Sara Cox: ‘Hubo lágrimas, ‘No puedo hacer esto’ | Sara Cox

La DJ de Radio 2 Sara Cox ha recorrido un largo camino desde la década de 1990 cuando The Girlie Show de Channel 4 la convirtió en una de las ladettes originales. En 2019, sus memorias Till the Cows Come Home: A Lancashire Childhood se convirtieron en un éxito comercial y de crítica; Ahora llega una primera novela, Jeté. Aprovechando los conocimientos adquiridos al presentar The Great Pottery Throw Down y abordando temas que van desde la soledad hasta la infertilidad, es una historia divertida y conmovedora de cuatro mujeres muy diferentes que se conocen durante una clase de cerámica en una urbanización cerca de Manchester.

¿Alguna vez te has descrito a ti mismo como un novelista?
¡No! No suelo hablar de eso. Estás solo tú y el libro encerrados durante tanto tiempo que cuando está allí, es emocionante pero también bastante aterrador.

¿Le parece extrañamente más revelador que publicar unas memorias?
Sinceramente lo creo.

cual de Yo te¿El cuarteto de mujeres que más se parece a ti?
Todos encontraron diferentes frustraciones y supongo que hay un poco de mí en cada uno de ellos. Así que Louise nunca pudo tener una carrera en arte y yo siempre me arrepentí de no haber hecho arte en la escuela. Luego está Becky, que está en una relación disfuncional, y ha habido momentos en los que he tenido relaciones que no han sido particularmente saludables.

¿Y Sheila con su mono morado?
Realmente es una mezcla de Bette Midler y Betty de Coronation Street, pero mi madre está convencida de que Sheila es básicamente ella.

¿Aprendiste algo sobre ti al escribirlo?
Soy un gran contador de cosas en una lista, ¡solo quiero que las cosas «digan!» hecho y realmente no se puede hacer eso con un libro. Realmente hice todo lo posible y lo planeé después de escribirlo. Lo envié y volvió con muchas notas.

¿Cómo tomaste la retroalimentación?
Hubo lágrimas, rechazos, «¡No puedo hacer eso!» pero estoy muy contento de haber escuchado y no vomité.

¿Qué fue lo mejor de escribirlo?
Tenía la impresión de que estas ideas iban a brotar, como si vinieran de los personajes. Era como Whoopi Goldberg en Ghost. El final me llegó en medio de la noche: estaba medio soñando, medio despierto, y pensé: “¡Aaah! ¡Esto es lo que pasará!»

Los jinetes y el polo combinaron travesuras afrutadas y caballos y me voló la mente de 15 años.

¿Qué pregunta harías si te preguntaras sobre Yo te?
La pregunta sería: ¿hay personas reales allí? En cambio, le dije a un grupo de vecinos que todos recibirían una verificación de nombre, y lo hicieron. También hay algunas trompetas ahí y podrían llamarse Glover y Garvey porque amo a Fi Glover y Jane Garvey.

Háblame de la decoración.
Crecí mitad en la granja de mi padre, mitad en una pequeña urbanización cercana. Me gustó la comodidad y quería reflejar eso. También podía imaginar el diseño en mi mente: el centro comunitario, los pequeños médicos…

¿Sigues siendo un agricultor de corazón?
No me hagas empezar. He estado en Londres más tiempo del que viví en el norte, pero por parte de mi padre vengo de generaciones y generaciones de granjeros y luego todo se detuvo con nosotros cinco: somos abogados, artistas y trabajadores del NHS. Creo que un poco de eso podría aparecer en mi próximo libro. El sueño es una pequeña propiedad algún día. Ahora tengo un caballo, Nelly, así que lo estoy logrando. Ella realmente es mi escape.

¿Escuchas música mientras escribes?
Sí, principalmente para bloquear a mi marido, de la forma más agradable posible. Tiene que ser instrumental, no puedo tener palabras. Espero no haber tenido tinnitus debido a mis auriculares con cancelación de ruido y Max Richter estallando directamente en mi cerebro.

¿Y los podcast?
Escucho más audiolibros. No soy muy bueno con mis propios pensamientos en una habitación tranquila, no sé si eso es algo que debería preocuparme. Cuando hago cosas mundanas, solo quiero una pequeña conversación en mi oído. Chicos agradables, en su mayoría de clase media, en sus 50 es lo mío en este momento. Tengo a Louis Theroux, Adam Buxton, David Mitchell y no al Bob Mortimer de clase media, cuya autobiografía And Away es brillante.

¿Cómo organizas tus libros?
Entiende esto: mi limpiadora los clasificó por color. No es genial y soy demasiado educado para decir algo. No sé por qué susurro: no creo que lea el Observer.

¿Cuál es el mejor libro que has leído últimamente?
Se llama Metrónomo. Es bastante diferente de lo que estoy buscando, pero me encantó. Pensé que era de una mujer porque la protagonista femenina está muy bien escrita, pero es de Tom Watson, un joven aburrido. También me encantaron las lecciones de química de Bonnie Garmus.

¿Qué tipo de lector eras de niño?
He leído todos los libros de Judy Blume y, por supuesto, El diario secreto de Adrian Mole. Los jinetes y el polo combinaron travesuras afrutadas y caballos y me voló la mente de 15 años. El nivel A de inglés realmente le dio vida a Shakespeare: leí Romeo y Julieta con mi hermana antes de que se fuera a Londres, acurrucada en una litera superior.

¿Tienes un escritor favorito?
Mi respuesta más honesta es probablemente Victoria Hislop o Philippa Gregory. De hecho, conocí a Philippa Gregory, era muy amable, pero la fangirleé un poco y no creo que a los escritores les guste mucho eso. Les diré sobre quién quiero leer más: Maggie O’Farrell.

¿Hay algún libro que no pudiste terminar?
El que me da vergüenza no haber recibido es A Little Life porque todo el mundo habla de él. Él me está mirando ahora. Es como si hubiera un campo de fuerza que me detuviera en la página 60.

¿Quién es tu héroe literario favorito?
El pequeño Shuggie Bain, bendícelo. Es tan dulce y desgarrador tratar de cuidar a su madre, realmente me rompió el corazón, y estoy muy emocionada con el nuevo libro de Douglas Stuart.

Jeté es una publicación de Coronet (£ 14,99). Para apoyar a libromundo y The Observer, solicite su copia en guardianbookshop.com. Se pueden aplicar cargos de envío

Deja un comentario