¿Qué significa la doble victoria de Booker este año para la literatura del sur de Asia? | Libros

¿Por qué no se publica más ficción del sur de Asia fuera del subcontinente? ¿Y la marea está cambiando ahora? Como ha demostrado este año, es algo digno de un premio. En octubre, The Seven Moons of Maali Almeida, del escritor de Sri Lanka Shehan Karunatilaka, ganó el Premio Booker 2022, mientras que el escritor indio Geetanjali Shree y su traductora Daisy Rockwell ganaron el Premio Booker Internacional por Tumba de arena. Esta última novela, que también ganó recientemente el Premio Warwick para Mujeres en Traducción, fue traducida del hindi y fue el primer libro del sur de Asia en recibir el premio de traducción de 50.000 libras esterlinas. Para los escritores del sur de Asia, ganar ambos Bookers en el mismo año fue realmente inesperado.

Por supuesto, como dice Rockwell, tales patrones de premios son “a veces casualidades”, y no es como si el reconocimiento de los escritores del sur de Asia surgiera de la nada. El año pasado, por ejemplo, el esrilanqués Anuk Arudpragasam fue preseleccionado para Booker con A Passage North. Pero Manasi Subramaniam, el editor y editor de las ediciones indias de los libros de Karunatilaka y Shree, cree que lo que está sucediendo ahora es algo más grande, «una reformulación del sur global dentro de la narrativa literaria más amplia». Señala que varios cambios en las últimas décadas: «escritura diaspórica, valientes editores independientes, un cambio constante de perspectiva, traductores que silenciosamente mordisquearon proyectos de excavación para expandir nuestra obra colectiva», han contribuido al momento actual. Sin embargo, el trabajo es lento y, a menudo, el peso recae sobre los hombros de los individuos y las prensas pequeñas.

Daisy Rockwell y Geetanjali Shree en la ceremonia de entrega de los Premios Internacionales Booker en Londres.Daisy Rockwell y Geetanjali Shree en la ceremonia de entrega de los Premios Internacionales Booker en Londres. Foto: Shane Anthony Sinclair/Getty Images

Fundada en 2015, la editorial de Tomb of Sand, Tilted Axis, es una editorial sin fines de lucro que publica principalmente obras de escritores asiáticos. Este año trajo su primera larga lista para el International Booker Prize, con tres títulos en la lista: Love in the Big City de Sang Young Park, traducido por Anton Hur y Happy Stories, Mostly de Norman Erikson Pasaribu, traducido por Tiffany Tsao; y tumba de arena. Desde hace algún tiempo, las editoriales más pequeñas de Gran Bretaña han estado haciendo el trabajo pesado, defendiendo las literaturas del mundo en una diversidad de idiomas y géneros. Rockwell espera que los éxitos recientes de Tilted Axis «lleven a otras editoriales a reconsiderar sus propios prejuicios y comiencen a considerar más obras de escritores de color y del sur». Además, señala que «varios traductores de literatura del sur de Asia y sus agentes han hecho un esfuerzo concertado para un mayor reconocimiento de las gemas de la literatura del sur de Asia traducida más allá del subcontinente».

Kanishka Gupta, el agente literario de los tres ganadores de Booker, Rockwell, Shree y Karunatilaka, dice que incluso antes de ser preseleccionado recuerda que Shree y Rockwell le dijeron que si hubiera algún traductor en ejercicio en el jurado, «sería difícil para ellos ignorar un libro como Tumba de arena». Esto se debe a la forma en que juega con el lenguaje y con nociones preconcebidas del arte y la práctica de Y comparte más con Las siete lunas de Maali Almeida que una simple calcomanía de ganador de Booker: ambos Los libros abordan temas difíciles (partición, guerra civil) con un humor refrescante y honestidad, evitando gestos estereotipados, para contar estas regiones y sus historias.

Es posible que Karunatilaka nunca se hubiera publicado, y mucho menos ganado premios, si sus colegas literarios de Sri Lanka no hubieran pagado por sus éxitos. Michael Ondaatje, el único otro escritor de Sri Lanka en ganar el máximo premio de ficción del Reino Unido, ganó el Booker de 1992 con El paciente inglés. Usó su beca para fundar el Premio Gratiaen, un premio anual a la mejor obra de escritura literaria en inglés por un residente de Sri Lanka.

Descubra nuevos libros con nuestras reseñas de expertos, entrevistas con autores y los 10 mejores. Delicias literarias entregadas directamente a su hogar

Aviso de Privacidad: Los boletines pueden contener información sobre organizaciones benéficas, anuncios en línea y contenido financiado por terceros. Para obtener más información, consulte nuestra política de privacidad. Usamos Google reCaptcha para proteger nuestro sitio web y se aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.El laureado Booker Michael Ondaatje creó el Premio Gratiaen, ganado por Shehan Karunatilaka en 2008.El ganador de Booker, Michael Ondaatje, creó el Premio Gratiaen, ganado por Shehan Karunatilaka en 2008. Fotografía: Teri Pengilley/libromundo

La novela debut de Karunatilaka, Chinaman, ganó el Premio Gratiaen 2008 en forma de manuscrito. Sin embargo, no pudo encontrar un editor y se autoeditó en 2010; un año después, Penguin India lo recogió y Vintage lo publicó posteriormente en el Reino Unido en 2012. Chinaman ganó el Premio DSC 2012 de Literatura del Sur de Asia y en el mismo año el Premio del Libro de la Commonwealth. Seven Moons de Maali Almeida se publicó en India como Chats with the Dead casi una década después, pero, una vez más, Karunatilaka luchó por encontrar una editorial internacional. Esta vez se lo envió a su amiga editora Natania Jansz, otra compatriota de Sri Lanka, que dirige el medio de comunicación independiente Sort of Books con su esposo, Mark Ellingham.

Este año, los escritores de ficción de la diáspora del sur de Asia también fueron reconocidos al otro lado del Atlántico en el Premio Nacional del Libro de 2022. «Que yo sepa, ningún escritor de ascendencia del sur de Asia ha ganado el Premio Nacional del Libro hasta el día y, sin embargo, la larga lista de este año incluyó no uno, ni dos, sino tres escritores», dijo Sarah Thankam Mathews, quien fue nominada por su salvaje debut. Todo podría ser diferente. Mathews se unió a la lista larga de Jamil Jan Kochai por The Haunting of Hajji Hotak, historias sobre Afganistán y su desaparición, y Fatimah Asghar por When We Were Sisters (Mathews y Kochai también estaban en la lista corta). Mathews considera que la victoria de Karunatilaka sobre Booker es una victoria mundial para los escritores del sur de Asia. «Cada victoria de un escritor del sur de Asia envía el mensaje de que nuestras tradiciones creativas y nuestras historias son importantes, que estamos aquí, que siempre hemos estado aquí».

Las victorias de Booker en particular son significativas en el sur de Asia. Si bien Gupta admira la escala y la ambición de ‘India’s Booker’, el Premio JCB de Literatura en India, ‘los únicos premios que realmente impactan en las ventas son los dos Booker. Ninguno de los otros premios británicos o estadounidenses (a menos que sea un Pulitzer ganado por un indio) tiene alguna relevancia”, señala. Los editores indios a menudo esperan que un libro viaje a través de los canales de precios occidentales antes de elegirlo para el mercado indio. La circulación de la literatura entre oriente y occidente no siempre es directa o unidireccional; es desordenado y exhibe dinámicas de poder desiguales. Tomb of Sand «se convirtió en algo así como un fenómeno en la India después de Booker, pero aún no ha recibido premios allí», dice Rockwell.

¿Habrá un efecto dominó de la doble victoria de Booker para los escritores del sur de Asia? ¿Es demasiado pronto para saberlo? Estas victorias son casos excepcionales: el hecho es que pocos editores y editoriales occidentales leen y publican escritores del sur de Asia. Además de esto, el hecho de que la mayoría de los libros del sur de Asia publicados en Occidente sean originales en inglés perpetúa una narrativa sesgada de la cultura literaria del sur de Asia. Socava las complicadas historias coloniales de los países, los ricos espacios literarios multilingües del sur de Asia y expone las dinámicas de poder asimétricas en juego.

La publicación de libros es un negocio, y los premios enfatizan su política y ética. Siempre vale la pena llegar a los márgenes, al trabajo de las prensas independientes, a las traducciones, a las voces desfavorecidas, y amplificar esas historias y perspectivas. Un año de premios excepcionales, extraordinarios, no puede reparar años de miopía. Como dice Subramaniam: «Se necesitó mucho para llegar aquí, y se necesitará tanto, si no más, para llevarnos más lejos».

¿Cómo sería la tan esperada representación y reconocimiento del sur de Asia en el mundo editorial? Un cambio duradero significaría, creo, que las principales editoriales occidentales adoptarían consciente y sinceramente la escritura, traducida o no, del sur de Asia. Esto significaría más programas como PEN Presents, el nuevo programa de premios de PEN en inglés para apoyar las traducciones de muestra, que recientemente anunció sus primeros ganadores con un enfoque en los idiomas indios. Y eso significaría más imprentas como Tilted Axis, haciendo un trabajo radical e innovador, inclinando y cambiando la forma en que leemos el mundo.

Deja un comentario