Revue des Désorientés de Amin Maalouf – exilio y regreso | ficción

[ad_1]

UNmin Maalouf, ganador del Premio Goncourt 1993, fue testigo de una masacre al estallar la guerra civil en el Líbano en 1975. Luego, un periodista que temía por su esposa e hijo, sintió que "si alguien me hubiera dado un arma, tal vez Me habría convertido en un asesino '. Cette prise de conscience l'a conduit en tant que réfugié à Paris, où il a reçu l'année dernière l'Ordre du mérite pour la construction de ponts entre l'Est et l' Oeste.

El desorientado, publicado en francés en 2012 y finalmente en la asegurada traducción al inglés de Frank Wynne, es un profundo reconocimiento de esta elección existencial, en palabras del protagonista, Adam, de dejar un país en crisis para "asegurarme de que mis manos están limpias ”. Alternando entre una narración en tercera persona y entradas del diario y correos electrónicos de Adam, esta novela profundamente atractiva encarna a través de sus personajes el "diálogo interminable" de Adam con su conciencia. Sigue las magníficas memorias de Maalouf. Orígenes (2008), y constituye una agradable contraparte ficticia de la A la deriva (2020) como su héroe rebota entre la nostalgia por un Edén levantino perdido y la aversión a un mundo de divisiones osificantes. Ambientada con una ironía dramática a principios de 2001, la novela es en parte una elegía para un mundo anterior al 11 de septiembre, antes de que la presión para tomar partido entre identidades putativas en guerra creciera y se convierta en una confrontación cataclísmica.

Dura 16 días mientras Adam, un historiador de 47 años ahora "más francés que francés", regresa a su país de origen no identificado después de 25 años, una década después del final de la Guerra Civil. Fue llamado al lecho de muerte de un amigo de quien se había distanciado, Mourad. Al llegar demasiado tarde a la capital, Beirut claramente después de la guerra, complace a la viuda de Mourad, Tania, organizando una reunión de sus amigos universitarios muy unidos. Mientras se reúnen alrededor de mezze y champán en un bella Epoca hotel de montaña entre los pinos de Alepo, resurgen los rencores, se reaviva el ardor y estalla la amargura entre los que se han ido y los que quedan.

Los rencores resurgen, el ardor se reaviva y la amargura estalla entre los que se han ido y los que quedan

Adam siente que su viejo amigo ha traicionado los valores de su juventud. Cuando la mansión otomana de Mourad, donde los estudiantes se congregaban, fue tomada por la milicia, reclutó a un caudillo rival para reclamarlo, un pacto fáustico que selló su "deriva moral". El término local para los nuevos ricos es “ricos en guerra”. Adam desprecia el ascenso político de Murad al estatus ministerial y el autoenriquecimiento en un gobierno de reconciliación que ha perdonado a los señores de la guerra. Esto sucedió en el Líbano, una 'capital de la amnesia' cuya polémica amnistía de posguerra hace 30 años ayudó a impulsar la Revolución de Octubre de 2019. Pero los dilemas de la novela resuenan ampliamente, desde España hasta Sudáfrica y Argentina, de donde es la compañera de Adam, Dolores.

Para Adam, "la impunidad es tan perniciosa como la injusticia". Sin embargo, las tensiones entre la memoria y el perdón, la justicia y la gracia, corren a lo largo de la novela. Tania cuestiona la pretensión de superioridad moral de Adam. "Los que se quedaron se ensuciaron las manos para preservar un país para ti", lo regaña durante el funeral de su esposo. Adam se pregunta si sacó al cobarde. “Después de las primeras masacres, me fui, huí”, anota en su diario. "Desde la distancia, es fácil decir que no".

El laberinto moral se vuelve más complejo cuando Adam tiene una aventura con el hotelero Semiramis, a quien era demasiado tímido para cortejar cuando eran estudiantes; un arrepentimiento de toda la vida. Este adulterio tiene permiso de la ausencia de Dolores, con las dos mujeres conspirando a sus espaldas. Cuando se entere de su pacto – "'Préstame y te lo devolveré. "Como si fuera un juguete o … un atuendo", está nervioso. Pero a medida que él y Semiramis se desvían más allá de esas líneas, sus esfuerzos por frenar el dolor de la infidelidad resultan desiguales para las pasiones furiosas, sus oscuras buenas intenciones paralelas a las resbaladizas pendientes morales de la guerra.

El anhelo de Adam por su juventud, por amigos con "una bebida en la mano y una revolución en nuestros corazones", se debe tanto a las fronteras porosas y las "identidades sutiles" de su amado Levante. Sus amigos dispersos, musulmanes, cristianos y judíos, son un microcosmos de la civilización que lamenta. Sus vidas reflejan la historia árabe, desde la viuda de guerra Semiramis, nacida en El Cairo, y el poeta en ciernes abatido por un proyectil, Bilal, hasta Naim, quien tuvo la "desgracia de nacer a veces árabe y judía" y se fue a Brasil sin diciéndolo. amigos.

Si bien el título alude a ser estafado por el este, El desorientado también significa la pérdida universal de una brújula moral. Para Adán, “los principios son cuerdas, son amarres; rómpelos y eres libre, pero como un enorme globo lleno de helio … volando hacia la nada '. Un parisino cuya ternura susurrada aún se encuentra en árabe, señala durante su viaje que “todas las noches redescubro la razón por la que dejé mi país natal; pero cada mañana también redescubro la razón por la que nunca me di por vencido ”. El final abierto sugiere un mundo en peligro entre la esperanza y la desgracia. Sin embargo, aferrarse a las "islas de la delicadeza levantina" tan bellamente capturadas en esta novela ofrece a Adán – y al lector – un frágil consuelo.

• The Disoriented, traducido por Frank Wynne, es publicado por Ediciones mundiales (£ 12,99).

[ad_2]