, and it’s super-accessible.
Interview by Holly Williams


‘You hope that you’ve made something with the capacity to absorb and amuse’

Sam Riviere

Dead Souls (W&N, 13 May)

Sam Riviere photographed beside St Margarets Loch in Edinburgh
Photograph: Katherine Anne Rose/The Observer

Sam Riviere is the author of several books of poetry, including Kim Kardashian’s Marriage. He started off as a visual artist, then moved into poetry. He also runs If a Leaf Falls Press, which he describes as a “micropublisher” of avant-garde writing.

His first novel, Dead Souls, borrows its title from Gogol, and explores plagiarism, literary celebrity and disgrace. The book tells the story of a night at the bar of a Travelodge hotel in Charing Cross. In sinuous, ornate prose rendered in a single paragraph that stretches over the whole of the novel’s 300-plus pages, the unnamed narrator recounts his meeting with Solomon Wiese, an author whose work has been discredited by a sophisticated piece of plagiarism-detection software. The book is full of clever postmodern flourishes, self-referential winks and riotous set pieces. It’s funny, smart and beautifully written.

How did this novel come together?
The gestation period was long, I think, and in a way not deliberate, but once it became clear to me how to do it, the book was enjoyable to write. I liked going back to it every day – it’s reassuring to have a task that extends over weeks and months, like digging a tunnel that you hope leads somewhere eventually. The aspect of scale is sometimes challenging to manage – details affect other details – and something that was new to me, having only written poetry books before this. I had to make three separate but connected timelines. Ideally, I’d have made some kind of animated 3D timeline.

How did you feel when you found out it was going to be published?
Elated – you hope that you’ve made something with the capacity to absorb and amuse another person, but you can’t know if that’s the case while you’re making it.

Did your publishers push back when you presented them with a novel that was a single paragraph?
Perhaps to my surprise, no, because it does feel like a strange decision. The unparagraphed prose block seems to do something for velocity. It becomes more relentless, somehow.

What do you love most about being a writer?
The relationship you have with a reader who “gets” the work seems extremely intimate and at the same time extremely remote. These encounters, from the reader’s side, have been very meaningful to me, and seem unlike encounters with other kinds of artworks, or with people. The chance to make that kind of private and deep though also strangely formal connection with someone, over time or distance or even across languages, is maybe the main reason for writing at all. But on the other hand, if it happens I will probably never know about it.

Could you sell the book in a single sentence?
It’s about poets and technology, love and revenge.

What’s your favourite debut novel?
It’s not a novel, but I loved Deborah Eisenberg’s first collection of short stories, Transactions in a Foreign Currency. Am I allowed that? She should be much better known. She’s just so funny. Like Lorrie Moore but better.

What books are on your bedside table?
I’ve been reading Milan Kundera, whom I’d never got to before. I’m also working my way through Deborah Eisenberg’s back catalogue. Dag Solstad is a Norwegian writer I’ve only recently discovered. In poetry, I’m reading Wong May, a Chinese-American poet based in Ireland.

Is writing a lonely existence?
The conditions of solitude have changed. You can be physically alone, but in touch with a lot of people on and off throughout a day. And from an exterior vantage, writing is no different from countless other contemporary occupations – you’re sitting in front of a laptop. So no, a writer’s life is no more inherently lonely than most people’s lives – but this is a romantic idea that writers like to perpetuate because it makes them feel important.
Interview by Alex Preston

[ad_2]