Revisión de The Pachinko Parlour de Elisa Shua Dusapin: insomnio en Tokio | Ficción en traducción

En febrero de 2020 se coló en las librerías británicas un discreto debut de poder inquietante: Winter in Sokcho, de un joven autor franco-coreano. Traducido con sensibilidad del francés por Aneesa Abbas Higgins, ganó el Premio Nacional del Libro de EE. UU. por literatura traducida. En la segunda novela de Elisa Shua Dusapin, The Pachinko Parlour, Claire, una estudiante de posgrado coreana-suiza de poco más de 30 años, pasa un verano sin dormir nadando en Tokio mientras visita a sus abuelos, inmigrantes coreanos que son dueños de un salón de pachinko. Los más de 20.000 salones de Japón están dirigidos exclusivamente por coreanos, que están exentos de los altos impuestos que gravan los juegos de arcade estilo pinball, la única forma legal de juego del país.

Al igual que la novela Pachinko de Min Jin Lee, el libro de Dusapin arroja luz sobre el legado de la migración coreana del siglo XX a Japón, la patria de sus colonizadores. Claire planea acompañar a sus abuelos en su primer viaje de regreso a Corea desde que huyeron de la guerra civil en 1952. Poco a poco, se da cuenta de que las raíces de su renuencia a organizar el viaje son más profundas que la mera inercia.

Como escenario de historias que van desde La mujer de la tienda de conveniencia de Sayaka Murata hasta Cold Enough for Snow de Jessica Au y All the Lovers in the Night de Mieko Kawakami, Tokio se ha convertido en sinónimo de alienación urbana, y aquí se muestra. Claire lucha por cerrar la brecha entre ella y sus abuelos, que crecieron en la Corea ocupada por los japoneses, donde hablar su propio idioma se castigaba con la muerte, y que ahora se resisten a hablar japonés. Debido a que Claire vive en Suiza, donde no se enseña coreano, estudia japonés, pero debe comunicarse con sus abuelos en inglés básico. Para agregar otra capa lingüística, Claire le enseña francés a un niño local, Mieko. Mieko vive con su madre y sus recuerdos de un padre desaparecido en un hotel desierto.

Dusapin desarrolla un estilo distintivo con patrones icónicos que conectan su trabajo

Así Dusapin ensambla sus temas: ausencia y abandono, historia cultural e identidad, pertenencia y alteridad, lenguaje y conexión. Claire se hace pasar por japonesa, pero «nunca se ha sentido más extranjera», y sus abuelos no parecen encajar mucho más. A medida que se desplaza a través de una ola de calor, se desarrolla una sensación de aprensión, derivada de pequeños grotescos («un frasco de pepinillos, verdosos, flotando como embriones»), interacciones fuera de lo común y sorprendentes destellos de oscuridad, como la volatilidad y la volatilidad de la abuela de Claire. crueldad ocasional. .

Dusapin, de 29 años, desarrolla un estilo distintivo con patrones característicos que conectan su trabajo. Fragmentación, imágenes recurrentes y un don para evocar la atmósfera con tanta eficacia que el cansancio parece filtrarse a través de las páginas que recuerdan la escritura de Deborah Levy. Los peces han poblado Winter en Sokcho, y están de regreso – en un paisaje urbano donde “todo parece flotar”; en trenes de alta velocidad que “parecen peces”; en la boca que se abre y se cierra de Mieko. Otro tropo de Dusapin es la comida como conducto de las emociones; los alimentos se presentan como reconfortantes, dolorosamente nostálgicos o extrañamente extraños. Ella captura la escena con confianza, desde el surrealismo suavemente cómico del parque de diversiones «Heidi’s Village» hasta la melancolía del salón de pachinko The Shiny, cuyo nombre acumula ironía todos los días. Este patetismo impregna la novela, ya que Claire se siente alejada de sus abuelos y es testigo de la insularidad y la desorientación de la vejez.

Como en Winter in Sokcho, la narradora busca refugio de sus tensas relaciones familiares en una nueva e inesperada amistad. En este libro, una emoción sexual ha absorbido al lector, mientras que en este las tensiones se derivan de historias familiares no contadas; si has leído el debut de Dusapin, la forma y el estado de ánimo te sonarán demasiado familiares. No obstante, es una clase magistral de sutileza y control narrativo, ejemplificado por las corrientes que se arremolinan bajo la superficie de las relaciones y la creciente comprensión de Claire de las cicatrices dejadas por el pasado de sus abuelos. Dusapin es claramente una escritora excepcional, aguda, delicada, pero podría cambiar las cosas la próxima vez.

The Pachinko Parlour de Elisa Shua Dusapin está traducido por Aneesa Abbas Higgins y publicado por Daunt (9,99 £). Para apoyar a libromundo y The Observer, solicite su copia en guardianbookshop.com. Se pueden aplicar cargos de envío.

Deja un comentario