With a Mind to Kill por Anthony Horowitz revisión – 007 en un cambio de página refinado | antonio horowitz

La tercera historia de James Bond de Anthony Horowitz comienza tanto dinámica como canónicamente. Comienza inmediatamente después de los acontecimientos de la última novela de Bond de Ian Fleming, El hombre de la pistola de oro, en el funeral de M; su asesino no es otro que 007, a quien ahora los rusos le han lavado el cerebro y se ha convertido en su principal activo. Sin embargo, nada es lo que parece y se desarrolla un juego laberíntico de espionaje, con Bond atrapado entre el servicio secreto británico y un cobarde grupo de villanos Smersh que ven a Jruschov como demasiado moderado. Desean reclutar al espía británico para promover sus nefastos planes. ¿Tendrán éxito? ¿O Bond salvará el día?

Es la ficción popular más lograda, ronroneando con la elegante seguridad de un Aston Martin.

Es la primera novela de 007 que se publica después de Sin tiempo para morir, que terminó con la muerte de Bond. Una sensación similar de imprevisibilidad impregna With a Mind to Kill. El agente secreto representado aquí es un personaje envejecido y vulnerable, cansado tanto de la tortura como de años de engañar a todos los que lo rodean; no está tan lejos de la encarnación de Daniel Craig, pero también me recordó la conmovedora representación de William Boyd de Bond on the Hill en su novela africana Solo de 2013. En un momento, un agente subalterno del MI5 le dice enojado al 007: «Lo que eras se ha ido… ya no hay héroes, y eres lo más bajo de lo bajo». “Cosas fuertes.

Pero, al igual que con las dos primeras novelas de Bond de Horowitz, esta es ficción popular en su máxima expresión, ronroneando con la elegante seguridad de un Aston Martin. Todos los ingredientes para una excelente historia de espionaje están presentes, del astuto y cobarde villano Coronel Boris: ¿una indirecta a nuestro primer ministro? – de quien se dice que es “el sumo sacerdote de una religión malvada” y practica el control mental de sus desafortunadas víctimas, a la joven agente rusa Katya Leonova, quien tiene “algo como el joven Jean Seberg en su rostro… [and is] demasiado guapa para el uniforme que ha elegido”. Ella podría burlarse de Bond diciendo que es «extrovertido, muy terco y casi psicótico», pero esas cosas rara vez son un obstáculo para una unión en estos cuentos, y aquí lo demuestra.

Parece haber un apetito público inagotable por todo lo relacionado con 007. Es posible que algún día nos cansemos de él, pero si sus encarnaciones ficticias siguen siendo tan entretenidas como Con ganas de matar, esperamos que Bond no cuelgue. su Walther PPK por un tiempo todavía.

With a Mind to Kill de Anthony Horowitz es una publicación de Vintage (£20). Para apoyar a libromundo y The Observer, solicite su copia en guardianbookshop.com. Se pueden aplicar cargos de envío

Deja un comentario